22.4.14

El recorte francés de 50.000 millones abortará la recuperación, intensificará la deflación y agravará el problema de la deuda y la crisis del Euro

"Llega abril y los países europeos tienen que enviar a Bruselas sus Programas de Estabilidad. Tienen que detallar sus previsiones y medidas fiscales para cumplir los objetivos de déficit y evitar sanciones. El primero en anunciar medidas ha sido Francia. (...)

Han optado por medidas efectistas para los medios y los mercados como congelar pensiones y sueldos de los funcionarios. (...)

Y podemos decirle a los franceses: Esta medida aumenta la incertidumbre de una parte importante de la población sobre su renta futura y aumentarán su tasa de ahorro por la precaución. 

Francia supone una cuarta parte del PIB europeo, por lo que la medida tendrá un efecto multiplicador abortando la recuperación, intensificando la deflación y agravando el problema de la deuda y la crisis del Euro. Lo mas patético es que Francia anuncie que parte de los recortes irán a un fondo para luchar contra el desempleo juvenil. Francia abanderó el plan de empleo juvenil.

 Este nuevo plan reconoce el fracaso del anterior y la incapacidad europea para solucionar problemas. Le Pen y el resto de fascistas europeos abrirían champagne ayer para celebrarlo.

Con Francia desorientada y sin liderazgo, Europa está al capricho exclusivo de Merkel, dueña y señora del continente. Alemania, desde 2010, ha visto como se hundían sus tipos de interés reales para financiar sus empresas a mínimos históricos.

 Esto les ha permitido crear dos millones de empleos, ha aumentado el crédito, sus ingresos fiscales, el precio de la vivienda y la bolsa germana se ha revalorizado un 50%. Mientras todos nos empobrecemos, los alemanes son cada día mas ricos. 

Si Merkel, utilizando el Partido Popular Europeo, vuelve a ganar las elecciones europeas, todo es susceptible de empeorar, especialmente en el Sur. 

La prioridad es la lucha de ideas. Merkel y Draghi han conseguido imponer el mantra de que el sufrimiento del sur es inevitable para depurar los errores cometidos. Obama y Bernanke en EE UU, sin esta moral calvinista, han conseguido evitar la quiebra de todo su sistema financiero y crear ocho millones de empleos. (...)

Ahora ha sido Francia pero la semana que viene le toca a Rajoy anunciar sus medidas de ajuste para compensar los 17.000 millones menos de recaudación de las que anticipó el pasado año en su Programa de estabilidad. Europa sigue al borde del precipicio y sus lideres están dando un paso al frente."               ( , El País, 18 ABR 2014 )

“No está usted deprimida, es que su banco la engaña”

"Llevaba la prescripción de su psiquiatra escrita en un papel: “Stop Desahucios. Asamblea de Vivienda de Lavapiés. 15M”. La mujer que llegó a esta asamblea demandando apoyo se había encontrado a todas luces con una terapeuta excepcional. 

Cuando le contó que se sentía deprimida porque la habían desahuciado de su casa y encima tenía que pagar la hipoteca, la psiquiatra le aclaró: “Mire, usted no está deprimida, es que su banco la engaña”, y le indicó dónde pedir otro tipo de ayuda.

Muchos problemas sociales están llegando a las consultas médicas en forma de úlceras, depresión, ansiedad y otros trastornos de sintomatología difusa...El primer dique de contención del malestar es la Atención Primaria. De allí sí se puede salir con un papelito que ponga Diazepam, Orfidal (ansiolíticos) o fluoxetina (Prozac, por su primer nombre comercial). 

Es lo que se conoce como la medicalización del sufrimiento. No es que la relación entre prescripción de psicofármacos y problemas sociales haya comenzado con la crisis. Según un estudio publicado en la Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, en el año 2004 ya se estimaba que el 50% de las personas que acudían a Atención Primaria lo hacía como consecuencia de un factor psicosocial. La crisis no ha hecho sino empeorar esta situación.
 
“En Europa, de 2000 a 2010 el consumo de antidepresivos creció por encima del 80% de media, y en España el crecimiento ha sido superior al 120%”, apunta la psicóloga María Reneses, especializada en antropología médica. 

Y explica: “Aunque el aumento de la prescripción de psicofármacos es una tendencia global, el mayor incremento de éste en España está relacionado con la gestión que se está realizando de la crisis económica”. Esta investigadora también recuerda el sesgo de género a la hora de recetar estos medicamentos: con similar diagnóstico y número de consultas, las mujeres reciben más psicofármacos que los hombres.

No obstante, el psiquiatra y ensayista Guillermo Rendueles señala que, en la sanidad pública, las consultas al psiquiatra y al psicólogo por “patologías menores”, como la ansiedad y la depresión, han disminuido dado el riesgo de despido que supone la baja laboral.
 
A menudo, además, las situaciones de precariedad que pueden originar estos trastornos son vividas con vergüenza y culpabilidad, con sentimientos de inferioridad y de fracaso personal, como si fuera responsabilidad propia que te echen de tu casa, no conseguir un empleo o el trabajo deseado o tener que pensar demasiado en el dinero porque nunca cuadran las cuentas. En el caso de los desahucios esto se conoce como el estigma del deudor.

“Hay un juicio social a los deudores. Se ahonda en la idea de que se ha llegado a esa situación porque se ha vivido por encima de sus posibilidades. Cuando la persona está en situación de impago de su hipoteca se considera la única culpable y responsable y se invisibiliza la responsabilidad del Estado y otros agentes, como los bancos”, describe la médica de familia comunitaria Elena Ruiz en su estudio Desahuciar, desalojar, ejecutar. Cuando la política callejera se convierte en medicina.

“La depresión se puede entender como el reverso de la lógica neoliberal que encontramos en la llamada a la iniciativa personal”, cuenta Reneses a DIAGONAL. En una modernidad en la que cada cual se hace cargo de una vida cada vez más incierta, con la exigencia actual de aprovechar las crisis como oportunidades, de convertirnos en nuestra propia empresa y ser personas autosuficientes y autónomas, o eres emprendedor o perdedor, ambos solos frente al mundo

Rendueles, crítico con la psiquiatría ortodoxa, añade que las terapias no siempre ayudan: “Las consultas ‘psi’ solo ofrecen un refuerzo de la individuación y el casi mandato de gozar que, dadas las circunstancias actuales, es un mandato imposible”.

 Para este psiquiatra, la clave está en acabar con la indefensión aprendida: una persona puede ‘aprender’ a comportarse pasivamente cuando cree que no puede hacer nada para cambiar una situación. Movimientos como el de Stop Desahucios, de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), han conseguido romper con esta indefensión y con el silenciamiento. Socializar el sufrimiento se convierte en un motor para la movilización. El “sí se puede” como proceso también terapéutico.
 
Es lo que se encontró Elena Ruiz al realizar su trabajo de campo con la Plataforma 15M Stop Desahucios de Córdoba: “El grupo proporciona una atención y cuidado colectivos que desmedicalizan, desestigmatizan a las personas afectadas. Se trata de una apuesta por otros modos de expresión, comprensión y atención a los desahucios, diferentes a los de la enfermedad, el aislamiento y la asistencia médico-psicológica”.

Del apoyo mutuo y la fraternidad surgen nuevos relatos de potencia personal. Es el caso, entre otros muchos, y por terminar con otro ejemplo inspirador, de Grupo Hombres del Siglo XXI, una asociación de hombres desempleados que tienen entre 40 y 60 años. 

Después de que un equipo de profesionales de la intervención social, psicológica y comunitaria realizara una intervención con ellos a finales de 2012, se organizaron de forma autónoma con el objetivo de asesorar, ayudar y apoyar a otros hombres en la misma situación, como puede verse en el documental El Silencio Roto, de Nacho Sánchez ‘Balancín de Blancos’.

“Este grupo nos ha servido para sentirnos valorados y ver que hay cosas más importantes que estar diez horas trabajando en una fábrica”, dice uno de los miembros de la asociación. “El apoyo de todos los demás también le sirve a uno mismo para tirar para adelante”, resume otro."            (BELÉN MACÍAS MARÍN, Diagonal, 21/04/2014)

Crece el temor a un gran estancamiento económico

"En las asambleas de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial esta semana, detrás de una fachada de optimismo primaveral, se palpaba una creciente preocupación de que la anhelada recuperación -finalmente en marcha tras la hecatombe financiera del 2008 y la gran recesión posterior- acabe siendo el inicio de una new normal -nueva normalidad-, es decir, una era de bajo crecimiento, hasta llegar al estancamiento, para las economías avanzadas. (...)

"Si no actuamos, vamos a tener un subcrecimiento; tasas por debajo de las que necesitamos para crear nuevos puestos de trabajo", dijo Lagarde en su conferencia ante la prensa esta semana. Esto no es solamente un problema del nutrido grupo de países de la zona euro, cuyas tasas de paro apenas han bajado desde la recesión, sino también en EE.UU. (...)

Dos informes publicados el mes pasado por el Fondo destacan el papel de la polarización de la renta entre una élite empresarial y financiera altamente remunerada y el resto, para crear estas raquíticas expectativas de crecimiento.

 "Niveles más bajos de desigualdad están correlacionados con un crecimiento más rápido y más sostenible", aseguran los economistas el Fondo. Blanchard hizo notar que por primera vez "el impacto de la desigualdad sobre la macroeconomía será un elemento muy importante en nuestra agenda". (...)

Summers advierte que, a partir de la experiencia de los años treinta en EE.UU. y Europa, y en Japón en los años noventa, "no hay motivos para pensar que las reducciones de tipos desde estos niveles ya muy bajos vayan a tener un impacto significativo en el consumo". Es lo que Keynes calificó como "la trampa de la liquidez" y es muy dañina para el crecimiento.

Existen motivos demográficos y económicos estructurales también para pensar que estamos en una nueva era de estancamiento. La población de las economías avanzadas envejece, existen niveles históricamente bajos de inversión y el consumo se ve mermado por la destrucción del poder adquisitivo de un segmento cada vez mayor de la clase media.

 Asimismo, existe un exceso de ahorro en las grandes economías emergentes. Gordon hasta sostiene que la fase del crecimiento del capitalismo ya se acabó, ya que las grandes innovaciones del siglo XIX y XX jamás se repetirán. "¿Cual es más transformador; el invento de un cuarto de baño con agua corriente y un water con cisterna o una red social como Facebook?" pregunta capciosamente. (...)

Mientras, crecen los indicios en Europa de desinflación -en países como España hasta de deflación- que puede dificultar la gestión de los enormes niveles de deuda. "No estamos hablando de deflación sino de una inflación más baja que los objetivos de los bancos centrales que restringe el crecimiento la demanda y el empleo -dijo Lagarde- insuficiente para generar empleo o subidas de salarios para todos".

 Esto se ha visto agravado por las políticas de austeridad y los recortes de salarios que se adoptan en Europa en estos momentos para resolver los problemas creados en la periferia por la moneda única, lo cual supone otro sesgo deflacionista. (...)"         (Andy Robinson, La Vanguardia, 13/04/2014)

Sólo 25 autónomos se acogen al plan para blindar la casa ante embargos

"Una de las grandes promesas del Partido Popular (PP) para ayudar a los autónomos a superar la crisis fue eximirles de responder por sus deudas con todo su patrimonio.

De esta forma, la Ley de emprendedores aprobó la creación de una nueva figura, el emprendedor de responsabilidad limitada (ERL), cuya vivienda habitual quedaría blindada en los embargos privados. La ley se aprobó en septiembre. Medio año después, toca hacer balance.

 Y el resultado es desolador: de septiembre a mediados de marzo sólo se registraron 16 ERL en toda España, según los datos que avanza el Colegio de Registradores a EXPANSIÓN. De Barcelona aún no se tienen datos completos, por lo que las fuentes registrales consultadas apuntan que la cifra podría subir hasta 25. 

 En todo caso, cifras cuando menos irrisorias y el fracaso de la medida del Gobierno de Mariano Rajoy es muy sonado. Más que una segunda oportunidad para los autónomos, se les ha dado una segunda piel que no les sienta bien y es incluso más costosa. Sobre el papel la medida podría parecer positiva para los autónomos. 

 Entonces, ¿por qué apenas nadie la usa? En primer lugar, porque para constituirse como ERL hay que hacer más trámites que para crear una sociedad limitada unipersonal (SLU). Si la SLU necesita de una inscripción ante notario y otra en el registro mercantil, para ser emprendedor de responsabilidad limitada hay que inscribir también la vivienda en el registro de la propiedad, para considerarla inembargable en caso de deuda empresarial.  

En ambos casos, luego se ha de presentar cada año las cuentas anuales (y en su caso auditarlas), lo que tiene un coste de entorno a 2.000 euros (en contabilidad y llevanza de los libros).

 Con lo cual, a la mayoría de los autónomos no le merece la pena pasar al régimen de ERL. De hecho, el 70% de los nuevos emprendedores son personas físicas, no sociedades, como apunta Lorenzo Amor, presidente de la patronal de autónomos ATA. (...)"                  (Expansión, 14/04/2014)

¡La salida de la crisis pasa por aumentar los salarios!

"¡La salida de la crisis pasa por aumentar los salarios!

La progresión de los ingresos de los trabajadores, en línea al menos con los avances registrados en la productividad laboral, y situar la creación de empleo en el centro de la política económica serían factores de impulso de la demanda que ayudarían a una mayor utilización de las capacidades productivas de las empresas. 

De esta manera, se ofrecería una inequívoca señal a éstas sobre la mejora de sus expectativas de negocio futuro, lo que contribuiría a dinamizar la actividad inversora.

Seguir ese camino sería asimismo clave para la corrección de los desequilibrios macroeconómicos comunitarios, dando un mayor protagonismo a la demanda interna frente al sector exterior. El aumento de los salarios tendría dos ventajas adicionales: permitiría que las familias abordaran un desendeudamiento progresivo y sostenible y, al reducir los elevados índices de morosidad bancaria, crearía las condiciones que harían posible el saneamiento de los balances de las instituciones financieras.

¿Está dinámica salarial mermaría la competitividad externa? Más bien situaría el desafío competitivo en otras coordenadas, muy distintas de las actuales. Frente a una estrategia centrada en la moderación o la simple reducción de los costes laborales, obligaría a perseguir otra orientada a aportar calidad, tecnológica y sofisticación a nuestras exportaciones.

Conclusión: la implementación de políticas de “devaluación interna” y de ajuste presupuestario, además de formar parte de un diagnóstico equivocado sobre la verdadera naturaleza de la crisis y de agravar la problemática estructural que ha estado detrás de su desencadenamiento, nos lleva a una vía muerta desde el punto de vista de una salida de la crisis sostenible, equitativa y democrática.

 Eso sí, como es bien sabido, aunque el mantra del discurso oficial lo oculte (el ejemplo más reciente: ni una  palabra de este asunto en el último informe del Fondo Monetario Internacional), en ese camino se están enriqueciendo las oligarquías, en un histórico proceso de confiscación de recursos a la mayoría social.

Este es el debate que importa, y no los fuegos artificiales lanzados alrededor de las “décimas” de crecimiento económico conseguidas recientemente.
“Salarios dignos más empleo decente”. Esta debe ser una de las piedras de toque de un proyecto resueltamente de izquierdas."            (Fernando Luengo, Econonuestra, 16/04/2014)

Una solución: un impuesto negativo sobre la renta. Aseguraría un cierto ingreso mínimo para las personas que se mantendrían así como consumidores

"Con la crisis y el alto nivel de desempleo, sobre todo el de largo plazo, se ha vuelto a poner en boga en algunos sectores la propuesta de una renta básica universal pagada directamente por el Estado. Sin embargo, puede haber una propuesta interesante que produce unos resultados similares: un impuesto negativo sobre la renta. (...)

La renta básica generalizada tiene sus propios problemas, pues iría no sólo a los más necesitados, sino incluso a los acomodados. En una de sus aproximaciones Tony Blair la experimentó en el Reino Unido con un plus fiscal que se aplicó a todos y que en época de bonanzas sirvió a las clases medias como suplementos para viajes u otros gastos no necesarios.

 Además, la renta básica implicaría un nivel de gastos que en la actualidad los Estados no podrían permitirse. El impuesto negativo sobre la renta no está, sin embargo, exento de problemas. Y de hecho, cuando se propuso desde sectores ultra-liberales (no como vuelve en la actualidad) era para suprimir a cambio buena parte de los gastos del Estado del bienestar.

Se ha experimentando en algunos casos en EEUU e incluso en Israel. ¿Cómo funcionaría un impuesto negativo sobre la renta? Se establecería un nivel de ingresos mínimo deseable. Y si no se llega, incluso trabajando, la diferencia sería cubierta por una tasa negativa.

 Así, si el nivel deseable, por citar un ejemplo se fijara en 20.000 euros anuales para una familia de cuatro, y la tasa de renta negativa en un 50%, (el tipo que proponía Friedman), la familia que ganara 10.000 euros recibiría el 50% de la diferencia entre esto y el nivel deseable, es decir, 5.000 euros suplementarios del Estado, con lo que sus ingresos ascenderían a 15.000. Una persona sin ingresos recibiría 10.000. Y lo podría hacer a través de declaraciones anuales o trimestrales.

Esto aseguraría un cierto ingreso mínimo para las personas que se mantendrían así como consumidores, a la vez que alentándoles a permanecer en el mercado de trabajo y a buscar empleo, en contra de lo que a menudo se dice. 

Si el renacimiento de la propuesta tiene sentido es porque estamos en una época de falta de empleo, de una cobertura del paro insuficiente, de trabajos en precario o de bajos salarios en algunos sectores y ocupaciones, que se puede agravar con la automatización y los robots en esta nueva era de las máquinas y de la globalización.

El mayor problema –cálculos presupuestarios aparte- puede versar sobre el apoyo que puede recibir tal medida por parte de los contribuyentes positivos. Ocurriría también con una renta mínima garantizada.

 O con la idea de un Estado de bienestar dirigido a los más necesitados. Si las clases medias no se benefician del Estado del bienestar –de la educación y de la sanidad públicas, principalmente- éste perderá su apoyo. Es algo que puede estar ocurriendo en España (aunque no en Alemania o Francia, donde la universalidad se mantiene en estos ámbitos). 

Un impuesto negativo sobre la renta puede resultar sumamente progresivo, aunque corre el riesgo no sólo de estigmatizar a los receptores, sino de perder el apoyo de los ciudadanos que más contribuirían a su financiación. Sin embargo, vale la pena estudiarlo más a fondo, pues es un tipo de medida que puede ser sumamente relevante en un entorno de bajo salarios y de pobreza ya no sólo de los desempleados, sino de muchos con trabajos mal remunerados."       (Un impuesto negativo sobre la renta, de Andrés Ortega en Zona Crítica de eldiario.es, en Caffe Reggio, 18/04/2014)   

La obsesión con la austeridad fiscal y con la inflación se explica desde el interés de los más acomodados de proteger sus intereses como ahorradores e inversores

"(...) Una unión monetaria efectiva requiere un mecanismo de seguro para poder gestionar el impacto de los shocks asimétricos, pero la oposición alemana es feroz. La actitud alemana de minimizar el coste potencial de la unión monetaria es similar al debate sobre la desigualdad. 

La obsesión con la austeridad fiscal y con los riesgos de inflación se explica desde el interés de los más acomodados de proteger sus intereses como ahorradores e inversores, aunque así se aumente la brecha entre ricos y pobres.

 La división norte-sur se aprecia en tres aspectos fundamentales. En primer lugar, la falta de atención a las políticas de demanda. En segundo lugar, la asimetría en el diseño y aplicación de las reglas. Y en tercer lugar, en la insistencia en narrativas de la crisis que no reflejan la realidad.

La falta de atención a las políticas de demanda se manifiesta, de manera clara, en unos tipos de interés reales excesivamente altos (en la zona euro, no en Alemania), mucho más altos que EE UU o Reino Unido a pesar de tener una situación de crecimiento, desempleo e inflación mucho más precaria. Las reformas no funcionan sin crecimiento.(...)

 La asimetría en la aplicación de las reglas se observa en varios aspectos. Por un lado, la asimetría en la regla de los desequilibrios excesivos: se penalizan los déficits por cuenta corriente de más del 3%, pero solo los superávits de más del 6%. ¿Por qué? Porque Alemania, cuando se creó la regla, tenía ya un superávit de más del 3%. 

Es cierto que un déficit excesivo puede crear más problemas que un superávit excesivo. Pero también es cierto que el superávit de Alemania, ya por encima del 6%, es el reflejo de su falta de compromiso con el euro. 

Al fin y al cabo, Alemania es uno de los países que menos reformas estructurales ha emprendido en los últimos años, y que se resiste a reformar su economía para estimular la demanda interna y así contribuir al crecimiento de la zona euro —por ejemplo, liberalizando el sector servicios y reformando su anticuado sistema bancario, para reducir su nivel excesivo de ahorro—.(...)

 Las narrativas que se generan tras una crisis son decisivas porque determinan las políticas que se adoptan para resolver la crisis y, por tanto, su impacto es muy persistente. La narrativa aceptada es esta: la crisis se debió a la falta de competitividad de la periferia europea, y la solución pasa por recuperar esa competitividad. 

El ejemplo a seguir es Alemania, que acometió reformas laborales y moderación salarial durante la década anterior a la crisis, y ahora es la economía más en forma de la zona euro, con bajo desempleo, una situación fiscal equilibrada y un amplio superávit exterior. Así, leída de un tirón, la narrativa tiene sentido. El problema es que no es cierta.

 Sí, Alemania acometió reformas, y recuperó competitividad vía moderación salarial. Pero la clave de su éxito exterior no se debió a su competitividad de costes, sino a tener una cartera de productos (sobre todo bienes de capital) cuya demanda aumentó de manera exponencial gracias al rápido desarrollo de la economía china y del aumento de la riqueza de los países productores de petróleo (demandantes de bienes de capital). 

La clave del éxito exportador es siempre la demanda, a no ser que se quiera competir en precio, algo imposible para los países desarrollados frente a los niveles salariales en China y el resto de mercados emergentes. La clave de su recuperación económica tras la crisis no se debe a sus reformas precrisis. Sí, Alemania flexibilizó su mercado laboral con las reformas introducidas por el Gobierno de Gerhard Schröder. 

Pero la clave de la rápida recuperación económica alemana ha sido el gran estímulo monetario del que ha gozado. Los tipos de interés reales en Alemania han caído durante la crisis tanto como en EE UU —a efectos prácticos, Alemania se ha beneficiado de una expansión cuantitativa—. 

Si a ello le añadimos que su ajuste fiscal ha sido menor que el de los países de la periferia del euro —sobre todo porque, al caer los tipos de interés, el coste de la deuda ha disminuido, necesitando así menos recortes de gasto para generar el mismo ajuste fiscal—, la conclusión está clara: la economía alemana debe su bonanza económica sobre todo a factores cíclicos (y a no haber tenido un calentón inmobiliario precrisis, pero eso es una casualidad histórica, ya que ellos lo tuvieron dos décadas antes). El ajuste salarial, por sí solo, no genera crecimiento. (...)

Esta división norte-sur no es sostenible políticamente. Por desgracia, no tiene visos de mejorar."                  ( , El País, 13 ABR 2014 )

21.4.14

¿Cómo puede ser que el trabajo de los bancos, que es ofrecer crédito, apenas exista y, en cambio, los banqueros españoles sean los mejor pagados de la Unión Europe?

 "(...) Veamos primero los datos que resumen la situación existente. Uno viene de las propia Autoridad Bancaria Europea, que ha indicado que los 125 ejecutivos españoles mejor pagados del sector financiero consiguieron, como promedio, unos ingresos anuales de alrededor de 2,4 millones de euros por ejecutivo en 2011, los más altos de la Unión Europea (sí, repito, los más altos de la UE).

 Otro dato es el que se refiere a los beneficios de las empresas bancarias, que fueron de 7.674 millones de euros (en el caso de los mayores bancos de España), cuatro veces más que en 2012. El sector bancario español es el que ha recibido más ayuda de fondos públicos (alcanzando un 18,5% del PIB a principios de 2013).

Pero, sorpresa, sorpresa. El crédito a las empresas y a las familias “ni está, ni se les espera”, y esta ausencia está creando un problema económico tremendo. Una economía no puede funcionar sin crédito. Y apenas hay crédito (accesible) en España. En realidad, continúa descendiendo. El crédito, ya muy bajo, ha descendido entre diciembre de 2011 y febrero de 2014 un 16,1% para las empresas y un 10,7% para las familias.

¿Cómo puede ser que esto ocurra? ¿Cómo puede ser que el trabajo de los bancos, que es ofrecer crédito, apenas exista y, en cambio, los banqueros se forren y los bancos consigan unos beneficios muy suculentos?

Y ahí está la causa de la indignación. Ello ocurre porque el Estado (que, en teoría, le representa a usted y a mí) lo facilita y los estimula. ¿Cómo?

Pues mire usted, la banca, que tiene un enorme poder en España y en la eurozona, ha creado un lobby con un poder tremendo que se llama el Banco Central Europeo, que es una autoridad pública y que está dirigido por un banquero de una de las empresas bancarias más poderosas y fraudulentas, Goldman Sachs, el Sr. Draghi, nombrado por el Consejo Europeo, que es otra autoridad pública. 

Pues bien, este BCE imprime dinero (como hace cualquier Banco Central digno de su nombre), pero en lugar de prestárselo al Estado (como hace cualquier Banco Central digno de tal nombre) lo presta a la banca privada a unos intereses bajísimos (menos de un 1%) y ellos compran deuda pública a unos intereses del 3,5%, el 4% e incluso el 8,74% en el caso de los bonos a diez años de Grecia en octubre de 2013. La banca, pues, es la dueña de la deuda pública. 

Y como los Estados de la eurozona no tienen un Banco Central que los proteja, son muy vulnerables a la especulación financiera y tienen que pagar unos intereses altísimos (el tercer ítem en el presupuesto del Estado español) para conseguir dinero de la banca. Y para que el Estado pueda pagar estos intereses, tiene que recortar su sanidad, su educación… ¿Se da cuenta?

Y lo que es peor es que todo esto podría evitarse. Con todo el dinero que se le ha dado o prestado a la banca podría haberse creado una banca pública que hubiera garantizado el crédito a empresas y familias. Y al BCE se le hubiera también podido exigir que actuara como un Banco Central y prestara dinero directamente a los Estados. Pero todo ello requiere una ruptura de la complicidad del Estado con la banca. 

Y usted no va a leer esto en la mayoría de los medios de mayor difusión con el detalle y crítica que la situación exige. Y no lo leerá en los diarios o lo oirá en la radio y la televisión porque estos medios también están endeudados y no quieren enfrentarse con la banca que les ha prestado dinero. Así de claro."            (Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Dominio Público” en el diario PÚBLICO, 3 de abril de 2014, en www.vnavarro.org, 03/04/2014)

Los nuevos préstamos concedidos a Grecia son odiosos, ilegítimos, insostenibles e ilegales

"(...) Tras meses de negociación entre la troika y los dirigentes griegos de la ley marco, llamada también «ley ómnibus», se votó, como informa Reuters, «conforme a las exigencias de los prestamistas internacionales de Grecia». Ese texto permitirá la nueva remesa «de ayuda» a Grecia, un préstamo de 8.500 millones de euros.

 Enviada a los parlamentarios a la 1:30 de la mañana del sábado 29 de marzo, esa ley de más de 800 páginas se aprobó a toda prisa por una mayoría de algunos votos el domingo 30 de marzo ¡Antes de la media noche! Una vez más se han pisoteado las reglas democráticas elementales. 

El préstamo de 8.500 millones de euros está condicionado por la Unión Europea y el FMI a la aplicación de un paquete de medidas que solo servirán para hundir en la pobreza todavía más a la mayoría de la de la población griega. 

Esa ley prevé la liberalización de profesiones todavía cerradas a la competencia hasta ahora, una reducción de las cotizaciones empresariales al sistema de la seguridad social, una reducción más de las jubilaciones, una nueva desregulación de las leyes de jubilación, la liberalización de numerosos precios como el de los libros y los medicamentos, un cambio de la ley fiscal, un nuevo rescate bancario a beneficio de los grandes accionistas, un cambio de las normas de producción de leche fresca griega con el fin de permitir a las grandes empresas lecheras alemanas y holandesas exportar todavía más a Grecia y eliminar a los productores griegos en su propio mercado…

Las declaraciones llenas de satisfacción del primer ministro Antonis Samaras respecto al regreso de Grecia a los mercados financieros no pueden ocultar el hecho de que la situación económica y social en Grecia se ha deteriorado terriblemente tras las medidas impuestas por la troika desde 2010. 

El CADTM considera que todos los préstamos de la troika a Grecia desde mayo de 2010 son odiosos. Dichos préstamos representan en la actualidad más de dos tercios de la deuda griega (225.000 millones de euros de 321.000) y violan permanentemente los derechos económicos, sociales, civiles y políticos de los ciudadanos griegos. En Grecia, igual que en otros países sometidos a la troika, hay que acabar con el reembolso de la deuda y las medidas de austeridad."           (Robin Delobel y Eric Toussaint, CADTM, en Rebelión, 21/04/2014)

En Suecia se ha visto que un hospital privado cuesta el doble que uno público.



 (youtube)

"Rafael Bengoa, asesor de sanidad de la Administración de Obama y de la Comisión Europea, ha desmentido que las “políticas aplicadas por el Gobierno” vayan a “servir para ahorrar en la sanidad pública”.

 En su opinión, es un error de concepto defender que “la sanidad no produce riqueza y que es un enorme gasto”, ya que “se sabe por los últimos estudios, que añade a la productividad de un país entre un 0,4 y un 0,5%”.

Bengoa, entrevistado en La Sexta noche, ha considerado que el Gobierno “se está equivocando de estrategia” y que “el mito de que lo privado es mejor que lo público” en el ámbito de la sanidad es “un error porque lo que hemos conseguido en los últimos 35 años es todo lo contrario: una sanidad muy sostenible, muy fuerte, y que hay que hacer ciertas cosas pero no las que se están haciendo”.

“La suma del euro por receta, el copago, quitar ciertos derechos a la gente, lo que ha hecho es seguir la política de austeridad que el Gobierno ha pensado que tenía que aplicar a todo. 

Hay que comprender si en una economía de mercado esa lógica, que se aplica en ciertos sectores productivos industriales, se puede aplicar al sector social tan fácilmente”, ha dicho Bengoa. En su opinión, “el Gobierno está cómodo con esa asociación, en pensar que se puede aplicar esa ideología a todos los sectores, incluida la sanidad”.

El experto ha señalado que en otras partes del mundo se ha visto que “en el sector social no puedes aplicar las mismas reglas del juego” que en la economía.

“Hay que asegurar que la economía de mercado no se convierta en una sociedad de mercado. Si todo lo que hacemos en la parte social se convierte en una mercancía acabaremos mal, en un modelo mercadeado en España. Los estadounidenses están evitando ir en esa dirección”, ha apuntado el asesor de Obama.

Suecia tambien comprobó que privatizar la sanidad sale más caro

“Privatización, externalización de servicios, no sirve para ahorrar; es por eso que otros gobiernos están yendo hacia el modelo que tenemos nosotros. En Suecia se ha visto que el ejercicio de privatización sale el doble de caro que un hospital privado cuesta el doble que uno público. No hay ninguna razón técnica para hacer ese movimiento. Es un tema ideológico”, ha subrayado Bengoa.

 El asesor en sanidad ha explicado que “hay que encontrar unas soluciones diferentes en lo social para que sea rentable económicamente. Soluciones como por ejemplo, que se ayude a los pacientes a formarse para controlar su enfermedad crónica, y serán “entre un 8% y 20% más baratos”. 

Atendiendo mejor a la gente en casa, “con sistemas telemáticos, que nos envíen desde casa el control de su enfermedad”, y de esta manera evitar que los pacientes tengan que ir a Urgencias o ingresar en un hospital.

“En la sanidad sabemos cómo arreglar el problema. En el País Vasco lo hicimos. Es un buen modelo para toda España”, ha insistido.  (...)

El copago hospitalario, este experto lo considera “un parche porque no se van a descubrir los ahorros que hay detrás. Si la sanidad es verdad que tenemos que reformarla, estar toda una legislatura pensando en complacer al ministro de economía no va a servir que la sanidad sea más sostenible”, ha añadido.

Son enfermos y han cotizado durante años

Bengoa ha dicho que la ministra de Sanidad debe saber que las personas a las que se les pretende aplicar el copago hospitalario “están enfermas y han estado cotizando a un seguro. No tiene ni pies ni cabeza de que en lugar de hacer reformas estructurales, se piense que hay un paciente que está abusando de un sistema, que simplemente es un gasto”.              (El Plural, 20/04/2014)

Oficina Precaria: "Aquí llegan desde empleadas domésticas o falsos autónomos hasta becarios. Tienen miedo, pero también cabreo..."

"Es martes, son las siete de la tarde y varias personas se arremolinan sobre una mesa en una pequeña habitación del centro social Patio Maravillas de Madrid. La asesoría jurídica de la Oficina Precaria está a punto de empezar. 

En la puerta espera Andrés (nombre ficticio), un repartidor de sushi de 30 años que cobra en negro y que busca ayuda para acabar con esa situación. En el despacho, una habitación sencilla de solo unos pocos metros cuadrados, se quedan dos personas para atenderle.

"Aquí llegan desde becarios hasta empleadas domésticas, falsos autónomos, gente que cobra en negro o que tiene un contrato que no se cumple... Es decir, llega todo lo que se ve en el mercado laboral: mucha precariedad, que ya no es algo solo de gente joven, sino que está extendida. Mucha gente viene sin tener ni idea, a lo mejor con un finiquito que no saben si está bien hecho o no". (...)

 La idea era, precisamente, combatir la precariedad: por un lado, han organizado asesorías legales gratuitas para que la gente pudiera consultar sus dudas e informarse de las posibilidades que tienen, por otro, han lanzado campañas contra las becas fraudulentas y la precariedad aún más alarmante de las mujeres en el mercado de trabajo. 

"También hemos tenido contacto con la inspección de trabajo a través de un inspector, que nos dijo que le pasáramos las denuncias que tuviéramos de becas que encubrían puestos de trabajo. Pero además de luchar contra la precariedad queríamos proponer alternativas y la economía social nos parece una de ellas, por eso pusimos en marcha una asesoría personal y online sobre cooperativas", cuenta Sandra, otra de las integrantes.

En el despacho, Sergio Arroyo aguarda la siguiente asesoría. Es abogado laboralista y es su primer día como letrado de la Oficina Precaria. "Me enteré a través de un amigo de que andaban justos de laboralistas y me puse en contacto con ellos", explica Sergio, que aprovechará el tiempo libre que le deja su trabajo para atender algunas asesorías de forma desinteresada. 

Él es uno de los cinco abogados que se acaban de sumar al proyecto, todos de forma voluntaria. 

El núcleo duro de la oficina lo forman entre quince y veinte personas jóvenes que se reúnen en asamblea cada semana. A su alrededor hay una nube de personas que colaboran o simpatizan y que apoyan el proyecto en la medida de sus posibilidades. Nadie paga cuotas: varios centros sociales les ceden espacios y el dinero que necesitan para mantener la página web y hacer cartelería y pegatinas lo consiguen organizando fiestas. 

Al despacho entra Santiago (nombre ficticio), un traductor freelance que roza los 60 y que acude para consultar una reclamación de cantidades que le hace la Seguridad Social. "Estuve un tiempo sin darme de alta y me han pillado. Sé que es fallo mío, pero yo ingresaba unos mil euros, mi mujer lo mismo, tenemos una hija de 16 años y pagamos 800 de alquiler. Si yo pagaba 270 euros de cuota más los impuestos nos era imposible vivir. Pero sé que está mal hecho", se lamenta.  (...)

A la mesa del despacho también se sienta el miedo. "Mucha gente que viene teme denunciar, no quieren tener más problemas", dice Sandra. Su compañera Alba Méndez lo confirma: "Tienen miedo, pero también cabreo, y hay gente que quiere ejercer presión". 

Por eso, la oficina quiere dar un paso más y organizar acciones de denuncia ante, por ejemplo, empresas que no paguen a sus trabajadores o que ofrezcan becas que esconden puestos de trabajo. 

La primera la hicieron hace poco, junto a otros colectivos, en un mercado de Madrid: en uno de los puestos, un trabajador que se negó a hacer más jornada por el mismo salario y que cobraba la mitad de su sueldo en negro, fue despedido. El empresario le debía dinero. Han llevado el caso a los tribunales.

"Fuimos allí a informar a los consumidores y al resto de empresarios de lo que allí estaba sucediendo", cuenta Alba. "Como hay muchos casos en los que la gente desea mantener el anonimato, estamos pensando en hacer acciones más globales, en empresas donde este tipo de prácticas sea frecuente y así proteger más a las personas que denuncian", continúa.

Se hace tarde y la becaria que habían citado para la asesoría ha avisado de que no podrá acudir. Su beca era en realidad un puesto de trabajo y, cansada, la dejó. "Y el último mes que trabajó no se lo pagaron".                (eldiario.es, 14/04/2014)

El derrumbe del comercio mundial confirma la nueva recesión

"En enero advertíamos la sostenida caída del comercio mundial graficada por el Índice Baltic Dry que mide la demanda de transporte marítimo. Este índice ha mantenido su tendencia a la baja y el viernes llegó a los 1.000 puntos, un nuevo mínimo en 14 meses tras los 1.370 alcanzados en enero (en 2009 llegó a 4.650 puntos).

 Esto indica que el volumen del comercio mundial por vía marítima se está reduciendo a pasos agigantados dado que la demanda de nuevos buques portacontenedores disminuye rápidamente.

Esto confirma lo que hemos señalado sobre la caída del comercio mundial y el desplome del modelo económico basado en las exportaciones. Esto es fruto de muchas líneas de acción que han sido negadas o minimizadas por las castas predominantes. (...) 

El Índice Baltic Dry muestra la imparable caída del comercio mundial producto de la brutal caída de la demanda y la inversión. Cuando este fenómeno se produce a siete años del inicio de una crisis que aún gravita con fuerza en gran parte del mundo, debería dar de pensar… 

Desde enero no ha parado la caída en el transporte marítimo mundial de mercancías, y esto reduce la demanda de la construcción de nuevos buques y genera una gran espiral en reversa. 

 Los astilleros de Corea del Sur, encabezados por Hyundai Heavy Industries, se han quejado de la rápida disminución de las órdenes para fabricar nuevos buques portacontenedores, como el Seul Tower, de la imagen.

 La industria naviera enfrenta sus días más amargos con un exceso de capacidad de buques portacontenedores sin usar y destinados al olvido. No hay pedidos de nuevos buques marítimos y los astilleros de Corea del Sur se verán obligados a vender activos para evitar la bancarrota

El Índice Baltic Dry es un indicador importante del transporte marítimo mundial de mercancías. Cubre principalmente los precios de envío de carbón, mineral de hierro y grano, y es el más importante indicador del comercio mundial. Como señalamos en enero, el Baltic Dry sufrió una caída del 40 por ciento, dando cuenta del peor comienzo de año para el comercio marítimo en más de 30 años.

La desaceleración económica de China agrava la caída confirmando que el comercio mundial no volverá a ser el mismo, lo que marca el fin del modelo basado en las exportaciones. China ha confirmado seis meses de caída de las exportaciones y ha enterado cinco meses consecutivos de caída en las importaciones de petróleo. 
La contracción global del comercio, la inversión y el crecimiento empujará los precios a la baja acelerando el pulso deflacionario de la economía mundial. La economia mundial se encuentra muy lejos de la “recuperación” que anticipa Olivier Blanchard."           (El blog slamón, 13/04/2014)

La desinflación ha venido para quedarse. Si no lo aceptamos, vayamos negociando nuestra salida del euro

"(...) El dato definitivo del IPC ha dejado la tasa de variación interanual de los precios en el -0,1% en vez del -0,2% adelantado provisionalmente. De nuevo, la tasa negativa y los comentarios al respecto por el FMI en su informe de previsiones han vuelto a poner de moda la deflación como uno de los mayores peligros que acechan a la economía española.

 Pero seamos serios. Los problemas más importantes son otros: la insoportable tasa de paro, la todavía elevada deuda que tenemos que devolver, el fortalecimiento del sistema financiero, el saneamiento y reforma del sector público, cómo financiamos de forma sostenible el Estado de bienestar, las reformas de muchos mercados para hacerlos más eficientes y competitivos, la mejora de la educación… (...)

Los salarios y las pensiones están casi congelados y así van a estar mucho tiempo, así que cuanto más baja sea la inflación, menos poder adquisitivo se perderá. Tenemos que incorporar a la cultura económica que el aumento real y sostenible en el tiempo de las rentas no puede provenir, como se intentaba antes equivocadamente, de subir los precios y los salarios nominales, sino de ser más productivos y repartir de forma eficiente el alza de la productividad. 

La desinflación ha venido para quedarse. Si no lo aceptamos, vayamos negociando nuestra salida del euro. (...)

Las cuentas no financieras de los hogares de 2013 nos muestran por qué al consumo le cuesta despegar. La renta disponible se redujo (-0,7%) por cuarto año consecutivo, si bien la caída se moderó según avanzó el año. 

 Ello se debió al descenso del empleo y, como consecuencia, de las rentas salariales (-3,5%), ya que las no salariales aumentaron (1,8% el excedente de los autónomos y 5,5% las rentas de la propiedad y la empresa). También jugó a favor el proceso de distribución secundaria de la renta, ya que la nómina de las pensiones creció mientras cayeron las cotizaciones sociales, lo que ha sido bueno para las familias, pero malo para las cuentas de la Seguridad Social.

 El gasto en consumo de los hogares disminuyó en la misma proporción que la renta, con lo que el ahorro bruto apenas varió, situándose en el 10,4% de la renta disponible, una cifra históricamente baja. (...)"             (Ángel Laborda es director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).  El País, 13/04/2014)

Si las grandes fortunas eluden tributos tales como el IRPF, patrimonio o sucesiones es únicamente porque el poder político se lo permite

"Fieles a la consigna de utilizar la reforma fiscal para transferir rentas de la clases bajas y medias a las altas, los expertos progubernamentales proponen suprimir el impuesto sobre el patrimonio y, como no estaría bien visto confesar el auténtico motivo, revisten la recomendación de todo tipo de falacias con objeto de ocultar sus verdaderas intenciones. (...)

 Para justificar la eliminación del impuesto, el informe Lagares argumenta que recae exclusivamente sobre las clases medias, puesto que los contribuyentes de ingresos elevados se escapan de su gravamen mediante la creación de sociedades interpuestas. 

Discurso que posee una buena dosis de cinismo, sobre todo cuando después se reduce el impuesto sobre sociedades, o cuando se exime a estas de tributar por los incrementos patrimoniales o se eliminan los mecanismos de transparencia que permitían imputar a los socios los beneficios y patrimonios de la sociedad.

Si las grandes fortunas eluden tributos tales como el IRPF, patrimonio o sucesiones es únicamente porque el poder político se lo permite. Las sociedades no se encuentran flotando en el aire, tienen accionistas que pueden ser identificados con facilidad, y los valores de aquellas incorporarse al patrimonio de sus dueños.

 El Estado dispone de suficientes mecanismos para evitar la evasión o la elusión (para el caso, da lo mismo) de este impuesto. Por otra parte, se maneja una noción de clase media abusiva.

 Desde luego, difícilmente el gravamen les será aplicable a la mitad de los asalariados de Madrid quienes, según un estudio de Comisiones Obreras, no llegan ni siquiera a ser mileuristas. Cuando únicamente 169.000 madrileños tributaban por el impuesto sobre el patrimonio, resulta difícil calificar a este colectivo de clase media.(...)

 El impuesto sobre el patrimonio y el de la renta son complementarios, pero no solo porque el primero pueda utilizarse como un elemento de control del segundo (versión de algunos para jibarizarlo), sino porque puede desvelar aspectos de la capacidad de pago que el IRPF no capta en su totalidad. Por ejemplo, los bienes de lujo o improductivos no generan ingresos, y por ello nunca serán gravados en un impuesto sobre la renta.  (...)

Este es precisamente el objetivo de la Comisión cuando propone la supresión del impuesto sobre el patrimonio, al tiempo que se ensaña con la tributación de la propiedad inmobiliaria: imputación de la vivienda propia en el impuesto sobre la renta, eliminación de la deducción por compra, supresión de la actualización monetaria de las plusvalías en la venta, y una fuerte subida del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). 

En realidad, el IBI es un impuesto de patrimonio solo que no progresivo y que recae sobre una única forma de propiedad, la inmobiliaria, que es también la única que, al menos en España, poseen los pertenecientes a la clase media y quizá unos pocos de la clase baja.

La única pretensión, por tanto, es la de eximir de tributación al patrimonio de las clases altas colocado principalmente en acciones y en toda clase de títulos. El impudor de la Comisión llega a tal extremo que para justificarse se permite afirmar (eso sí, en letra pequeña) que el patrimonio financiero ya está gravado, puesto que las SICAV tributan al 1%. 

Tal afirmación solo puede obedecer al afán de confundir, pues no se puede creer que se deba a la ignorancia capaz de identificar lo que es un gravamen sobre la renta con el del patrimonio. Las SICAV, en las que las grandes fortunas tienen su patrimonio, tributan al 1%, sí, pero en el impuesto sobre sociedades, lo que constituye un enorme privilegio y una exclusión del tipo general que en la actualidad es del 30%."            (El impuesto sobre el Patrimonio, el IBI y los expertos, de Juan Francisco Martín Seco en República de las ideas, en Caffe Reggio, 12/04/2014)

20.4.14

Con los datos del gobierno... quiebra del Estado hacia 2024-2027

"(...) Recientemente, uno de esos gabinetes que lo ven todo, nos alegraba con su estimado de crecimiento económico y su correspondiente mejora de empleo, lo que no contó es que se crece en términos reales al 0,4% con una inflación de -0.2% (neto 0,2%) y, como les he cansado de repetir, lo que importa en esta fase del ciclo económico largo es el PIB nominal pues es con lo que se paga la deuda.

Nosotros no cometeremos ese error de bulto y en la siguiente gráfica pueden ver cómo preveo que evolucionará el PIB nominal y la Deuda Pública sobre el PIB dado el déficit estructural actual. 

Está construido con los datos de crecimiento del gobierno – con su continuación cíclica en el tiempo – y con una hipótesis de inflación baja; hipótesis optimista, ya que al imponer una pésima devaluación interna han sacado al genio de la lámpara.

A partir del 2020, en 6 años, los mismos que llevamos de crisis y de errores económicos, empieza el enfriamiento de demanda interna por el efecto demográfico K46, el crecimiento real será menor, la presión deflacionaria mayor y las crecientes tensiones de tipos de interés podrían llevar a una quiebra del Estado hacia 2024-2027.

 Dicha crisis de deuda soberana produciría una fuerte depresión (recesión + deflación), que afectará la demografía por la emigración, y vuelta a empezar con el círculo vicioso.


Cargarse un país

Esa expresión coloquial suele usarse cuando el Estado quiebra; sin embargo, para cargárselo de verdad hay que destrozar tres generaciones destruyendo su economía y su moral. En eso estamos y es una verdadera lástima (...)"         (Fractura generacional y quiebra estatal, de Luis Riestra en vozpopuli.com, en Caffe Reggio, 17/04/2014)  

Las ventajas del problema de que el incremento de los precios esté cerca del 0%

"(...) los españoles, demasiado acostumbrados a vivir con tasas elevadas de inflación, deben prepararse ahora para ver cómo los precios se planchan, se estancan, en un buen número de productos en busca precisamente de que se consolide esa mejora incipiente del consumo.

 Es más, todos los pronósticos apuntan a que el IPC terminará este año en torno al 0,5% y en el 0,8% el año que viene; cuando el BCE establece en el 2% el nivel equilibrado de los precios.  

Para qué y para quién es bueno una inflación tan baja

En principio, que los precios estén en unos niveles tan bajos es una buena noticia para los consumidores, los asalariados y los pensionistas.

Para los primeros porque a menos precio, mayor capacidad de compra, lo que para España, donde el consumo supone más del 60% del PIB, es crucial si quiere encarar la recuperación económica con ciertas garantías de éxito.

Para asalariados y pensionistas también es positivo un IPC que merodee en torno al 0%, ya que si algo ha traído esta crisis para quedarse, al menos a medio plazo, es un entorno de salarios estancados o con subidas mínimas, a las que si les descontamos la inflación (que es como se calcula la ganancia neta de rentas), apenas sufre variación, luego el poder adquisitivo se mantiene e incluso aumenta en el caso de tasas negativas de inflación.

 Con un entorno de incrementos salariales tan bajos, los empresarios tienen más incentivos a la contratación, lo que en tiempso de crisis beneficia a la actividad y, sobre todo, al empleo.

Para qué y para quién es malo una inflación tan baja

Pero frente a esas ventajas, también existen inconvenientes que a casi nadie se le escapan de tener un entorno de precios tan estancado. Para las empresas esas exiguas subidas de precios son bastante desincentivadoras, puesto que no se traducirán en fuertes incrementos de ganancias. 

Además, al no poder vender sus productos sensiblemente más caros que la competencia, la posibilidad de invertir en mejoras para hacer esos productos más competitivos también es menos atractiva. Por ello, si no pueden repercutir el gasto acometido en la inversión al precio de venta final, lo más lógico es no acometer dicha inversión.

Y para el común de los mortales, para los asalariados y, en menor medida para los pensionistas, las tradicionales subidas de precios que se producían hasta ahora engordaban sus rentas, lo que les aliviaba el pago de las deudas contraidas (básicamente hipotecas y otros créditos).

 Ahora, ese efecto silencioso que tenía un IPC por encima del 2% de diluir las deudas se ha acabado no solo para familias y empresas muy endeudadas, sino también para el Estado por su nulo impacto sobre la deuda pública. Por contra, los grandes ahorradores no ven depreciado el valor de sus ahorros con un IPC tan escuálido. (...)"             (Cinco Días, 15/04/2014)

Anulada la privatización del agua de Alcázar de San Juan

"El Tribunal Central Administrativo de Recursos Contractuales ha anulado la venta del 52% de la empresa Aguas de Alcázar a la privada Aqualia

La resolución, que es ejecutable, invalida la adjudicación de la venta y el proceso de licitación. Ante ella solo cabe recurso contencioso al TSJCM o reiniciar el procedimiento desde el principio

“Es una buena oportunidad para que el Ayuntamiento abandone este tema y se dé cuenta de lo mal que lo ha hecho”, aseguran desde la Plataforma contra la Privatización
El alcalde afirma que la intención es seguir adelante: ”Vamos a subsanar esas salvedades que nos indica el tribunal y a continuar con el proceso”

Que la lucha por el agua de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) iba a ser larga y contundente lo llevan dejando claro los vecinos desde el primer día. Encierros, movilizaciones y una consulta ciudadana masiva han sido sus maneras de escenificar el rechazo frontal de los habitantes de esta localidad manchega contra la privatización de la empresa municipal Aguas de Alcázar. Pero la batalla también se ha llevado a los tribunales y ahora la justicia se pone de su lado.

 Esta resolución, que responde al recurso interpuesto por el Grupo Municipal Socialista, es ejecutable e invalida todo el procedimiento de adjudicación. “Si el Ayuntamiento quiere seguir adelante tiene que volver al principio. A septiembre del año pasado”, explica a eldiario.es la concejal del PSOE, Ana Belén Tejado.

 Esto significa que debería repetir todo el procedimiento desde la redacción de los pliegos de condiciones, su posterior publicación en el Boletín Oficial de la Provincia, la apertura de la licitación, las adjudicaciones provisional y definitiva y la firma del contrato. Aunque también cabe interponer un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. “No creo que lo hagan porque se alargaría mucho en el tiempo y más si quieren ejecutarlo antes de que acabe la legislatura”, matiza Tejado.

Para los miembros de la Plataforma contra la Privatización de Aguas de Alcázar la noticia no puede ser más esperanzadora y significa que la justicia les da la razón. “Aquí todavía hay pelea. El partido está a medio jugar. Estamos contentos pero vamos a seguir con la presión y con nuestras actividades con mucho más ánimo. 

Hasta que no veamos que abandonan el proyecto, no vamos a parar. Aunque esto nos da un pequeño respiro”, garantiza su portavoz Juan Garrido. Y añade que esta resolución ”es una buena oportunidad para que el Ayuntamiento abandone este tema y se dé cuenta de lo mal que lo ha hecho. Nosotros ya denunciamos en su día que la venta no beneficiaba al pueblo sino a las empresas. 

Y ahora el tribunal da la razón al Grupo Socialista y a la plataforma, desde donde hemos denunciado desde el principio que este proceso hecho tan rápido no podía resultar bien”, señala recordando que ellos también tienen interpuesto un recurso contencioso en referencia a la memoria económica presentada por el Consistorio. (...)"             (Attac Madrid, 17/04/2014)

Aznar dijo en 1998 que el estado debía abonar a las eléctricas 1,2 billones de pesetas... y los abonó

"(...) Esta historia empieza en 1996”, afirma Francisco Castejón. Ese año se aprueba una directiva europea que pretendía forjar un mercado único eléctrico, donde todas las empresas pudieran operar en igualdad de condiciones en la generación y comercialización de la electricidad.

 En el estado español, una ley de 1998, con Aznar en la presidencia del gobierno y Josep Piqué (un habitual en el elenco de las “puertas giratorias”) al frente del Ministerio de Industria, se liberaliza el sistema, con alegría y sin complejos (países como Francia, Italia, Alemania o Bélgica mantienen empresas eléctricas estatales, matiza Francisco Castejón).

Antes de la liberalización, el gobierno fijaba el precio de la electricidad que cobraban a los consumidores las grandes empresas eléctricas, que negociaban con el gobierno el precio. La tarifa cubría los costes (no había “déficit de tarifa) y las empresas podían acumular beneficios. 

Pero el ejecutivo disponía de una herramienta básica, la empresa estatal Endesa, que le permitía actuar y en su caso frenar movimientos especulativos. Esto no significa que la intervención pública se realizara siempre a favor de los ciudadanos y el medio ambiente, y que el poder político pudiera esquivar a los grupos de presión, aclara Francisco Castejón en el artículo “El recibo de la luz y el abuso en el sistema eléctrico”.

 Por ejemplo, en las compensaciones por la “moratoria nuclear” se reconoce un valor exagerado, que las empresas Valdecaballeros I y II, Lemóniz I y II y Trillo II (las declaradas  en moratoria) cobran con cargo al recibo de la luz (una media de 15.000 millones de pesetas de 1998 al año).

 “Otro ejemplo no menos escandaloso”, subraya Castejón, es el de los Costes de Transición a la Competencia, por el que el ejecutivo de Aznar reconocía en 1998 que el estado debía abonar a las eléctricas 1,2 billones de pesetas, por los cambios para el paso del sistema regulado al liberalizado.

Desde que se produjo la liberalización en 1998, cinco grandes empresas dominan en el negocio de la electricidad -Iberdrola, Endesa, Gas Natural-Fenosa, EDP y EON- (...)

Se trata de un sistema alambicado con muchos problemas, lo que, finalmente, hace que la tarifa que pagan los consumidores no cubra los costes reconocidos legalmente y que estos estén, a su vez, desconectados de los costes reales; este sistema produce paradojas tales como que nunca ha habido más potencia instalada y, por tanto, más oferta de electricidad que en la actualidad; y, sin embargo, el precio no deja de subir”, concluye el miembro de Ecologistas en Acción. El precio de la electricidad española es el tercero más elevado de la Unión Europea.

El sistema eléctrico español proporciona una electricidad cara, permite la existencia del “déficit de tarifa”, que otorga a las compañías eléctricas gran capacidad de presión sobre los gobiernos, e impide caminar hacia un modelo energético alternativo.

  “La extensión de renovables ha sido frenada por el interés de las empresas que poseen centrales de gas, a pesar de que el estado español había conseguido ser un líder mundial en producción de esta energía, y en exportación de tecnologías blandas”, resume Castejón.

En el capítulo de alternativas, añade el militante ecologista, parece imprescindible una quita de la deuda del déficit de tarifa, pues “sin ella todos los problemas de costes son irresolubles”. 

Pero “también es necesario que el gobierno recupere más competencias en este campo hasta llegar a una forma de gestión similar a la francesa, en que una única empresa de titularidad estatal y controlada por el gobierno gestiona todas las actividades, desde la generación hasta la comercialización”. (...)

Mientras, el 27 de octubre de 2013 Europa Press informaba de unos balances empresariales que permiten arrojar alguna luz en este confuso dédalo. Iberdrola y Endesa fueron en 2012 la segunda y la tercera compañía eléctrica -entre las grandes europeas del sector- en beneficios netos, con 2.868 millones de euros y 2.771 millones de euros, respectivamente, según la  memoria Anual de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa). Gas Natural-Fenosa fue, además, la décima eléctrica europea en ganancias (1.657 millones de euros).

El tercer factor de aproximación reside en las conexiones entre los poderes político y empresarial: las célebres “puertas giratorias”. Sobran los ejemplos de responsables públicos que integran o han formado parte en la dirección (o altos cargos) de las grandes compañías energéticas.

 Endesa (José María Aznar, Elena Salgado, Luis de Guindos, Pedro Solbes, Miquel Roca), Red Eléctrica Española (Miguel Boyer, Ángeles Amador, exministra de Sanidad con el PSOE; José Folgado, exsecretario de Estado con el PP); Iberdrola (Ángel Acebes; José Luis Olivas, expresidente de la Comunidad Valenciana); Acciona (Javier Solana, Pío Cabanillas, Carmen Becerril, exsecretaria de Estado de Energía con el PP), Hidroeléctrica (Ana Palacio, exministra de Asuntos Exteriores con el PP); Gas Natural-Fenosa (Felipe González, Narcís Serra). En los dos últimos años, las ayudas de Cáritas-Barcelona para combatir la pobreza energética han aumentado un 326%."                  (Enric Llopis, Rebelión, 15/04/2014)

58.000 niños lactantes con hambre en España

"Recién nacida la chiquilla llegaron del Materno en el taxi al barrio de El Lasso, sin dinero para pañales y leche maternizada, en aquella montaña desarbolada, reseca, erosionada y parte del viejo municipio isleño. 

Allí en el cercano colegio quien llevara el bollicao o la manzana verde era casi un privilegiado en unas mañanas lectivas de sueño y tristeza. Yanira gemía placida en su cunita del 5º B, su madre sola desde antes de nacer trataba de enjugar el negro futuro, no quedaba esperanza.

Los abuelos susurraban en el salón el mal momento para que llegara otro miembro a la familia, ahora precisamente que no tenían nada, que sobrevivían gracias a las cuatro latas de atún y las bolsas de arroz que una vez por semana recogían en la parroquia.

Ginés no dijo nada, solo miraba a la niña que buscaba el calor en su lecho, un pecho donde mamar. La madre lloraba en la otra habitación, no le quedaban fuerzas para vivir, para asumir esa nueva etapa de su vida sin trabajo, después de que fue despedida del súper tras un contrato basura con un salario de mierda.  (...)

En el estado español hay más de 58.000 lactantes como Yanira, en situación hambre y desnutrición, junto a los 3 millones de niños y niñas que malviven bajo el umbral de la pobreza. (...)"           (Viajando entre la tormenta, 17/04/2014)


Las economías europeas deben transitar hacia un nuevo patrón de distribución de la renta en el que los salarios se recuperen

"(...) las políticas económicas de oferta –encaminadas a favorecer la creación de empleo por la vía del incremento de la rentabilidad empresarial– no resultan operativas en un momento de trampa de la liquidez y falta de demanda como el actual.

 Por el contrario, en este contexto, en el que las empresas se enfrentan a una fuerte restricción del consumo en los mercados de bienes y servicios, las subidas salariales facilitarían la recuperación económica de los países europeos. Una nueva política salarial debería impulsarse, por tanto

 Las economías europeas, tanto las periféricas como las centrales, deben transitar hacia un nuevo patrón de distribución de la renta en el que los salarios recuperen el peso relativo que han perdido en las décadas anteriores con relación al PIB. 

Para ello es necesario que una nueva política salarial vuelva a vincular el crecimiento de los salarios reales con el crecimiento de la productividad laboral (es decir, que los salarios nominales deben crecer a un ritmo igual al de la productividad más el objetivo previsto de inflación).

 Sin embargo, durante un largo periodo el crecimiento de los salarios reales debiera situarse por encima de la productividad, condición necesaria para que se recupere el peso que estos han perdido en la renta nacional.

Dos instrumentos resultarían particularmente propicios para alcanzar este cambio en el patrón de distribución. Por un lado, un fortalecimiento institucional de los diversos marcos de la negociación colectiva (lo que en nuestro país pasa por derogar la reforma laboral, reducir la segmentación laboral desincentivando la contratación temporal y mejorar significativamente los subsidios por desempleo). 

Por otro lado, una subida del salario mínimo hasta situarse próximo al salario mediano actual facilitaría que el incremento de rentas se diese allí donde especialmente resulta necesario: entre las rentas más bajas. (...)"             (

16.4.14

¿Y por qué en lugar de llevar a la miseria a un tercio de la población y de destruir la clase media no recuperan la competitividad poniendo en la calle a los dos millones de enchufados?

"A pesar de las continuas mentiras de este Gobierno corrupto de incompetentes y embusteros, cuyas promesas y previsiones se encuentran siempre a años luz de la verdad, el hecho central de nuestra economía es el nivel de vida de las familias españolas, el que más rápidamente se está deteriorando de toda la UE, cualquiera que sea el parámetro por el que se mida. 

No es que sólo siga cayendo, es que si no se produce un cambio radical en los niveles de gasto y de endeudamiento del Estado, seguirá desplomándose en todo el futuro previsible. Y lo que es mucho peor,  las expectativas de sus hijos de poder tener una vida mejor que la de sus padres y un trabajo digno son absolutamente inexistentes.

Los únicos que  tienen expectativas de mejora a costa del empobrecimiento de millones de españoles son las élites empresariales y financieras subvencionadas con ríos de dinero robado literalmente al pueblo. También los parientes, amigos y correligionarios de la oligarquía política, que no sólo conservan todos sus increíbles privilegios, sino que los incrementan brutalmente.  (...)

la renta y el bienestar de las familias van por otro lado. Se han deteriorado y siguen haciéndolo mucho más que la economía como conjunto por la sencilla razón de que este Gobierno tan corrupto como despiadado ha hecho recaer la totalidad del ajuste sobre la clase media, la clase trabajadora y sobre los más humildes e indefensos, bajando salarios, subiendo impuestos y reduciendo las prestaciones sociales a niveles intolerables.  (...)

Los costes laborales unitarios no han parado de caer y están ya casi a los niveles al inicio de la crisis, y siguen cayendo –0,2% en 2013 si corregimos el efecto de la paga extra. Los servicios esenciales, como la electricidad, han subido un 74,5% desde 2007 frente al 4,1% en Alemania o el 17,3% en Francia. Es escandaloso, esto no es un Gobierno, es una banda de saqueadores.

 Los impuestos sobre las familias medias han aumentado un 30% y la nueva reforma fiscal los elevará aún más porque se reducirán drásticamente las deducciones. Un ajuste salarial brutal al que denominan “devaluación interna”, que según estos golfos que nos gobiernan y los medios bajo su control “es imprescindible para recuperar la competitividad”.

¿Y por qué en lugar de llevar a la miseria a un tercio de la población y de destruir la clase media no recuperan la competitividad poniendo en la calle a los dos millones de enchufados contratados a dedo; echando a todos los asesores, cuyos sueldos son de escándalo; eliminando los coches oficiales; cerrando las Diputaciones, el Senado, el 80 de las empresas públicas? Pero la razón ya la explicó Rajoy: “Eso ni se toca”. 

 Son unos auténticos malvados. ¿Y por qué no se pasa a un sistema de precios regulados en el gas, la electricidad y los productos petrolíferos antes de impuestos, como ocurre en todos los países donde estas industrias están en manos de oligopolios? Esto bajaría los precios de inmediato hasta un 30%.

 ¿Por qué no se reducen los impuestos al nivel de antes de la crisis y el ajuste del sector público se hace vía reducción del gasto, que está fuera de control? No lo van a hacer y lo peor es que muchos de ustedes lo avalarán el 25 de mayo con sus votos.     

En el mejor de los casos, el empobrecimiento de las familias españolas durará años y, en el peor, decenios, y en todo caso no cesará mientras los dos partidos estatales mayoritarios, PP y PSOE, que carecen totalmente de una política económica a medio plazo, sigan gobernando este desgraciado país, endeudando masivamente a las generaciones futuras, para mantener un tamaño de Estado monstruoso, ineficiente y corrupto, y a las élites empresariales y financieras más depredadoras del mundo desarrollado.

 Pero lo realmente dramático no es que la economía española no esté saliendo de la crisis, sino que estamos entrando en una deflación, algo cuyas consecuencias se le escapa a la mayoría de la gente, para quien deflación es sólo una palabra más. Pero no lo es, sino que se trata del peor de los escenarios económicos posibles.

La deflación es hoy una amenaza para toda Europa, pero en el caso de España no es que sea una amenaza, es una realidad absoluta cuyos efectos se harán sentir sin tardar mucho. En el último análisis de Bank of America/Merrill Lynch de hace dos semanas sobre la amenaza de deflación en Europa, de los siete parámetros empleados para saber si un país está o no en tal situación, España era el único país que los cumplía todos

La deflación es un desastre para los países y las familias con deudas altas, ya que ambos disponen de menos dinero para afrontarlas y, además, los tipos de interés reales se elevan, disminuye el valor de los activos y retrasa las decisiones de consumo y de inversión. 

En conjunto, la deflación hace entrar a la economía en una espiral de efectos desaceleradores del consumo y la inversión, lo que nos hundirá mucho más aún en un largo y profundo valle de sombras."               (Roberto Centeno, El Confidencial, 14/04/2014) 

La inversión pública se derrumba hasta niveles nunca vistos en medio siglo

"España se mueve entre los extremos. Durante la etapa de expansión económica y también en los primeros compases de la crisis, en 2009, el gasto público alcanzaba el 4% del PIB, uno de los niveles más elevados de la UE y muy por encima de la media de la zona euro (2,6%).

 Seis años más tarde, y tras una durísima crisis, España se ha convertido en el país de la zona euro con menor gasto en obra civil. En 2013, la partida de formación bruta de capital ascendió a 15.167 millones, un 1,48% del PIB. Es el nivel más bajo, como mínimo, desde 1964, ejercicio a partir del cual existen cifras comparables.

La inversión pública es la partida de gasto que más ha caído en el proceso de reducción del déficit emprendido por el actual Gobierno y también el anterior. (...)"         (Cinco Días, 14/04/2014)


Cinco señales de que la recuperación económica puede ser una ilusión

"(...) El mundo de 2014 no es diferente del de 2004. El empujón proporcionado por el dinero barato ha hecho que se moviera la economía global. Es baja la inflación medida por el coste de bienes y servicios, pero los precios de los activos están empezando a zumbar. Los mercados financieros han vuelto a sus encantamientos. 

Se van haciendo tratos y se pagan grandes bonificaciones. La creencia popular es que lo peor ha terminado y que las perspectivas de la economía global se fortalecerán a medida que los problemas que quedan se van poniendo en orden.

Algunos analistas creen que ha vuelto la Gran Moderación – el periodo de baja inflación y continua expansión – tras el hiato causado por el crac.

Los optimistas podrían tener razón. Las recesiones tienden a ser la excepción, más que la regla, y los países acaban por volver a una tasa tendencial de crecimiento. (...)

O bien podría ser otro caso de pensamiento grupal.

Imaginemos, por tanto, que en un lapso de cinco años el FMI esté haciendo la autopsia de otro periodo de turbulencia global. ¿Cuáles se diría que fueron las señales de aviso que no se advirtieron durante 2014? He aquí cinco a tener en cuenta.

La primera sin duda ha de figurar en el WEO que se publicará el martes [8 de abril]: la dependencia de la economía global de tipos de interés excepcionalmente bajos. (...)

La segunda amenaza es un crac del mercado de bonos a medida que los bancos centrales intentan devolver la política monetaria a un marco más normal. (...)

Un suceso a lo “cisne negro” contiene un elemento de sorpresa, de modo que vale la pena echar un vistazo alrededor para ver si hay una burbuja ahí fuera que le pase a todo el mundo inadvertida, algo tan evidente que nos interpele directamente. ¿Qué tal la fracturación hidráulica? 

Se supone que la solución a las necesidades energéticas del mundo reside en el petróleo y el gas de esquisto, que es la razón por la que se ha acumulado la inversión en el sector. Sin embargo, la revista Oil & Gas Journal informaba el pasado mes de que 15 empresas de importancia han dado 35.000 millones de dólares por perdidos desde que comenzó el boom. Sacar petróleo y gas del suelo está resultando más costoso y menos rentable de lo esperado.

 Así que la tercera amenaza es que la fracturación hidráulica demuestre ser las nuevas subprime.

Por último, hay dos problemas de combustión lenta que el mundo ignora por su cuenta y riesgo. En una entrevista con el Guardian la semana pasada, Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, previno contra el riesgo de conflictos por los recursos en el lapso de los próximos cinco a 10 años, a menos que la comunidad internacional se tome en serio lo de enfrentarse al calentamiento global.

 El catálogo de sucesos meteorológicos extremos – de inundaciones en el Reino Unido a sequías en Australia – está creciendo. La inacción de los responsables políticos respecto al cambio climático es la misma que la de Greenspan en relación a las burbujas de los precios de los activos: enfrentarse al problema en caso de que surja. Ya sabemos todos cómo acabó eso.

Kim afirma también que es necesario actuar contra la creciente desigualdad. Lo mismo dice la directora ejecutiva del FMI, Christine Lagarde. (...)

Las 85 personas más ricas del planeta poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, pero parecen inconscientes del riesgo de un extendido descontento social. Lo mismo les pasó, por supuesto, a los Borbones y a los Romanov."                (Larry Elliott, The Guardian, en Jaque al neoliberalismo, 14/04/2014)