25.5.16

La banca cobra un 0,3% a la gran empresa por sus depósitos... el mundo al revés. Están locos, y punto

"Aseguradoras y grandes grupos industriales ya están pagando a la banca cuando tienen que depositar sus puntas de liquidez. La barrera para pasar por caja ha quedado fijada en cinco millones de euros, y el tipo de interés negativo que se aplica llega al 0,3% TAE.

Las funciones del responsable de tesorería de una gran corporación han cambiado por completo en muy pocos años. De ser agasajado por los bancos para ofrecerle productos a través de los que gestionar los flujos de caja, a convertirse en un apestado, porque con la política de tipos cero el efectivo se ha convertido en un lastre para las compañías.

A medida que la política monetaria expansiva se ha ido intensificando y se han generalizado medidas excepcionales como los tipos negativos en la facilidad de depósito que ofrece el Banco Central Europeo (BCE) a las entidades financieras, los antiguos estándares de regían la gestión de la liquidez de una empresa han saltado por los aires.

La última frontera es tener que pagar por dejar dinero en el banco. Grupos aseguradores, que mueven cientos de millones de euros por las provisiones técnicas de sus pólizas, están ya abonando intereses a los bancos por realizar imposiciones a plazo fijo.
  • Un caso concreto
La posibilidad de que la banca cobrase a sus grandes cuentas por los depósitos lleva meses planteándose, pero ha sido en las últimas semanas cuando han empezado a materializarse operaciones de este tipo. “Hace unos días una aseguradora pidió precio para realizar un depósito de 15 millones de euros, durante una semana, y el banco se ofreció a cobrarle solo un 0,27% TAE”, explica un alto directivo del sector.

Aunque el importe parece reducido, implicaría el pago de casi 1.000 euros, simplemente por constituir un depósito durante una semana, cuando hace tan solo un año, eran los bancos quienes pagaban a las aseguradoras por mantener esas puntas de liquidez.

De acuerdo con fuentes financieras, el tope que se está fijando para empezar a cobrar por este tipo de imposiciones a plazo fijo está en los cinco millones de euros. (...)"             (Cinco Días, 23/05/16)

Los recortes con los que nos amenaza Bruselas pueden llegar a los 20.000 millones... solución: soberanía monetaria

"(...) El pasado mes de marzo de 2016, la Comisión Europea comunicó a España que finalizó el año 2015 con un déficit público excesivo, de casi el 5,2% del PIB, por encima del 4,2% al que se había comprometido. Acto seguido le “invitaba” a comunicar antes del 30 de junio las medidas que pensaba implementar con carácter inmediato para reajustar dicho déficit a lo largo del presente año.

Además, la reciente caída en las previsiones de crecimiento económico para la economía española durante 2016, apuntadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el propio Gobierno, implica una menor recaudación impositiva, y por lo tanto, como el déficit público es el objetivo prioritario, habrá que establecer nuevos recortes de gasto como consecuencia de esta nueva “contingencia”.

Si se mantiene el objetivo de déficit público del 2,8% del PIB en 2016, ello podría suponer recortes de hasta 20.000 millones de euros este año, a pesar de que el “incumplimiento” del objetivo de déficit haya favorecido que España mejore algunos indicadores macroeconómicos como el empleo y el crecimiento durante 2015, si bien tan débilmente que no han alejado los fantasmas de la deflación ni de tasas de desempleo superiores al 20%. Dar nuevas vueltas de tuerca a la llamada consolidación fiscal (control férreo del déficit público), será abocar a la economía de nuevo a la recesión o al estancamiento en el mejor de los casos.

El Pacto de Estabilidad de la Unión Europea (déficit público anual inferior al 3% del PIB, deuda pública acumulada inferior al 60% del PIB) y un Banco Central Europeo (BCE) independiente que no financia directamente a los Estados, deja en manos de los mercados de capital especulativos a las administraciones públicas con necesidades de financiación. Los bancos privados siguen enganchados a la barra libre de liquidez del BCE, las PYMES y familias continúan sin acceso fácil al crédito para impulsar la economía real no especulativa. (...)

Un nuevo marco institucional basado en la soberanía monetaria permitiría disponer de financiación para movilizar recursos reales ociosos disponibles en la propia moneda de la Unión Europa, sin depender el gasto público de los ingresos impositivos que se puedan obtener o de la deuda que se pueda colocar en los mercados financieros, límites éstos que obligan a los actuales Estados miembros de la eurozona, que son usuarios del euro, pero no emisores del mismo.

Los Estados no tendrían peligro de ser insolventes como ocurre hoy, y contarían con un Banco Central detrás que acomodaría su balance al gasto público, saliendo así de la trampa de la austeridad en que está inmersa la eurozona. (...)"          (Subcomisión de Soberanía Monetaria de ATTAC, Attac España, 24/05/16)

La herencia del PP: Aznar montó la burbuja inmobiliaria que tanta infelicidad ha generado. Y Rajoy deja en quiebra el sistema de pensiones, además de ser el presidente con el que más ha aumentado la deuda pública desde los Reyes Católicos

"Mariano Rajoy ha conseguido varios récords históricos que le convierten en el peor presidente de la democracia. Es el primer presidente desde Franco con el que ha caído la población y con el que los españoles volvemos a emigrar. 

Desde que Rajoy llegó a La Moncloa hay un millón menos de jóvenes de 35 años trabajando, según la Encuesta de Población Activa. Es el presidente que menos ha subido las pensiones públicas desde 1975: tan solo el 1% en cuatro años. Y ha aumentado los copagos y todos los impuestos a los pensionistas. 

Es el único presidente rescatado por el FMI, y desde 2011 el crédito a empresas y familias se ha desplomado 300.000 millones, el 30% del PIB. Desde 2011 se trabaja un 7% menos de horas y la masa salarial, tras su reforma laboral, se ha desplomado en 30.000 millones, el 3% del PIB. Es el primer presidente en meter a la economía en deflación agravando la crisis de deuda, con el contubernio del Banco Central Europeo y los graves errores de política económica europeos.

Y esta semana la deuda pública ha superado el 100% del PIB por primera vez desde 1909. Rajoy es el presidente con el que más ha aumentado la deuda pública desde los Reyes Católicos. La preocupación en los últimos meses era no tener Gobierno. 

Si en 2015 no hubiéramos tenido Gobierno, el déficit público habría cerrado cerca del 3% del PIB. Nuestra reputación en Europa habría mejorado significativamente como un país que crece y además que cumple sus compromisos.

En 2015 los ingresos públicos en ningún momento del año crecieron por encima del 3% anual, unos 10.000 millones menos de lo previsto. Pero Rajoy mintió de nuevo para eliminar la subida del IRPF de 2012 que negó mil veces. Según el Gobierno esa rebaja supone 9.000 millones menos de recaudación y explica la desviación del déficit. 

Rajoy deja los tipos del impuesto en el mismo nivel que en 2011, salvo para el 5% de españoles de rentas altas. Pero como ha bajado la masa salarial, el impuesto recaudará menos.

La otra causa de la desviación fue que el Gobierno gastó lo que no tenía. En 2015 la Administración central que gestiona directamente el señor Rajoy aumentó un 13,5% el gasto corriente. Con 500.000 hogares en pobreza severa a los que Rajoy ha desatendido cuatro años, ¿se dedica a despilfarrar dinero público aumentando la burocracia?

La herencia de Rajoy la refleja la Seguridad Social. Heredó de Zapatero sus cuentas sin déficit y 66.000 millones en la hucha de las pensiones. Rajoy se ha pulido la hucha y deja un agujero de 15.000 millones. En 2015, un año con todo el viento a favor y creación de empleo, el agujero de las pensiones continuó aumentando. 

Pero lo peor es que Rajoy siga teniendo la indecencia intelectual de culpar de su errática y desastrosa política económica a la herencia de Zapatero. Aznar montó la burbuja inmobiliaria que tanta infelicidad ha generado. Y Rajoy deja en quiebra el sistema de pensiones. Como decía su lema de campaña “lo prometido es deuda”.                 (José Carlos díez, El País, 20/05/16)

Pablo Soto: “Queremos convertir a Madrid en referencia mundial de participación ciudadana”

 El concejal del Ayuntamiento de Madrid Pablo Soto

"(...) Quisiera ahora, pasados unos meses, hacer un repaso de las iniciativas en marcha: Propuestas ciudadanas, Pleno abierto, Presupuestos participativos y la nueva Ordenanza de transparencia de la ciudad de Madrid, que constituyen el grueso del trabajo de esta concejalía y toda una novedad en la vida de la ciudad.
 
Hasta ahora se han hecho más de 11.000 propuestas y las más votadas superan los 20.000 votos [el billete único para el transporte público y Madrid 100% sostenible], lo que supone el 45% de los apoyos necesarios para que una propuesta se traslade al Pleno. Y todavía quedan seis meses de votación. (...)

¿Qué ocurre cuando no se llega a los 54.128 votos necesarios para pasar a la siguiente fase?

Se sigue hasta que se llegue. Este es un mecanismo continuo; cada día entran propuestas nuevas y cada una de ellas tiene un año para conseguir los apoyos necesarios. El mecanismo está siempre vivo, a la expectativa de que alguien se lo apropie y consiga hacerlo funcionar. 

 También es importante hacer la comparación de lo que representa el 2 % necesario del total de habitantes para que una propuesta pase a ser considerada. Es poca cosa comparándolo con el número de habitantes de la ciudad, pero comparándolo con las personas inscritas en www.madrid.decide.es -unas 146.000 hasta el momento- que está participando en los procesos, es muy significativo. Fíjate que el 18% que se ha inscrito en la plataforma de participación suscribe la propuesta más apoyada.

 El reto, adonde queremos llegar, lo que tenemos que conseguir, es que todo el censo de la ciudad esté inscrito en el censo de participación que estamos elaborando, porque una vez inscrito ya puedes participar en cualquier momento simplemente con tu teléfono móvil, lo que facilita mucho el procedimiento. (...)

Que pueda participar el censo completo de la ciudadanía ¿es lo habitual en otras iniciativas de democracia directa?

Lo que ocurre en realidad en otros lugares es que el censo de participación no existe porque son procesos que ya vienen dictados por el ordenamiento jurídico federal y nacional. Así ocurre en Suiza.

¿Y en experiencias más jóvenes?

No conocemos ninguna que llegue al nivel de Suiza. Nosotros nos encontramos en el grupo de procesos más habituales en los que no se ha movilizado nunca más del 2% de la población, lo que por otra parte es una participación altísima, también en los presupuestos participativos. El siguiente escalón sería aquel en el que se despliega toda la máquina electoral de la democracia directa en el sentido de que la Junta Electoral Central toma el control de los procesos que se articulan cuando hay unas elecciones. 

Esto quiere decir que se destina dinero primero a las plataformas para que puedan llevar adelante las iniciativas. En Suiza consigues las 10.000 primeras firmas y te dan 10.000 francos para que financies la campaña; los debates de la televisión nacional recogen las iniciativas que van recogiendo firmas… 

Y cuando se hace una convocatoria de votación, se abren todos los colegios electorales un domingo; se le manda una carta a todo el censo electoral para que pueda votar por correo y en la carta se incluyen datos sobre quiénes plantearon la iniciativa, la posición del Parlamento al respecto, qué organizaciones suscriben el “sí” y cuáles el “no”; una papeleta con el “sí” y otra con el “no”, y un sobre con el franqueo pagado… 

Pero, ¿qué ocurre?, que el coste es altísimo, en torno a ocho euros por voto. En nuestro caso, el coste está siendo cien veces más barato… Pero estamos arrancando. A mí me gustaría que en el primer referéndum, en la primera convocatoria para la primera iniciativa hagamos la prueba de enviarle una carta a cada madrileño dándole la opción de que participe por correo postal…

Otra herramienta de participación ciudadana ha sido la convocatoria del primer Pleno Abierto del Ayuntamiento, el pasado 24 de abril, para que los ciudadanos pudieran hacer preguntas y defender personalmente sus propuestas. De las cinco elegidas entre las más votadas, dos se cayeron por incomparecencia de los autores. ¿Qué ocurrió?

Yo me enfadé mucho. Podíamos haber asumido como Ayuntamiento que alguien leyera sus propuestas. Pero la Junta de portavoces -los cuatro grupos por unanimidad- decidió que si la persona no comparecía decaía la propuesta; que es lo que ocurre cuando un concejal no comparece. 

Se podía haber hecho una aplicación menos rigurosa del reglamento y más garantista y que el secretario del Pleno hubiera leído las propuestas… Eran dos propuestas, además, en las que no iban a estar de acuerdo todos los grupos y eso siempre es interesante porque permite mantener un debate real.  (...)

En un escenario donde esa interlocución, esos plenos abiertos sean más frecuentes, entrarán asuntos más políticos como qué hacer con el alumbrado público, que no afecta solo a un grupo. En esta ocasión, lo que se vio muy claro es que había colectivos que tenían un problema y que encontraron la puerta abierta y dijeron: por fin vamos a poder hablar.

Pues para empezar no está mal…

No, no. Está muy bien.

¿Y se va a convocar cada año?

Sí, claro. (...)

Hablemos de los Presupuestos participativos. También habrá otros casos por el mundo.

Muchísimos. Lo que no es normal es lo que ocurre aquí. Lo habitual es que los plenos incluyan participación vecinal. Y aquí es en los distritos, en el turno de ruegos y preguntas -aunque no sea lo más adecuado pedir que “los vecinos te vengan a rogar”-, pero en fin… Sin duda, es complicado y necesita organización.  (...)

Hasta el 30 de junio permanecerá abierto el tiempo de votación final de las Propuestas y esas se llevarán a los presupuestos de 2017, para los que hay asignados 60 millones de euros. ¿Cuáles son las condiciones que debe cumplir una propuesta para ser seleccionada?

Que sea legal, que se pueda financiar con el capítulo de inversiones, que exige unas condiciones concretas, porque no todo cabe ahí. Por ejemplo, un plan de empleo no cabe en ese capítulo, ni una campaña institucional.

 ¿Qué cabe? Pues inversiones que pasen a ser un activo del Ayuntamiento como un desarrollo informático, un edificio, un parque, una fuente, un carril bici, instalaciones y dotaciones municipales; y además que cumpla las ordenanzas y que el Ayuntamiento pueda intervenir en el suelo sobre el que actuar.

Te he oído decir en alguna ocasión que Madrid es el ámbito más grande por número de habitantes en el que se están llevando adelante unos presupuestos participativos.

Sí, en Europa es la experiencia más grande por población. En París, en la Ville, el número de habitantes es de unos dos millones y medio. Por lo tanto, Madrid es la experiencia más amplía por población a la que se interpela para unos presupuestos participativos. (...)

En término generales, ¿puede considerarse, dada la novedad, que la participación ha sido aceptable? 

Como promedio la participación en los Presupuestos participativos puede considerarse razonable. Yo creo que sí. Pero hay que contextualizarla. Las cifras de participación en términos cuantitativos son altísimas si las comparamos con el pasado. La suma de las diez últimas consultas que ha hecho el Partido Popular en la ciudad de Madrid -en toda la década anterior- suma menos de 22.000 votos emitidos.

 Cualquiera de los cinco procesos que tenemos en marcha –en solo unos meses- ha sumado más que todo ese acumulado en diez años. Y si lo comparamos con otras ciudades de nuestro tamaño que están haciendo procesos similares, no se encuentran fácilmente ejemplos. Sí se encuentran en comunidades más pequeñas, como es el caso de Islandia, donde participó el 40% de la población en procesos similares, pero es que Islandia es como un distrito de Madrid y, además, hay que tener en cuenta que es una sociedad hiperdigitalizada. 

Nosotros estamos copiando todo lo bueno que podemos de esa experiencia. Pero si lo comparamos con casos de presupuestos participativos en España -que ha habido en muchas ciudades y pueblos-, a todos ellos les cuesta sacarlos adelante y en la mayoría no se llega a una participación del 2 %.  (...)

¿Y esto quiere decir que estamos a las puertas de una eclosión de la participación ciudadana?

Absolutamente. Creo que existe el consenso social de que no queremos votar cada cuatro años y que cada quien haga después lo que le dé la gana. De esto -desde hace años- se habla en las calles, en las plazas, en los bares. Lo que hacía falta era que las instituciones buscasen soluciones. 

¿Cómo se responde a la necesidad de democracia más profunda, de votar más cosas, de poder incidir más, de más transparencia, más participación ciudadana…? Pues esto se consigue poniendo en marcha procesos. A nosotros cada vez que tenemos un pleno, el Partido Popular se pone a hablar de Venezuela y, sin embargo, todas las políticas de participación que estamos llevando a cabo se basan en el modelo suizo o en el modelo alemán o en el estadounidense… 

Si se centran un poco, verán que lo que estamos haciendo se lleva haciendo décadas, incluso algún siglo, con unos resultados que no es que favorezcan precisamente las tesis comunistas; favorecen a las democracias asentadas. (...)

En tu agenda he visto reuniones con representantes de distintos ámbitos, de otros países y entrevista en medios extranjero. ¿Hay trasvase de experiencias?

Pues que pueda comentar, en muchas ciudades argentinas, en Guatemala, en Suiza, en París….

¿En Suiza?

Pues sí, están interesados en los presupuestos participativos. A ellos no les hacen falta porque cuando quieren poner un tranvía nuevo lo proponen junto a las firmas, se vota y ya está. El Ayuntamiento después verá cómo meterlo en los presupuestos, así la burocracia se amolda a la democracia. 

Los presupuestos participativos son un sistema más encorsetado para cumplir con la ley de presupuestos, pero por otro lado, de ellos se obtiene mucha más información a partir de las otras propuestas -más allá de las ganadoras- que tienen buena acogida, y para los representantes locales en Suiza esto es muy interesante.

Convencer a la gente de ejercer su derecho a decidir, a votar, a controlar a sus representantes, a participar de manera activa y directa en la vida municipal -que es buena parte de los cometidos de esta concejalía- entiendo que es un trabajo más ideológico, más político y por tanto más complejo de comunicar que os exige una mayor pedagogía que en otras áreas. 

Coincido con el análisis. La gente lo ve como algo lejano. Y solo empezará a cambiar la percepción cuando se produzcan resultados de los procesos en marcha como va a ocurrir en los próximos meses. Andreas Gross, que es un diputado suizo con el que hablamos mucho, que está obsesionado con la democracia directa y que viaja por todo el mundo explicando el modelo suizo, dice que hay un patrón que se da en los procesos vinculantes de democracia directa que es: lentitud en el arranque y que luego, en el momento en el que el Gobierno pierde un referéndum y lo votado por los ciudadanos se cumple, la gente se hace consciente de que tiene poder. Y eso lo cambia todo. (...)

Hablamos ahora de transparencia. Además de la aplicación de la que hablabas para recoger las agendas de los concejales, está en marcha la Ordenanza de Transparencia para la Ciudad de Madrid, ¿para qué le va a servir a la ciudadanía?

Yo diría que hay cuatro aspectos importantes. Para empezar, puedo asegurar que es la una de las ordenanzas de transparencia de todo el mundo en la que más compromisos y comunicación proactiva aparece.

 Nos comprometemos, sin que nadie lo exija, a volcar toda la información -que es brutal- que recoge todos los procesos en la toma de decisiones; desde la primera reunión, pasando por quiénes participan en esa reunión, el orden del día, la documentación que se entregue, datos sobre si se solicita información jurídica, qué informes genera…

¿Y esto cómo ayuda?

Normalmente, cuando se han producido casos de corrupción, los malos lo han conseguido serpenteando. Primero, la Intervención les ha dicho: por aquí no; la Asesoría Jurídica, que tenía que haber un concurso público… 

Ahora todos esos datos van a salir a luz -información desde los planes parciales, lo que se les paga de productividad a los funcionarios, hasta los convenios internos, la publicidad, el capítulo de información ambiental, jurídica, de participación…, que va a estar a la vista de todos todo el tiempo. Es muy ambicioso. La transparencia se lo va a poner más difícil a los malos.  (...)

Otra de las patas importantes de la ordenanza es el derecho a la información, derecho que recoge la ley de transparencia estatal, pero lo regula diciendo que hay que identificarse para ejercer ese derecho. Esto no ocurre en el resto del mundo: tú envías un correo al Ayuntamiento de Copenhague preguntando cuánto cobra el alcalde y un funcionario te responde tanto, y ya está.

 Es el derecho a la información y cuando esa información es pública se tiene que tener acceso a ella. En nuestro caso, la ley de transparencia estatal dice que hay que identificarse y las comunidades lo interpretan diciendo que hay que confirmar esa identidad y eso en la práctica exige DNI electrónico y un lector. El resultado es que el 96% de la población no lo tiene y en consecuencia el 96% de la población no puede ejercer ese derecho.

 Nosotros hemos hecho una interpretación distinta, manteniendo el procedimiento al que obliga la ley de transparencia estatal, un procedimiento paralelo en el que se piden solo los datos suficientes para poder responder. Y esto jurídicamente ha exigido mucho trabajo.

Un aspecto importante y novedoso de la próxima Ordenanza de Transparencia es el registro de ‘lobbies’. 

Otra de las patas de las que hablaba es el Registro obligatorio de lobbies. Quiere decir que cualquier grupo que venga al Ayuntamiento a hacer valer sus intereses en el desarrollo de normativa de políticas públicas tiene que registrarse, sea un colectivo, una empresa, un abogado “en representación de”, tiene que declarar “estos son mis intereses”; en definitiva, dar datos suficientes para que se pueda saber qué intereses representa.

 Eso va a estar enlazado con la información de las agendas públicas, de manera que cuando tú veas una reunión, vas a ver también quiénes han sido los participantes y el enlace al registro de lobbies para entender qué intereses representan.  (...)

Y la cuarta pata de la Ordenanza de Transparencia de la ciudad de Madrid es…

La última pata es el Régimen sancionador. Esto significa que no solo es una ordenanza que dice lo que vamos a hacer o vamos a decir, sino también que estas son las obligaciones del director general, estas del concejal, estas de la empresa adjudicataria; y estas son las sanciones que va a tener quien no cumpla. El régimen de sanciones garantiza que la ordenanza no sea una simple carta de intenciones.  (...)"         (Público, 23/05/16)

Uno de los países mas caros del mundo, Suiza, debate si debe regalar 2.500 francos a sus ciudadanos... en sustitución de todo tipo de subsidios

"Los suizos están discutiendo si deben o no dar 2.500 francos suizos (unos 2.250 euros) al mes a cada uno de sus ciudadanos... por no hacer nada. En una votación que tendrá lugar el próximo 5 de junio, el país decidirá si es pertinente crear una renta básica universal que sirva para reemplazar los variopintos subsidios públicos que en la actualidad concede.

Los promotores del referéndum no han especificado a qué cantidad podría ascender esta renta básica -eso correspondería al legislativo-, aunque sí han sugerido que debería ascender a los 2.500 francos citados en el caso de cada adulto, y a una cuarta parte (625 francos) en el caso de los niños.

Claro que ante esta sensacional propuesta conviene hacer dos matizaciones. La primera, que aunque en países como España un sueldo de 2.500 euros mensuales pueda parecer muy alto, Suiza es uno de los países con coste de vida más elevado: quien cobrase esta renta apenas llegaría a rozar la línea definida para trazar la pobreza (el 60% de la renta disponible mediana). (...)

La idea de implementar una renta básica universal ha sido defendida por un número creciente de economistas de todo el mundo, y de hecho Canadá, Países Bajos y Finlandia han comenzado a evaluar las repercusiones de su implantación.

"Un país rico conmo Suiza tiene la gran oportunidad de llevar a cabo este gran experimento", asegura el economista y ex ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, que advierte que no se trata sólo de un mecanismo igualitario, sino que será imprescindible conforme las economías desarrolladas vayan recurriendo a la robotización y la automatización de numerosos puestos de trabajo. (...)"             (El Economista, 23/05/16)

¿Para qué sirve la banca? Para que cualquier joven de 25 años que quiera independizarse deba endeudarse hasta los 55 años


"(...) Pretendemos responder a la pregunta: ¿Para qué sirve la banca? a través del análisis de una serie de datos y ejemplos.

Imaginaos la siguiente respuesta: “Sirve para garantizar el correcto desenvolvimiento del conjunto de interrelaciones económicas.”

Definición breve, directa y contundente. Sin embargo, ¿no deberíamos resolver con antelación qué quiere decir exactamente “correcto desenvolvimiento”?

Pensad por un momento si la adquisición de vivienda habitual mediante un préstamo hipotecario formalizado en un plazo de 30 años debería “entrar” o tipificar dentro de lo que consideramos “correcto desenvolvimiento”.

Es decir, pensad si puede ser o no razonable que cualquier joven trabajador de 25 años de edad que quiera independizarse para vivir por su cuenta deba endeudarse hasta los 55 años de edad con una entidad bancaria mediante un préstamo que supuestamente promueve “el correcto desenvolvimiento del conjunto de interrelaciones económicas”.

Añadamos un ejemplo más para profundizar en esta cuestión.

Una empresa del sector inmobiliario construye un bloque de 50 viviendas, por cuyo motivo solicita -y obtiene- financiación bancaria al objeto de poder llevar a cabo la realización del proyecto. La obra dura dos años y la totalidad de los pisos son vendidos antes de la finalización de la construcción de la promoción.

 Bajo este supuesto la constructora se habría liberado de la totalidad del crédito bancario en un plazo de 2 años, mientras que cada uno de los compradores finales de las viviendas habría formalizado posteriormente su correspondiente préstamo hipotecario por un plazo medio de 30 años. ¿”Correcto desenvolvimiento”?

Volvamos al gráfico inicial para terminar. Actualmente en España más del 50% del crédito bancario concedido al sector privado -empresas y familias- se encuentra formalizado en préstamos hipotecarios, lo cual quiere decir que la mayor parte de la financiación otorgada por los bancos no está dirigida a actividades productivas (tal y como por contraposición puede observarse que en la década de los 80 sí sucedía).

Y eso es exactamente para lo que debería servir la banca; para promover en el corto plazo la actividad económica pero no la perpetuidad de ninguna deuda de carácter personal o familiar ligada a la adquisición de vivienda habitual."                 (El captor, 20/05/16)

Puerto Rico reestructura su deuda acogiéndose a la Ley de Quiebras municipal estadounidense, para proteger al gobierno de Puerto Rico de la demanda de acreedores. Pues casi Igual que en Europa, Grecia

"El partido republicano, quien controla la Cámara de Representantes de Estados Unidos, y la Administración de Obama han llegado a un principio de acuerdo para dar salida al proyecto de Ley de Suspensión, Gestión y Estabilidad Económica de Puerto Rico, denominado Promesa.

Dicho acuerdo servirá para reestructurar los 70.000 millones de dólares estadounidenses de deuda que están presionando a Puerto Rico. La iniciativa pretende crear una junta de control para administrar las obligaciones financieras de Puerto Rica y supervisar la reestructuración de la deuda. (...)

Puerto Rico propuso reestructura la deuda por valor de 47.000 millones dólares estadounidenses, siendo una cifra inferior al actual. Por entonces era el 65 por ciento de total de su deuda y pedió a los titulares de sus bonos que les perdonaran de pagar en los próximos 5 años unos 13.000 millones de dólares estadounidenses, siendo el 72 por ciento de los que se debería pagar durante.

Esta información surgió del plan de ajustes fiscales difundido por el propio Gobierno de Puerto Rico. En el informe se explicaba que de los 18.000 millones de dólares que se tendrían que destinar en los próximos años al pago de la deuda, se necesitaban 13.000 millones de dólares estadounidenses para garantizar las prestaciones de servicios básicos. (...)

Según la propuesta que se presento por entonces a los *compradores de bonos después de anunciar su intención de renegociar la deuda que ha vuelto insostenible. Se planteó en su momento pagar únicamente unos 5.000 millones de dólares estadounidenses durante los próximos cinco años, sin concretar en ese momento qué tipo de bonos querrían dar a cambios. (...)

La intención que tenía Puerto Rico era negociar con los titulares de los bonos de que el plan planeado iba a ser efectivo y que merecía la pena realizar una negociación de la reestructuración, para evitar batallas legales que se pueden alargar, que no beneficiarían a ninguna de las partes.

Las medidas que se presentaron eran para contener los gastos y reactivar la economía implicaban en gran parte de la negociación entre el parlamento o concesiones que debían realizar desde Washington, al mismo tiempo que negociaban con los compradores de los bonos.

Entre las medidas propuestas se menciono el cierre de escuelas públicas, la reducción del gasto sanitario y reformar la legislación laboral. Por otra parte, se pedía facilitar exenciones para la paga extra de Navidad, regular las vacaciones de acuerdo con los intereses de los empresarios, ampliar un año los periodos de prueba para nuevos contratos o limitar las indemnizaciones en caso de cierre.

Entre otras propuestas también se mencionaba la eliminación de exenciones fiscales, la revisión de prestaciones sociales y las ayudas para la compra de alimentos, modificaciones al salario mínimo interprofesional, mejoras en la recaudación fiscal y la elaboración de las estadísticas y sus cuentas públicas. (...)

En proyecto de ley planteado por la Cámara, que se le va a ofrecer a Puerto Rico un marco legal para reestructurar su deuda similar al que ya disponen las municipalidades de Estados Unidos bajo el Capítulo 9 de la Ley de Quiebras. (...)

Reestructuración de la deuda: el proyecto mantiene el mecanismo legal de proteger al gobierno de Puerto Rico de la demanda de acreedores, para crear un ambiente favorable para la negociación. De no llegar a acuerdos voluntarios, la Junta de Control Fiscal podrá autorizar procesos de reestructuración supervisados por un tribunal federal. (...)"                (Raúl Jaime Maestre, El blog salmón, 20/05/16)

24.5.16

El PSOE puede caer hasta los 4,8 millones de votos el 26J, y si esto no es el Pasok, que venga Dios y lo vea

"Avanzado el mes de mayo, la lista más votada es la del Partido Popular (27,8 % y 112 escaños), aunque sumando menos votos. 

En concreto, de los 7,2 millones de electores que reunió este partido en las elecciones generales del 20 de diciembre, conserva seis, transfiere a Ciudadanos algo más de medio millón y se desmovilizan unos seiscientos mil, lo que no compensa con ingresos significativos para saldar 6,6 millones de votos en la actualidad; una cifra que se puede estirar hasta los 6,9 millones si son capaces de reincorporar a la mitad de sus desmovilizados del 20D, lo que es difícil, pero no imposible.

 El PP gana retrocediendo en votos, en escaños y en posiciones relativas o votos válidos en casi todas las circunscripciones.

 Como el sistema es el Titanic desde las elecciones autonómicas de Andalucía de marzo del 2015, la orquesta que toca sobre la cubierta, que son los medios, omite el análisis y la información relativa al sorpasso de Podemos, sus confluencias e Izquierda Unida (24,5 % y 88 escaños) sobre el PSOE (20,3 % y 73 escaños). (...)

Nos conocemos bien y ya sabemos que si es sorpasso queda escrito: los de Pablo Iglesias, Xavier Doménech, Beiras, Baldoví y el joven Garzón superan en casi un millón de votos al PSOE, que es tercero con algo menos de cinco millones de sufragios.

 Los socialistas transfieren en la actualidad más de cuatrocientos mil electores al entorno de Podemos, pero se desmovilizan otros seiscientos mil, lo que compensan en parte con abstencionistas del 20D y con otros votantes de Podemos en transferencia inversa. 

El PSOE obtuvo 11,3 millones de votos en el año 2008, que fueron 7 millones en el 2011, para quedar reducidos a 5,5 millones el 20 de diciembre. Se les espera hacia los 4,8 millones de votos, y si esto no es el Pasok, que venga Dios y lo vea.

 Ciudadanos se las promete felices con 3,9 millones y 52 escaños. Esperan más votos que los 3,5 millones que sumaron el 20D, pero no lo tendrán nada fácil. Supieron construir una posición política sobre su conquista electoral y representan la inteligencia de la que carecen el Partido Popular y el PSOE para alcanzar acuerdos centrales. (...)

Asistimos al final del posfranquismo y no hay nada que hacer, porque estamos para estudiarlo, unos se destruyen cada vez que se expresan, mientras que los otros, hagan lo que hagan, progresan.

Se trata de la ruptura de la generación más joven con lo que significan el Partido Socialista y el Partido Popular. Lo que nos dice que, lejos de actuar como una segunda vuelta, las elecciones del 26 de junio consolidarán la aritmética actual."                     (Jaime Miquel, La Voz de Galicia, 14/05/16)

Gracias al 15M en España no ha emergido el fascismo, como en Europa... porque el 15M supo identificar a los culpables, que no son los migrantes, sino la banca y los políticos. Entre los voluntarios en Lesbos se escucha más castellano que ninguna otra lengua, con excepción del griego

"(...) La primera vez que escuché hablar del 15M, por ejemplo, fue unos meses antes. 

Carecía de nombre. "Iba a pasar algo", escuché de varias personas que hablaban el dialecto de su generación. 

Algo relacionado con palabras como 11M, con No a la Guerra, con No tendrás Casa en Tu Puta Vida, con No nos Representan, con la corrupción, con la austeridad,  con desahucios, con un Régimen, y también unos medios, que lo modularon durante 30 años, le dieron la razón o, como dice Amador Fernández-Savater, crearon en torno de él un sentido común, una idea de la normalidad, que era imposible de modificar o, ni tan siquiera, criticar sin caer en la marginalidad más absoluta. 

 Todo eso, toda esa energía y complicidad, ya estaba sucediendo en la Red, que hervía. Era difícil para un miembro de otra generación valorar ese hervor. Yo, sencillamente, por ejemplo, y en mi pesimismo, no lo valoré, o lo valoré como, únicamente, un hecho, lo dicho, generacional. No fue así. 

En un primer momento el 15M fue una manifestación extraña, en la que sucedió algo extraño, visto en otras manifestaciones anteriores. Pequeñas pancartas, individuales, con lemas eléctricos, poseedores de otra lógica, tan alejada de la hegemónica que parecía casi poética. 

Después, un par de pequeñas acampadas. A los dos días, muchas más, moduladas por las dos grandes acampadas, a su vez, exóticas y mastodónticas. En el topos de las banderas, carecían de banderas. Estaban organizadas. 

Con una organización funcional, impecable. Con metodologías propias de aquella generación y, tal vez, con metodología científica. Aquellos chicos y chicas, en fin, no eran de letras. Provenían de las ciencias sociales y duras. Sabían lo que era trabajar en grupo, sin verticalidad, en torno a una hipótesis. La cosa fue tan descomunal que fue sobrepasada. Desbordada. Tanto que los activistas/el activismo inicial cambió, tal vez definitivamente, y dejó de parecerse a lo que había sido tan sólo unos días antes. 

"Un activista era, antes, un miembro de una suerte de tribu urbana, después pasó a ser uno más, otra cosa", dice el periodista Hibai Arbide, en una frase que dibuja ese cambio producido, incluso, en los promotores de ese cambio. 

Nacía una lógica nueva, una agenda nueva, una ampliación de límites sin precedentes recientes, y con unos mecanismos, sencillamente, únicos: descentralizados, capaces de superar ideologías y caracteres contrapuestos y efectivos. La iniciativa no era de ningún grupo o tendencia, sino de, precisamente, quien emitía más iniciativa.

Aquella agenda democrática, sencillamente, envió al garete al Régimen y a sus medios, que durante décadas habían detentado el monopolio de señalar lo que era democracia y lo que era violencia.  (...)"        (Guillem Martínez, CTXT, 13/05/16)

"(...) Bajo la perspectiva “elitista”, las crisis más angustiantes son las políticas, precisamente porque es el nivel del poder explícito de una sociedad lo que se ve cuestionado. Este es el gran logro del 15M. 

El movimiento de las plazas convirtió una crisis económica, que se vivía en la congoja que produce la vida propia cuando se despeña (paro, deudas, desahucios, emigración, retorno al país de origen), en una crisis política. El silencio se había vuelto grito de masas, esto es, en una crisis devuelta a las élites.

 De una forma quizás ilusoria, en el 15M decíamos “el miedo ha cambiado de bando”. Pero por desproporcionado que parezca había algo de real en todo aquello. Durante un año y medio, pareció que todo era posible: desde el abismarse de un Estado que superaba el umbral de los 600 puntos en la prima de riesgo hasta la posibilidad de darle la vuelta a ese mismo Estado a través de una asamblea constituyente ciudadana.

Después vino el impasse, el agotamiento tras 18 o 20 meses de actividad frenética. En Europa se dio orden de rebajar la tensión, el BCE compró deuda pública y controló la presión de los mercados. La troika había visto las orejas al lobo griego y no quería un contagio a España e Italia. 

Para algunos pareció claro que era el tiempo de probar otra cosa, incluso de asumir el reto que se lanzó contra el 15M: “Si no nos queréis a nosotros, montad un partido”. Y así hicimos: no sólo se organizó uno grande (Podemos), sino una miríada de ellos, las candidaturas municipalistas.

Nos sorprendió que fuera tan fácil llegar a las instituciones. Seguramente la razón estaba en la orden de retirada de las élites, que primero fue en desbandada y luego más ordenada. Lo cierto es que si al primer PSOE le costó 31 años conseguir un asiento en Cortes, a nuestra generación le llevó unos meses tener 69, amén de centenares de diputados autonómicos, alcaldes y concejales. Hemos visto nacer una nueva clase política.
La cuestión es: ¿y ahora qué nos inventamos? (...)"                   (Emmanuel Rodríguez, Isidro López, CTXT, 14/05/16)

"Los días siguientes al 15 de mayo de 2011 viví algunos de los momentos más felices de mi vida. Sin embargo, o tal vez por eso, este aniversario me da mucha pereza.

 Me temo --ojalá me equivoque-- que las tres interpretaciones que más se repetirán estos días son las siguientes. El cargo político: “El 15M empezamos algo en las plazas pero luego maduramos y nos dimos cuenta de que había que hacer política en mayúsculas, por eso ahora soy diputado”.

 El guardián de las esencias: “El 15M fue, ante todo, el ‘No nos representan’ y ahora hay partidos que traicionan su espíritu”. Y el nostálgico: “El 15M fue mágico, nunca se repetirá algo así; ya nada es como antes”. No sé cuál de las tres me da más pereza.

Pero vamos al grano. Me pide CTXT que escriba sobre qué ha pasado desde el 15 de mayo de 2011 y empiezo por lo que no ha pasado. Gracias al movimiento de las plazas, en el Estado español no han emergido movimientos de extrema derecha, al contrario de lo que ha sucedido en casi toda Europa.

La descomposición de la clase media y la crisis política han sido utilizadas por partidos oportunistas, como el Frente Nacional en Francia, para presentarse como el adalid del antiausteritarismo euroescéptico.

 PEGIDA (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente) ha creado el caldo de cultivo para que, desde enero de 2015, en Alemania se produzca un ataque al día de media contra centros de refugiados.

 En Grecia, a pesar de la lección de dignidad y solidaridad que está dando el pueblo griego con los refugiados, Amanecer Dorado sigue siendo la tercera fuerza parlamentaria. Hungría, Eslovaquia, Suecia, Holanda… Los fachas se sienten fuertes en la medida en que los gobiernos --también los liderados por socialdemócratas y liberales-- asumen sus tesis y refuerzan las fronteras.

En el Estado español no ha sido así porque el 15M supo identificar a los culpables, que no son los migrantes: no somos mercancías en manos de políticos y banqueros. La PAH constituye uno de los ejemplos antirracistas más exitosos de las últimas décadas al crear alianzas entre migrantes y autóctonas y señalar al enemigo común, la banca.

No es casualidad que entre las voluntarias en Lesbos o Idomeni se oiga más castellano o català que ninguna otra lengua, con excepción de griego. Es consecuencia del 15M. (...)"              (Hibai Arbide Aza, CTXT, 15/05/16)

Solo hay una salida: una expansión cuantitativa dirigida directamente a aliviar la deuda de familias, no de la banca sistémica

"(...) Nos encontramos ante el final de un ciclo, al borde de un nuevo colapso económico global cuyo epicentro, como hemos detallado hasta la saciedad, se localiza en un sistema financiero quebrado, a punto de colapsar.

 Bajo una “financiarización” sin límites de la economía, la ortodoxia económica propuso para salir de la crisis una combinación de política fiscal restrictiva, política monetaria expansiva, y deflación salarial, absolutamente inadecuada, perversa, errónea. (...)

Se puede afirmar sin tapujos que sus recetas económicas han fracasado. Como corolario, no paran de revisar de manera continuada y adaptativa sus previsiones económicas a la baja. El inconveniente es que sus políticas afectan a la gente, tienen consecuencias en nuestras vidas, no son neutras. Y en el trasfondo, las enormes ayudas, subsidios, encubrimientos y protecciones a la banca sistémica mundial.

 El problema subyacente es la falta de demanda agregada global, fruto de sus políticas: deflación salarial, inflación de activos, endeudamiento global, ausencia de inversión productiva, desigualdades, insolvencia del sistema bancario, caída de la productividad. No han dado una. 

Pero como respuesta, erre que erre, el Banco Central Europeo (BCE) ha intensificado su estímulo monetario, al igual que el Banco de Japón. Incluso los Bancos Centrales de Suecia y Suiza han fijado tipos de interés negativos.

 ¿De verdad no se han dado cuenta que el multiplicador monetario no ha funcionado, al estar en trampa de la liquidez? (...)

La política de tipos cero, la expansión de balances, solo generan burbujas y desigualdad. Lo mismo sucederá con los tipos de interés negativos. Desde el lado de la política monetaria solo hay una salida: una expansión cuantitativa dirigida directamente a aliviar la deuda de familias, no de la banca, de manera que permita mantener un nivel de gasto razonable.

El error de proteger a la banca sistémica

Lo que los Bancos Centrales deberían haber hecho, y aún a fecha de hoy deberían estar haciendo, era, y es, centrarse en un correcto mecanismo de transmisión de la política monetaria a través del flujo o canal crediticio. Para ello los Bancos Centrales deberían haber restaurado la capacidad y disposición de los bancos locales para prestar a las pequeñas y medianas empresas.

 Sin embargo, en el mundo entero, la autoridad monetaria sólo se centró en rescatar y proteger a la banca sistémica, cuya excesiva asunción de riesgos y prácticas abusivas causaron la crisis de 2008. Por contra, dejaron a su suerte a un inmenso número de pequeños bancos que sí que estaban preocupados por la restauración de la inversión, el empleo y el crecimiento. Y lo que han generado son auténticas armas de destrucción masiva. (...)

En su informe What’s Wrong with Banking and What to Do About It  Admati analizaba por qué el sistema bancario es demasiado frágil e ineficiente, y proponía diversas líneas de actuación.

 Permítanme, sin embargo, comentar hoy brevemente un artículo muy reciente de Aristóbulo de Juan Los Problemas de la Unión Bancaria publicado en el diario El País. Se trata de un artículo minucioso, excelente, a cuya lectura me remito, pero del cual se extraen aspectos tangentes y complementarios al análisis de Anat Admati. (...)

El otrora Director General de Banco de España y persona clave en el diseño del rescate bancario español de la década de los 80, señala en el artículo aspectos muy jugosos sobre la Unión Bancaria en la Unión Europea (...)

Por un lado, “no se refuerza la vigilancia de la pérdida de valor de los activos, verdadera causa de la insolvencia y de las crisis bancarias”,… “e incluso las exigencias regulatorias de capital validan componentes de escasa calidad y conceptualmente muy discutibles, por ser onerosos o exigibles o por carecer de sustancia económica o de liquidez -activos fiscales diferidos y ciertos títulos híbridos-“.

 Por otro lado, “las inspecciones dirigidas por el Mecanismo Único de Supervisión evitan que se cuantifiquen los ajustes, reduciendo al mínimo la duración de las inspecciones”,… “abandonando incluso un mecanismo clave para una buena supervisión, la revisión de los expedientes de crédito de cara a detectar la capacidad de pago del deudor”. 

Estos diagnósticos defectuosos supondrán, respecto al mecanismo de resolución, “retrasar, obstaculizar e incluso impedir el tratamiento pronto y eficaz de la insolvencia”. Impactante, ¿verdad?

En definitiva, termina rematando Aristóbulo de Juan, “un diagnóstico y un tratamiento tardío o equivocado de la insolvencia encarecería fuertemente las soluciones, que serían sufragadas por los propios sistemas financieros y el “bail-in” de los acreedores… sin excluir incluso a los contribuyentes”. 

En resumidas cuentas, los Bancos Centrales vuelven a proteger a la banca sistémica frente al interés general de la ciudadanía. ¿Para esto querían algunos la independencia de los Bancos Centrales? ¿Para cuándo una auditoría del BCE?"                (Juan Laborda, Vox Populi, 20/04/16)

La UE pagó 335.347 millones por intereses de la deuda pública, en 2015... cuando si el BCE financiara directamente a los gobiernos, los intereses serían del 0%

"La oficina de estadística europea, Eurostat, acaba de publicar los datos oficiales de las finanzas gubernamentales de 2015 que, como en años anteriores, pueden servir para mostrar lo que hay oculto detrás de la cifra gigantesca de deuda pública que se va acumulando en Europa.

Según los últimos datos publicados, la deuda pública de los 28 gobiernos de la Unión Europea asciende a 12,44 billones de euros (lo que supone el 85,2% de su PIB) y la de los 19 de la Eurozona suma 9,44 billones (el 90% del PIB).

Entre los diferentes países destacan la deuda pública de Italia que es de 2,17 billones de euros (132,7% PIB), la de Alemania (2,15 billones de euros, 71,2% PIB), la de Francia (2,09 billones, 96% PIB), y la de España (1,07 billones, 99,2% PIB) y, fuera del euro, la del Reino Unido (2,26 billones, 89,2% PIB).

Estas cifras abultadísimas son las que se utilizan para mostrar que se está alcanzando un nivel insostenible de deuda pública que obliga a hacer recortes que se aplican sobre todo en gastos sociales de la mano de las mal llamadas políticas de austeridad. 

Unas políticas justificadas por la alta deuda pero que, como es lógico que ocurra al reducir el dinamismo de las economías, lo que han hecho es que haya más deuda pública ahora que cuando comenzaron a aplicarse. Concretamente, en 2015 había 5 billones más de deuda pública que en 2007 y 2,4 billones más que en 2010.(...) 

Los 28 estados de la Unión pagaron en 2015 en su conjunto 335.347 millones de euros en concepto de intereses y los 19 de la Eurozona 250.775 millones. Desde 1995 a finales de 2015 entre todos los países de la Unión Europea han pagado 7,18 billones de euros en intereses y los 19 de la Eurozona 5,7 billones de euros.

 Eso significa que por cada 100 euros de deuda publica acumulada en el conjunto de la UE (28) hasta finales de 2015 más de la mitad, exactamente 57,6 euros, corresponden a intereses. Y en la Eurozona, esa proporción es de 60,5 euros de intereses por cada 100 de deuda pública en 2015. Los diferentes países se mueven más o menos en esa mismas magnitudes como se puede ver en el cuadro que se acompaña.

 En Italia, el 76,2% de la deuda actual se debe a intereses y éstos representan el 150,2% del incremento que tuvo su deuda pública entre 1995 y 2015. En España, el pago de intereses representa el 44,4% de nuestra deuda pública total a finales de 2015, y desde 1995 a 2015 hemos pagado intereses que representan el 61,37% del incremento de deuda pública entre esos años. 

La situación se podría calificar simplemente como surrealista, como un completo absurdo si no fuera porque en realidad hay una razón poderosa que explican su por qué: llenar sin límite el bolsillo de los banqueros. Digo que engordar la deuda pública a base de pagar intereses es absurdo porque los gobiernos podrían financiarse lo mismo que el Banco Central Europeo financia a los bancos privados, prácticamente sin coste alguno, al 0%.

En el cuadro se puede ver que la deuda que tendrían los gobiernos si se actuara así sería mucho menor que la que hasta ahora se ha acumulado. En España, si no hubiera que pagar intereses, nuestra deuda pública no sería del 99,1% del PIB de finales de 2015 sino del 55%. En el conjunto de la Eurozona en lugar del 89,9% del PIB sería del 35,5% y exactamente ocurriría en el resto de los países.

Pagar toda esta ingente cantidad de dinero a los bancos privados es innecesario y completamente absurdo porque, en contra de lo que la gente cree por culpa de las mentiras de muchos economistas y políticos, los bancos no tienen que renunciar a nada para financiar a los gobiernos ni han de disponer previamente el dinero para prestárselo: simplemente lo crean de la nada, lo mismo que hacen cuando prestan a empresas o individuos particulares, y para colmo manipulando a sus anchas, junto a los fondos de inversión, los tipos de interés a los que financian

 (Una explicación más detallada de cómo crean el dinero los bancos en Los intereses de los préstamos bancarios: ¿qué justificación tienen y por qué no deberíamos pagarlos?)

Precisamente porque el dinero con el que los bancos centrales financian a bancos privados o a los gobiernos viene de la nada es por lo que puede prestarse (como ahora hacen muchos bancos centrales) prácticamente sin interés (...) 

Hay que acabar cuanto antes con el sistema (llamado de reserva fraccionaria) que permite a los bancos crear dinero de la nada produciendo burbujas y sobreendeudamiento constantes, y hay que disponer de bancos centrales que financien a los gobiernos con buen criterio y garantizando el buen funcionamiento de las economía y el uso razonable de los gastos del estado."            (Juan Torres López, 30/04/16)

Los grandes avances tecnológicos se han producido allá donde los salarios eran comparativamente más altos

"Lo ha vuelto a hacer. El servicio de estudios del BBVA no contento con el exotérico informe de 2014 ¿Puede la moderación salarial reducir los desequilibrios económicos?, entra en precampaña electoral con un nuevo estudio espurio titulado Hacia un mercado de trabajo más eficiente y equitativo. 

Las recetas, las de siempre, enésima desprotección del factor trabajo -se trata de reducir ahora las prestaciones por desempleo-; contrato indefinido con indemnización creciente, similar a la del contrato único; y reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social financiadas con aumento del IVA. Se pretende, en definitiva, abaratar aún más el factor trabajo  (...)

Estas propuestas parten de un profundo error de diagnóstico. No han entendido absolutamente nada de qué va la actual crisis sistémica. No han echado ojeada alguna a los distintos estudios académicos sobre la financiarización de la economía y sus consecuencias. No interiorizan aún que el factor productivo sobrevalorado es el capital, especialmente en el sector financiero, y no el factor trabajo. 

Si analizaran la rentabilidad de las empresas no financieras patrias, verían que el problema se encuentra en el excesivo endeudamiento alrededor de actividades financieras cuyo retorno es bajísimo. Como entidad financiera, el BBVA haría bien de preocuparse de lo suyo, de su actividad, de garantizar que se encuentra bien capitalizada, solo por si vinieran mal dadas.  (...)

El estudio de BBVA asume algo que no es cierto: la fiscalidad del trabajo en España es muy alta y hay que reducirla sustancialmente. En los países europeos el coste laboral para la empresa es la suma del salario bruto del trabajador más las cotizaciones adicionales a la Seguridad Social por parte del empresario. 

Los trabajadores deben también cotizar a la Seguridad Social y pagar sus impuestos sobre sus ingresos del trabajo. Se produce así una diferencia entre lo que le cuesta un trabajador a la empresa de lo que éste recibe como salario neto. Esta diferencia se denomina “cuña fiscal” y constituye una buena aproximación de los impuestos que se cargan al trabajo.

 La Unión Europea en el documento Tax Reforms in EU Members states 2015, calcula las cuñas fiscales en los diferentes países de la Unión Europea. La cuña fiscal española está en la media. Por lo tanto, la afirmación de que la fiscalidad del trabajo en España es de las más altas de Europa es falsa.   (...)

En realidad, hace falta exactamente lo contrario a lo que pretende el análisis del servicio de estudios del BBVA. Es necesario revertir la pérdida de participación del factor trabajo en la renta nacional, a la vez que se debe disminuir la participación de todos aquellos rentistas que han vivido a costa de trabajadores y productores. La verdad universal es que un bajo nivel salarial no significa un bajo coste de producción.

 Todo lo contrario. En líneas generales aquellos países donde los salarios son más altos producen con mayores economías de escala, asociadas a una mayor formación, mayor ingenio, mayor habilidad. Los grandes avances tecnológicos se han producido allá donde los salarios eran comparativamente más altos. Y la eficacia del trabajo es mayor donde los trabajadores viven mejor, tienen más descanso, y reciben salarios más altos."                     (Juan Laborda, Vox populi, 07/05/16)

Qué es la deflación y qué consecuencias económicas genera


"Para entender qué es la deflación y qué consecuencias económicas genera vamos a emplear un gráfico que muestra la evolución de los precios en España y el conjunto de los 19 de países de la Zona euro con datos procedentes del deflactor implícito del PIB extraídos de la página web de Eurostat.

Y para ello vamos a aclarar con anterioridad que si la inflación es el aumento generalizado de los precios de un periodo de referencia a otro -en nuestro caso, el año natural-, la deflación no es otra cosa sino el fenómeno contrario, esto es, la contracción de los precios de un año a otro.

Por lo tanto, si analizamos detenidamente el gráfico inicial, podemos observar que entre los años 2010 y 2015, en España se produjo una situación de deflación, pues el nivel general de sus precios reprodujo una trayectoria en términos generales descendente; un 1,6% en 2010, 0% en 2011, -0,2% en 2012, etc… a diferencia de lo ocurrido en la Zona euro, donde allí sí aumentaron los precios año tras año sin excepción.

Hasta aquí hemos caracterizado qué es la deflación y en qué momentos concretos ha podido producirse en algunos países del contexto europeo.

Ahora vamos a centrarnos en las consecuencias económicas que la deflación genera y para ello vamos a suponer que la única producción económica de un determinado país son vehículos, automóviles.

Imaginemos que todos los años España produce un mismo número de automóviles, por ejemplo, 5.000. Y supongamos también que el precio de cada uno de ellos asciende a 10.000 euros, siendo por consiguiente el valor económico de la producción española, esto es, su PIB, 50 millones de euros cada año mientras ni la producción ni los precios experimentan ningún tipo de variación.

Pero si el precio unitario de los automóviles descendiese de manera generalizada un 2% durante tres años seguidos, es decir si se produjese un contexto de deflación, como consecuencia de ello el precio de cada vehículo descendería hasta los 9.200 euros aproximadamente y el valor del PIB habría descendido asimismo hasta los 46 millones de euros.

Véase, por lo tanto, que aunque el PIB no se hubiese contraído en términos reales -cantidades producidas-, en términos nominales, es decir, a “precios corrientes” o “de mercado” sí lo habría hecho (para entender las diferencias entre variables reales y nominales ver este post), y ni un aumento de la producción de un 4%, por poner un ejemplo, hasta las 5.200 unidades, permitiría alcanzar de nuevo un PIB nominal de 50 millones de euros.

Vamos a terminar explicando al hilo de esta observación una última e importante consecuencia económica generada por la deflación. Imaginemos que para producir las 5.000 unidades iniciales de vehículos anuales que antes comentábamos fuese necesario emitir deuda pública por valor del 60% del PIB.


Dado que inicialmente el PIB se cuantificaba en 50 millones de euros, el volumen de deuda pública emitido habría ascendido a 30 millones de euros en términos absolutos, permaneciendo esta cifra constante mientras no se amortizara ni total ni parcialmente la deuda y con independencia de que existiera o no deflación o inflación.

Sin embargo, el PIB nominal sí que puede experimentar variación cuando se produce una alteración de los precios, de modo que en un escenario con deflación al 2% durante tres años consecutivos -siguiendo el ejemplo anterior-, el PIB descendería hasta los 46 millones de euros, lo que dificultaría sustancialmente la devolución futura de deuda, que ahora pasaría a representar el 65% -y no el 60%- del PIB nominal indicado en el ejemplo."                (El Captor, 04/05/16)

¿Sin explicaciones al descenso de la productividad en todo el mundo? Los bajos salarios desincentivan la inversión... con la vuelta del estado de bienestar, volvería a crecer

"Economía digital, robots, innovaciones colaborativas, despliegue de tecnologías disruptivas en numerosos campos sociales. Y entonces, ¿por qué desde mediados de los años 70 los incrementos de la productividad del trabajo son cada vez menores? 

¿Por qué, países de perfiles tan diferentes como EEUU, Japón, Alemania, México o Turquía convergen hacia crecimientos anuales de productividad cercanos al 1%, seis veces menores que los conocidos en los años 60?

 Es la primera duda que le surge a The Economist cuando aborda esta cuestión. El problema no es real, solo es de medición, dicen algunos. El progreso tecnológico en la economía de los intangibles aumenta la productividad en espacios y formas que los organismos de estadística no son capaces de detectar: entornos wiki, servicios colaborativos, intangibles financieros…representan nuevos servicios con valores de uso reconocidos por el gran publico, como las redes sociales, que, sin embargo, no son fácilmente monetizables, es decir, no encuentran su valor de cambio.  (...)

Pero no podrían justificar una desaceleración tan persistente en el tiempo, tan general en países muy diferentes y tan pronunciada. Ni explica por qué comparten el mismo fenómeno EEUU con naciones industriales especialmente competitivas en bienes industriales de alto valor, como Alemania, o países emergentes como Turquía o México que, por no estar en la frontera de los últimos avances, les debería bastar con replicar tecnologías ya contrastadas para aumentar su productividad. 

Por otro lado, las estadísticas sí han detectado las mejoras en productividad producidas en Japón (entre 1985 y 1995, coincidiendo con el desarrollo informático) o en Alemania en la década de los 90, coincidiendo con la unificación, o en EEUU, entre 1995 y 2005, coincidiendo con el inicio de las punto com.  (...)

Innovaciones limitadas, oligopolios tecnológicos y financiarización de la economía, otras causas. 

(...) solo unas pocas empresas conocidas por todos, las Google, Amazon y compañía, concentran la mayoría de la actividad en el sector privado mientras que un gran número de nuevas startup no consiguen hacerse grandes. 

Con ello, apuntan Jorge Guzmán y Scott Stern, del MIT, que la creación de grandes oligopolios tecnológicos puede estar frenando la competencia y empezar ya a ser un factor retardatario. Y añaden un nuevo dato: las grandes tecnológicas están empezando a aumentar su propensión a depositar sus ganancias en los mercados financieros antes que reinvertir de nuevo en el negocio tecnológico.

 Si fuera así, la economía productiva no estaría alimentándose adecuadamente con nuevas inversiones que potenciaran cambios en la productividad. 

Los bajos salarios alimentan la baja productividad 

Algunos otros economistas se centran en la relación bidireccional viciosa entre baja productividad y bajos salarios. Si los bajos salarios se justifican porque hay baja productividad también ocurre lo contrario: que la precariedad del trabajo desincentiva para invertir en nuevas máquinas que los reemplacen.

 Las inversiones en cajeros automáticos en supermercados son menos atractivos cuando hay un excedente de desempleados disponibles con sueldos precarios. ¿Para qué invertir en nuevos sistemas si obligando a trabajar más horas o reduciendo el salario hora aumento los beneficios?  (...)

João Paulo Pessoa y John Van Reenen de la Escuela de Economía de Londres, argumentan en el mismo sentido para explicar los rasgos de la recuperación del empleo con baja productividad en Gran Bretaña y EEUU en los últimos años.

Economía colaborativa y otras innovaciones para la subsistencia. 

No es solo que los bajos salarios desincentivan por el lado de la oferta la sustitución de hombres por máquinas sino que también debilitan la demanda de consumo. Y en la medida que ésta no puede ser alimentada con créditos, porque lo impide el exceso de endeudamiento global, las empresas deben ajustar su producción agregada a un futuro caracterizado por la demanda decreciente.

En ese contexto, el espacio de la productividad queda limitado a cómo producir lo mismo (o menos) con mucho menos recursos. Y no a producir más con la misma gente. Lo que explica que buena parte de las innovaciones están volcadas en soluciones adaptadas a una economía de la precariedad, típica del capitalismo que condena a la subsistencia a amplias capas sociales. 

Sin ir más lejos, la llamada economía colaborativa vuelca su principal campo de innovación en aportar ingresos supletorios para llegar a fin de mes a esos colectivos marginados mediante soluciones que resuelven, con la máxima eficiencia, el cómo compartir sus activos (coches, casas, equipos) infrautilizados. 

De modo que tanto la oferta como la demanda de esos servicios se nutre de aquellos que están por debajo del salario medio, como señala James Parrott, del Instituto de Política Fiscal de Nueva York.

 Con ello se estrecha el campo económico para la innovación y se frenan los incrementos de productividad asociados a la satisfacción de aquellas nuevas demandas, cada vez más sofisticadas, que acompañarían al incremento del nivel de vida de la gente. 

Sin duda esa situación fue el que favoreció la explosión extraordinaria de la productividad hasta los años 80 del siglo pasado, justo durante el desarrollo del Estado de Bienestar. Una realidad que cuesta trabajo reconocer."                 (Ignacio Muro Benayas, Economía frente a la crisis, 18/04/16)

23.5.16

Podemos arrasa en los sondeos del PP: Roza el 40 por ciento de voto directo

"Hace tres semanas estaban en caída libre y ahora se preparan para darle el ‘sorpasso’ al PSOE. E incluso para algo más. En la sala de máquinas de la sede del Partido Popular no aciertan a comprender qué está pasando. 

La “fusión por absorción” de Izquierda Unida no justifica esta espectacular escalada demoscópica del bloque de la izquierda extrema. Una remontada inusual: demasiado rápida, demasiado vertical. Quizás también, efímera.

Las últimas encuestas de precampaña avanzan unos resultados sorprendentes, comentan estas fuentes. Podemos e IU, es decir, la coalición Unidos Podemos, se sitúa incluso en cabeza ya que recoge entre un 35 y un 40 por ciento en la intención directa de voto, un dato estruendoso aunque sumamente relativo.

 A la hora de la verdad, y una vez que el resultado del sondeo pasa por la 'cocina', las cifras se templan y ofrecen un cuadro diferente, siempre con victoria del PP.

 El dato persistente es el del segundo puesto para Podemos, además en permanente crecimiento. El último barómetro del CIS antes de las europeas del 2014 arrojaba un 14 por ciento de voto directo al PP (consiguió finalmente un 24) en tanto que Podemos tan sólo recibía el 0’8 (y logró el 8,1). 

Esta horquilla entre el 35 y el 40 por ciento del partido de Iglesias que manejan ahora en el PP se quedaría en la mitad, una vez pasada por el tamiz de los instrumentos de corrección. La tendencia, no obstante, es de crecimiento de la fuerza de izquierda radical así como un estruendoso declinar del PSOE. (...)"         (José A. Vara, Vox Populi, 21/05/16)

Un año de gestión de los municipios del cambio... fin de desahucios, control del gasto, amortización de deuda, parque de viviendas municipal,

"Ni quemaron iglesias, ni hundieron la economía. Ha pasado un año desde que los partidos ‘novatos’ y las plataformas ciudadanas más o menos heterodoxas tomaron el poder en los ayuntamientos de Barcelona, Cádiz, Coruña, Madrid, Pamplona, Santiago de Compostela, València y Zaragoza

Se quebró la hegemonía del PP y el PSOE, también se hundió CiU en la capital catalana y UPN en la navarra. Y en 2015, además, cayeron dos tótems populares como Rita Barberá (València) y Teófila Martínez (Cádiz). (...)

 De esas urbes que hoy se reivindican a sí mismas como “ciudades libres de desahucios”, centradas en atajar las desigualdades sociales, hablan con Público sus dirigentes y hacen balance de un primer año de gestión en el que, más que asaltar los cielos, aterrizaron en el día a día de la gestión municipal. 

Aquí hablan también de la soledad del gobernante, porque casi todos alcanzaron la alcaldía siendo segunda fuerza o con mayoría muy justa y deben llegar a acuerdos continuamente con la oposición que, dicen, no les pasa “ni una”. (...)

Pamplona contra la pobreza y las agresiones sexistas en Sanfermines

Después cuatro legislaturas de UPN, Joseba Asiron es el primer alcalde abertzale de la historia de Pamplona y se muestra satisfecho de haber impulsado el Foro contra la pobreza, “a resultas del cual no se ha producido ningún desahucio en la ciudad” y se está rehabilitando el parque de vivienda municipal, “que encontramos en abandono absoluto”, para el alquiler social.

 Las rehabilitaciones, señala Asiron, las llevarán a cabo las pymes, para evitar que “como hasta ahora” las grandes empresas se hagan con las obras, algo que “facilitaba las puertas giratorias”.

Asiron admite que ha sido un año duro, porque “tras 16 años de gobierno ininterrumpido de la derecha, las expectativas eran muy altas”. De entre los momentos más difíciles, señala el de la exposición del artista Abel Azcona, en la que incluyó hostias consagradas, “y un sector la consideró sacrílega”.

 “Llegamos a un acuerdo con el autor para que no se hiciera y otra parte de la población visualizó aquello como que se coartaba la libertad de expresión, pero creo que el Ayuntamiento estuvo en su sitio, intentando conjugar sensibilidades”, rememora el regidor.

El reto inmediato para el alcalde de EH-Bildu, dice sin dudar, son los Sanfermines. “Todos los resortes de la ciudad se tensan un 110%; la población se multiplica por cinco esos días y es un reto a todos los niveles: programación cultural, ocio, seguridad, sanidad…”, pero sobre todo, indica, “hay que acabar con las agresiones sexistas”. 

El año pasado, cuando llevaba días en el cargo, señala que se consiguieron reducir algo, aunque su determinación es “terminar con la idea de que en Pamplona en San Fermín todo vale”. “Queremos que el 50% de la población que son las mujeres puedan salir a la calle sin pagar ese impuesto añadido de inseguridad y de estar siempre sometidas a una amenaza invisible”, insiste.

Zaragoza pide frenar la “asfixia” económica de los ayuntamientos

También Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza, destaca que en este año “no se ha producido ningún desahucio sin alternativa habitacional, en aquellos casos en los que los servicios municipales han tenido constancia”.

 Crearon la oficina municipal de Vivienda, que trabaja en un programa de captación de pisos vacíos “para ponerlos a disposición de un parque público de vivienda social” y se ha aumentado la partida social del presupuesto en un 15%.

Y eso, dice, a pesar de la “asfixia” con la que se encontraron al llegar al consistorio, “con una deuda oculta que afloró tras la auditoría que realizamos el primer mes de 110 millones”, más la ya contabilizada de 814 millones. 

No obstante, señala que en este primer año, se han amortizado 52 millones de deuda.
Santisteve se queja de la falta de financiación de los Ayuntamientos y pide una Ley de Capitalidad que dé salida a esta situación y una reforma constitucional que “blinde, por un lado, los derechos sociales y, por otro, un sistema de financiación justa de los ayuntamientos”.

La puesta en marcha de unos presupuestos más participativos, con una partida de 5 millones de euros que podrán decidir los vecinos, es uno de los retos que se marcan para el próximo año.

Valencia: rehabilitación, burocracia y movilidad sostenible

En Valencia, con una oposición en KO técnico por imputación (PP: nueve de sus diez concejales imputados) o más novata (Ciudadanos) que el propio gobierno, el veterano Joan Ribó, de Compromís, ha tenido un año más o menos plácido y proclama que con su llegada “por fin la ciudadanía ve qué ocurre dentro del Ayuntamiento”.

 Atiende a vecinos y organizaciones semanalmente, al igual que sus concejales, tiene un registro público de los regalos que recibe y –además de ir en bicicleta- se le ve patear la calle, hablar con quien le pare y contestar a los periodistas. Pudiera parecer normal, pero no lo era en tiempos de la exalcaldesa Barberá, asidua al coche oficial y alérgica a dar explicaciones.

En lo económico, Ribó heredó de Barberá una deuda de 736 millones de euros. La deuda viva actual del Ayuntamiento asciende a 721 millones y espera cerrar el primer trimestre de 2016 en 714 millones. 

El alcalde, que comparte gobierno con el PSPV y València en Comú, insiste en que su gestión se ha basado “en la dinamización de la economía local” y en un plan de movilidad sostenible “amable con el peatón y la bici, además del refuerzo del transporte público”.

No obstante, kilómetros de carril bici, parques, infraestructuras y grandes proyectos urbanísticos como el plan de rehabilitación del barrio del Cabanyal –que fue una de sus promesas estrella, después del intento de expolio de la barriada por parte de Barberá- duermen todavía en los cajones lastrados por la burocracia, ante la desesperación de muchos residentes que esperaban ver resultados inmediatos. 

Al propio Ribó le frustra ese bloqueo y es aquí donde hace autocrítica, lamentando “lo poco ágil que es a veces la administración”, algo que espera cambiar mediante “el plan de modernización” que está llevando a cabo su equipo.

Cádiz, con la “extrema derecha” en frente

Primar el gasto en servicios sociales y acometer una rebaja de la deuda municipal en algo más de diez millones de euros, que se ha conseguido, “entre otras cosas, con la reducción en más del 70% del gasto en publicidad y autobombo”, ha sido clave en Cádiz, según explican fuentes del equipo de gobierno.

El protocolo y la oficina antidesahucios, con las que se han evitado más de 130 lanzamientos en el último año, el Plan de continuidad Alimentaria infantil o la aprobación de la ordenanza de alquiler justo a través de la que el Ayuntamiento media entre propietarios de vivienda vacía y posibles inquilinos son las medidas de las que el equipo del podemita José María González,'Kichi', se siente más orgulloso.

La mayor dificultad la encontraron a la hora de aprobar los presupuestos. “Tenemos enfrente a un PP de extrema derecha, absolutamente furibundo y un PSOE muy derechizado”, evalúan, porque, a pesar de que ese mismo PSOE es el que facilitó la alcaldía a ‘Kichi’, los presupuestos los aprobaron en solitario ante lo que consideran un cambio de rumbo de los socialistas en su “pinza” con el PP.

Madrid y el problema de los fondos buitres

La mayor emoción y frustración para el equipo de Manuela Carmena ha venido de dos palabras que siguen planeando sobre las cabezas del gobierno de la ciudad: fondos buitre. “El día más emocionante de este último año fue en julio, cuando paralizábamos la venta de 2.086 viviendas a fondos buitre”, señalan fuentes municipales. 

En la otra cara de la moneda queda la impotencia por no haber podido revertir la venta de los 1.800 pisos que Ana Botella realizó antes de que Ahora Madrid llegase a la alcaldía. “No hemos sido capaces de encontrar la fórmula, pero seguimos en ello”, explican aduciendo que están condicionados por muchos contratos “blindados”, entre los que también están los de alquiler de edificios que albergan servicios municipales. “Por el de la concejalía de Economía pagamos 18.000 euros al día; al día –subraya, no me estoy equivocando”.

Otro tanto a su favor, dicen las mismas fuentes, es que Madrid está “mucho más limpia” porque la alcaldesa se ha implicado personalmente para que las empresas ligadas a los “muy lesivos” contratos integrales paralicen sus ERTES y, con lo cual, “hay más gente limpiando en la calle”.

En el futuro, apuntan que el objetivo es eliminar la desigualdad desde dos ejes: trabajar con los colectivos más vulnerables y en el reequilibrio territorial. “La esperanza de vida en Madrid es distinta en uno y otro barrio, y eso no puede pasar; no nos conformamos”, apuntan asumiendo que “para lo bueno y para lo malo”, han sido el centro de atención de forma desmesurada en muchas ocasiones, como en el caso del traje de los Reyes Magos, que abrió informativos a nivel nacional, algo que fue –a su juicio- “a todas luces irracional”.

Barcelona, plan de barrios y código ético pionero

Para Barcelona en Comú, el año ha girado sobre dos ejes; las medidas de emergencia para combatir la exclusión social y el paquete referente a la “ética y práctica política”, con la puesta en marcha de la Oficina de la transparencia y el código ético pionero que ahora está en fase de discusión con el resto de grupos políticos, explica la portavoz Susanna Segovia.

El equipo de Ada Colau ha dedicado 100 millones de modificación presupuestaria del 2015 a lo que denominan “los problemas de la gente” en situación de vulnerabilidad y pobreza y a la implementación de la ILP 24/2015, que prevé mecanismos para garantizar el acceso de las personas a la vivienda y combatir la pobreza energética.

 Como la Madrid de Carmena, la Barcelona de Colau también prioriza ahora “los barrios y sectores con peores niveles de renta y con problemas de desigualdad”. Para ello acaban de aprobar el ‘Plan de barrios’, dotado con 150 millones.

No obstante, Segovia asume que lo que más les ha costado sacar adelante son los presupuestos municipales. “Tener once concejales de 41 hace que muchas de las cosas las tengamos que hacer negociando con el resto de fuerzas políticas” y eso, señala, alarga más los plazos de lo que quisieran. Más que sentirse solos, dicen en BeC que han tenido que aprender a buscar acuerdos y el consenso, “pero ése fue precisamente el mandato que nos dio la ciudadanía”, asegura Segovia.

De cara al futuro, la formación de Colau priorizará las inversiones previstas en movilidad y tiene pendiente una nueva regulación del uso público del espacio, que incluirá medidas para “racionalizar” el turismo en la ciudad y que el éxito de Barcelona en todo el mundo sea compatible con la comodidad para la gente que vive en ella.

El Código Ético y de Conducta del Ayuntamiento de Barcelona será de obligado cumplimiento para todos los cargos electos y a los directivos de las 42 empresas y entes municipales. Tendrá carácter punitivo, prohibirá puertas giratorias, viajes innecesarios y recibir regalos de más de 50 euros. Por vía interna o externa, cualquiera podrá denunciar en el “buzón ético” lo que considere una mala praxis. Un gestor también “ético” y otra comisión otra vez “ética” tramitarán estas quejas.

“Tenía que haber estado hecho desde 1998 y emana de la propia norma municipal”, explica Joan Llinares, gerente de recursos del consistorio, que explica que si se hubiera hecho antes “se hubieran evitado muchos temas desagradables”.  

No lo cita, pero seguro que piensa en el saqueo del Palau de la Música, caso que él mismo ayudó a destapar. Llinares señala que no les preocupa el hipotético abuso o mal uso del código ético por parte de oposición para poner en entredicho el trabajo del actual equipo municipal. “Al desarrollo de medidas democráticas no hay que tener miedo. Si quisiéramos restringir eso, ya no lo estaríamos haciendo bien”, valora."                 (Público, 21/05/16)