4.8.15

Ayuntamiento de Zaragoza y Gobierno aragonés evitan que 23 familias se queden sin techo

"El Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón han logrado evitar este mes que se quedaran sin techo 23 familias de la capital aragonesa sobre las que pesaba una orden de desalojo de sus viviendas. 

Diez han sido realojadas por la comunidad autónoma, seis por la empresa municipal Zaragoza Vivienda y las otras siete han podido seguir en sus casas gracias a acuerdos puntuales con las entidades financieras tras la intervención de las Administraciones.

Estas actuaciones forman parte del enfoque que los nuevos equipos de gobierno de las dos principales instituciones aragonesas (Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de la capital y el PSOE en el ejecutivo autonómico) están dando a su política de vivienda. Los responsables de esa materia, el concejal Pablo Híjar y la directora general Mayte Andreu, acordaron este miércoles poner en marcha una comisión técnica que se reunirá mensualmente para coordinar sus líneas de trabajo, especialmente en materia de desahucios y alquiler social.

Zaragoza en Común (ZeC) tiene entre sus objetivos elevar a 5.000 pisos el parque de vivienda pública del consistorio, que en la actualidad gestiona 2.500 casas de alquiler, de las que 1.600 tienen rentas sociales. La comunidad autónoma dispone de algo más de 400, aunque esa cifra aumentará cuando finalice el estudio que, según anunció Andreu, han comenzado a realizar sus técnicos.

Subrogación de hipotecas

El consistorio, explicó Híjar, está estudiando los costes de varias líneas de trabajo para incrementar ese parque de vivienda municipal, entre las que se encuentra la posibilidad de negociar con los bancos la subrogación en las hipotecas de familias deudoras de buena fe que no pueden hacer frente a los pagos. “Esas casas serían incorporadas a la bolsa pública ─señaló─, con la opción de que, si mejora su situación económica, esa familia pueda recuperarla en unos años”.

El equipo de ZeC, señaló Híjar, está analizando la viabilidad de otras propuestas como intentar negociar con los bancos la subrogación en hipotecas a precios de mercado financiero; es decir, a los valores por los que se hacen con ellas los ‘fondos buitre’ en lugar de a los que marca el mercado inmobiliario.

También pretende impulsar el establecimiento de convenios con entidades financieras para gestionar, a cambio de contraprestaciones económicas, bloques de viviendas, tal y como el anterior equipo de gobierno municipal hizo la pasada legislatura con un edificio de 30 pisos de la Caja Rural de Teruel. 

En el caso de la Sareb ─el banco malo─, el objetivo incluye tantear la posibilidad de que los acuerdos incluyan su abundante cartera de locales comerciales. “Eso abriría la posibilidad de fomentar la actividad económica en los barrios sacándolos al mercado con precios bajos”, indicó.

El Ayuntamiento de Zaragoza, que espera que el próximo Decreto de Vivienda que prepara el Gobierno de Aragón incluya la posibilidad de expropiar el uso de las casas vacías en manos de bancos e inmobiliarias, dispone, por otro lado, de suelo para edificar unos 400 pisos.

 Por otro lado, el consistorio zaragozano puso en marcha ayer la nueva Oficina Municipal de Vivienda, la cual, junto con los servicios de mediación hipotecaria y de auditoría energética para las familias, incluye una novedosa línea de trabajo centrada en la mediación en arrendamientos. 

“Creo que somos la primera administración que trabaja en temas de mediación del alquiler”, anota Híjar, que aboga por utilizar esa vía “hasta donde sea posible para evitar el desalojo. Donde no, buscaremos una solución para el realojo”.

“La oficina ─explica─ no va a estar solo dirigida a las familias con problemas para pagar el alquiler, sino también a los propietarios”. Es este sentido, apuntó que el ayuntamiento pretende implementar líneas de trabajo como asumir la gestión de las rentas y, ofrecer garantías de pago a los caseros. Los juzgados aragoneses recibieron una media de 27 demandas de desahucio cada semana el año pasado. (...)"                (Público, 29/07/2015)

El TTIP pone como prioridad aumentar los beneficios económicos, lo que entra en conflicto con la calidad de la atención médica

"En teoría, el Tratado de Libre Comercio entre los Estados Unidos y la Unión Europea intenta aumentar el comercio facilitando el libre intercambio de bienes y servicios a los dos lados del Atlántico Norte, estimulando así la actividad económica y la creación de riqueza, a lo cual se añade frecuentemente la creación de empleo, objetivo en especial relevante para España, donde la tasa de ocupación es de las más bajas y la tasa de desempleo es de las más altas de la Unión Europea. 

Presentado de esta manera, parecería un tratado necesario y que merecería el apoyo de aquellas autoridades y profesionales que trabajan en la tarea de mantener la salud y la calidad vida de la población española.

Ahora bien, considerando la experiencia habida en otros tratados de libre comercio firmados recientemente entre los Estados Unidos y otros países y continentes, hay motivos suficientes para cuestionar la credibilidad de los objetivos del tratado propuesto y para alarmar a la comunidad salubrista española. (...)

El primer indicador de que algo es sospechoso en la narrativa de este tratado que se define como de libre comercio es que muchas de las medidas que se han aplicado en este tipo de tratados tienen poco que ver con el estímulo del libre comercio. Por ejemplo, en el Tratado de Libre Comercio entre los Estados Unidos y 11 países del Océano Pacífico (Transatlantic Trade and Investment Partnership) hay un énfasis en reforzar el carácter monopolista de la industria farmacéutica, promoviendo las patentes y desalentando (e incluso dificultando) la producción y la distribución de los productos genéricos, situación que empeoraría incluso más el precio de los fármacos, limitando el ejercicio del libre mercado en el sector farmacéutico. 

La situación actual en los Estados Unidos, donde el fármaco efectivo contra la hepatitis C tiene un precio de 84.000 dólares por paciente, más de cuatrocientas veces superior al precio de un producto genérico que se produce en India, es un caso claro del peligro que tal tratado conlleva.  (...)

Como bien señalaba el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz en un artículo reciente en The New York Times, el precio de los fármacos responde a variables políticas más que económicas, y refleja la excesiva influencia que este sector económico tiene sobre los Estados. El caso español es un claro ejemplo de ello.

 Los llamados costes de producción son, en su gran mayoría, gastos de marketing y promoción, y muy poco de producción propiamente dicha. La enorme proximidad, diría yo complicidad, entre la industria farmacéutica y las agencias públicas responsables de su regulación es una clara muestra de ello.

Pero otros intereses económicos detrás del Tratado de Libre Comercio son los de la industria de servicios, incluyendo los servicios sanitarios, que han sido un área de dominio público (en cuanto a su financiación y gestión) en la mayoría de los países de la Unión Europea. Una característica del modelo estadounidense ha sido la comodificación de tales servicios, con su consecuente mercantilización. Las consecuencias de esta situación son múltiples, pero destacan: 
  1. la enorme carestía del sector sanitario (ningún otro país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos [OCDE] gasta tanto en su sector sanitario como los Estados unidos, un 16% de su producto interior bruto); 
  2. sus enormes costes administrativos, siendo el sistema estadounidense el que tiene mayor carga administrativa (que representa el 31% de todo el gasto sanitario); 
  3. su elevado coste personal, siendo la inviabilidad para pagar las facturas médicas la causa del 60% de todas las bancarrotas familiares, que alcanza su máxima expresión en que el 39% de los pacientes terminales declaran estar preocupados o muy preocupados sobre cómo ellos o sus familiares pagarán sus facturas; 
  4. su insuficiente cobertura sanitaria, proveída por los aseguramientos privados; 
  5. su alto grado de insatisfacción con el sistema de financiación y gestión de la atención sanitaria, siendo el país de la OCDE que tiene mayor grado de descontento, con un alto porcentaje de la población (32%) que desearía una renovación total del sistema.
Estos indicadores negativos han ido aumentando en la medida en que también se ha ido extendiendo la mercantilización de la sanidad, lo cual ha forzado una intervención pública, con la aprobación del programa, coloquialmente definido como Obamacare (The Patient Protection and Afordable Care Act [PPACA]). Estas reformas han corregido algunas de las situaciones más dramáticas sin resolver, sin embargo, el problema mayor, que es la insuficiente cobertura sanitaria, consecuencia de no tocar el núcleo del sistema sanitario, que es el control de la financiación y de la gestión sanitaria por parte de las compañías de aseguramiento sanitario privado, tal como podría ocurrir en España si se aprobara el Tratado de Libre Comercio entre los Estados Unidos y la Unión Europea.

 No hay duda de que el Tratado de Libre Comercio extenderá esta mercantilización de los servicios sanitarios, pues es, ni más ni menos, que el intento de expansión del modelo sanitario estadounidense a Europa, donde en la gran mayoría de los sistemas nacionales de salud la financiación y la gestión públicas tienen un protagonismo inexistente en los Estados Unidos.   (...)

Pero, además de los indicadores que he señalado, hay otros que merecen ser destacados en este análisis de las consecuencias de tal mercantilización de la sanidad: el deterioro de la calidad de la atención sanitaria. La evidencia acumulada sobre tal deterioro, intrínseco en su comercialización, es robusta y convincente. Los trabajos del fundador del movimiento de la «medicina basada en la evidencia», el Dr. Gordon Guyatt, Catedrático de Medicina de la McMaster University, de Hamilton, en Canadá, han mostrado claramente que la dinámica mercantil de poner como prioridad aumentar los beneficios económicos entra en conflicto con la calidad de la atención médica, pues las empresas mercantiles, en su intento de optimizar los beneficios de sus gestores y accionistas, hacen ahorros, como en personal y en infraestructuras, que afectan negativamente la calidad de la atención3. Es más, tales empresas mercantiles tienden a escoger los pacientes, seleccionando los más rentables a costa de los menos rentables, que se remiten al sector público.

De tal manera, esta mercantilización va inevitablemente acompañada de un deterioro del sector público –como es también obvio en Cataluña–, poniendo a este en una situación subsidiaria respecto del sector privado, polarizándose así todavía más el sector sanitario por clase social, con el 20% de la población de renta superior atendido por servicios privados gestionados por compañías de seguros privados, y el resto, el 80%, cubierto por la sanidad pública, polarización que, como también muestra la experiencia en Cataluña, desfavorece tanto a los unos como a los otros, pues el aseguramiento privado es insuficiente para cubrir todas las necesidades sanitarias, y tiene que parasitar el sistema público cuando la enfermedad es crónica o especialmente cara y costosa en su atención sanitaria."                

(Artículo publicado por Vicenç Navarro en la revista GACETA SANITARIA, junio de 2015, en www.vnavarro.org, 16/06/2015)

3.8.15

Ocho millones de personas no ganan ni 1.000 euros al mes... casi la mitad de la población activa

"Asegura el Instituto Nacional de Estadística (INE) que el salario medio en España está situado en los 22.600 euros anuales, datos que tergiversan intencionalmente la realidad laboral de nuestro país con alevosía más que manifiesta. 

Lo que hay detrás de esa “media” es la auténtica verdad que se quiere ocultar con esa cifra mágica de sueldo ficticio. Según las estadísticas combinadas correspondientes a 2013 de la Agencia Tributaria, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo en Europa (OCDE), uno de cada tres trabajadores en España cobra al mes un salario bruto con pagas extras prorrateadas de menos de 645 euros, lo que no alcanza la cantidad de 10.000 euros al año. 

Si a esta franja le sumamos las personas trabajadoras que no ganan ni mil euros mensuales, la población laboral afectada llega a los 7,8 millones de asalariados, casi la mitad de la totalidad de población activa.  (...)"               (Armando B. Ginés , Rebelión, 31/07/2015)


Europa: hacia una quita de deuda desordenada. el volumen de deuda pública sobre PIB alcanza niveles jamás vistos. La deuda española se encuentra en una senda dinámica explosiva e insostenible.

"Europa y el proyecto europeo se encuentran en un punto muerto. Por un lado, los profundos errores de política económica, donde la mayoría de los economistas aún no han entendido como interaccionan las dinámicas de deuda y el ciclo económico. La inmensa mayoría de ellos no tienen ni idea qué es una recesión de balances. 

Por otro, la utilización del Banco Central Europeo para extender el poder del bloque acreedor y mantener la hegemonía de la superclase bancaria a cambio de más sacrificios a los deudores. Incompetencia estructural y lucha de clases.

Existe suficiente evidencia para afirmar que las recomendaciones y recetas de la ortodoxia económica han fracasado.(...) 

Los índices de miseria en aquellos países intervenidos han aumentado hasta niveles insospechados; y, para colmo, el volumen de deuda pública sobre PIB alcanza niveles jamás vistos, hasta el punto de que en diversos países, entre ellos el nuestro, la deuda pública y privada se encuentra en una senda dinámica explosiva e insostenible.  (...)

Por qué después de tanta evidencia continúan recomendando las mismas recetas. Sólo caben dos respuestas, la incompetencia estructural, o el instinto de clase. En realidad hay una mezcla de las dos hipótesis, pero el empecinamiento de la implementación de políticas fracasadas hace que la balanza se decante finalmente por la segunda. Detrás de las políticas económicas de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea, y Banco Central Europeo) se encuentra la defensa de ciertos intereses de clase.

Por un lado, se defienden a unos acreedores -especialmente al sistema bancario alemán que canaliza el ahorro de los teutones- que en ningún momento han asumido su mala gestión del riesgo y que no están dispuestos a perder ni un solo euro de su bolsillo por sus errores en la asignación de activos. Por otro lado, se protege a un sistema bancario cuyos balances inflados presentan en líneas generales notorios déficits de capital.

 Son ellos, acreedores del norte y sistema bancario europeo, quienes han impuesto erróneamente las políticas de austeridad a los habitantes del sur de Europa. Cuidado, digo a los habitantes porque por otro lado se ha rescatado a los diferentes bancos nacionales con dinero público. 

Este proceso de socialización de pérdidas privadas ha disparado, por ejemplo, nuestra deuda pública hasta niveles récord a la vez que empeoraban nuestras condiciones de vida.  (...)

Europa, frente a las políticas implementadas, tenía alternativas de política económica. Cuando se entra en una recesión de balances es necesaria una reestructuración ordenada de la deuda y de quien la concedió, el sistema bancario.

 ¿Por qué Europa no redujo el tamaño de su sistema bancario acorde con la economía real, a costa de gerencia y acreedores? Se trataba de una condición necesaria para la reactivación, pero no suficiente. 

En recesión de balances, además, es necesaria una política fiscal expansiva centrada en gasto social y en un vasto programa de nuevas infraestructuras e impulso tecnológico que arrastre a la inversión privada, que ni está ni se le espera.

 Esto último no supondría ningún aumento de la deuda pública. Se podría financiar vía bancos centrales, lo que además ahuyentaría el riesgo de deflación. Pero da igual, ¡la deuda pública para rescatar a la superclase y pagar a acreedores! (...)"          (Juan Laborda, Vox Populi, 29/07/2015)

El número de estudiantes que busca empleo se dispara por la subida de tasas

"Estudiante y en busca de empleo. Una figura que empieza a ser habitual entre los jóvenes españoles. Según publica este lunes Europa Press, 81.000 estudiantes se encuentran hoy por hoy buscando un trabajo. Esto supone un aumento del 24% respecto a 2014 y duplica las cifras del año 2008.
 
El estudio, llevado a cabo por Ranstad, muestra, además, que el 37% de quienes solicitan empleo lleva en esta situación más de un año. El 40,8% lleva menos de seis meses buscando trabajo, 33.272 personas.

El crecimiento de los estudiantes que demandan un puesto laboral coincide con los años de mayor subida de tasas universitarias, agudizada desde el año 2011, con la llegada del PP al Gobierno. Con los nuevos criterios para la concesión de becas, además, un alumno que no esté matriculado de todo un curso o que suspenda dos asignaturas puede perder el derecho a beca y verse obligado a compatibilizar un empleo con sus estudios para poder continuarlos.

Por comunidades autónomas, el incremento es especialmente significativo en Andalucía y Extremadura, donde la cifra de estudiantes en esta situación aumenta un 70% y un 55%, respectivamente. (...)"            (Guillermo Guzmán , La Marea, en Rebelión, 23/06/2015)

2.8.15

La herencia de Rajoy... con su modelo de crecimiento tercermundista, nuestras pensiones están amenazadas.

"(...) Rajoy dijo recientemente que una deuda de 900.000 millones sería una situación catastrófica. Sorprendentemente el presidente ignora que la deuda pública supera el billón de euros y que se ha gastado 300.000 millones más de lo que ha ingresado desde 2011. 

La deuda sigue creciendo por una senda insostenible por culpa de la deflación de salarios que hace que los ingresos públicos crezcan de manera anémica.

Con este modelo de crecimiento, nuestro sistema de pensiones está amenazado. Los ingresos por cotizaciones sociales crecen este año un pírrico 0,8% y cerraran el año con 10.000 millones menos de los presupuestado. Pero el gasto en prestaciones crece próximo al 3% a pesar de que Rajoy ha congelado las pensiones desde que llegó a la Moncloa.

 El déficit supera los 30.000 millones y en la hucha solo quedan unos 40.000 millones. El presidente también ha olvidado que la herencia recibida fueron 70.000 millones en la hucha y 30.000 millones más disponibles en la cuenta del Banco de España. (...)"            (   , El País 30 JUL 2015

"El Gobierno ha estado a punto de matar a mi hija"... al prohibir Ana Mato la venta de la vacuna de la varicela

"Cristina, una niña de 22 meses, ha estado a punto de morir de varicela. El motivo: la decisión de la anterior ministra de Sanidad, Ana Mato, de quitar la vacuna del calendario oficial y retirarla de las farmacias para evitar que los padres la compraran por su cuenta. 

"Por 30 euros no se puede poner en riesgo la vida de un niño", protesta por teléfono Juan José Dueñas, el padre de Cristina, ingresada desde hace nueve días en el hospital Ramón y Cajal de Madrid.

La varicela causó a la pequeña una epiglotitis, que le provocó la obstrucción de las vías respiratorias. Tras una semana intubada, la pequeña evoluciona favorablemente, pero Dueñas denuncia la negligencia del Ministerio de Sanidad: "El Gobierno ha estado a punto de matar a mi hija y eso no puede volverse a repetir con otros niños".

Historias como las de Cristina (desde la implantación de la medida de Mato en 2013, los casos aumentaron entre un 10% y un 15%, según los expertos) alentaron al Gobierno a dar marcha atrás. Precisamente, el Ejecutivo acaba de anunciar que la vacuna de la varicela volverá a ser gratuita para los menores de un año y propone administrar una dosis de recuerdo entre los dos y los tres años. 

Sin embargo, el Consejo Interterritorial tardará en aprobar la medida porque el ministro, Alfonso Alonso, quiere esperar a que se constituyan los gobiernos autonómicos, según publicó El País

Mientras tanto, la inmunización tampoco podrá comprarse en farmacias, por lo que los padres seguirán estando obligados a viajar a Andorra, Francia o Portugal para adquirirla.(...)"                (Público, 23/06/2015)

31.7.15

El FMI no participará en el tercer "rescate" a Grecia... le exige a Alemania aplicar drásticas quitas a la deuda helena dado que es impagable. Llegará al 220% del PIB en 2017

"La Junta Directiva del Fondo Monetario Internacional decidió ayer no participar en la próxima ronda de crédito para Grecia. Esta decisión del equipo que dirige Christine Lagardé pone en duros aprietos a Angela Merkel, y es una nueva muestra de las divisiones que están surgiendo en la cúpula europea. 

Por un lado, Angela Merkel señaló que solo negociaría una tercera ronda de rescate a Grecia si contaba con la colaboración del FMI. Pero el FMI exige a Alemania aplicar drásticas quitas a la deuda helena dado que su deuda es insostenible y declaradamente impagable. Como Merkel se niega a aplicar quitas a la deuda por temor al rechazo electoral, el FMI declara que no participará en una ronda de negociaciones que está condenada a otro fracaso.

 Es decir que esta vez el FMI se lava las manos olímpicamente como si no hubiese participado en los dos rescates anteriores que también resultaron un rotundo fracaso. Si hubieran tenido éxito en resolver la crisis griega la situación actual no generaría las tensiones que hoy enfrentan a Schäuble con Merkel, a Merkel con Hollande, a Juncker con Schäuble, o a Merkel con Draghi. En la cúpula de la UE los ánimos están bastante caldeados.

La deuda helena que el año 2007 era del 95 por ciento del PIB, hoy es del 180 por ciento del PIB y los actuales programas de rescate la elevarán al 220 por ciento del PIB en 2017. Esta es una situación insostenible que obstaculizará el crecimiento, la creación de empleo y el propio pago de los intereses de la deuda. De ahí que Grecia requiera una quita importante de la deuda pero Merkel insiste en que no es necesario. 

 En respuesta a esta negativa, como señala Financial Times, el FMI no participará en el tercer rescate a Grecia dado que primero debe existir un significativo alivio de la deuda. La condición de una quita importante a la deuda helena resulta necesaria para el FMI si de lo que se trata es de llegar a una fórmula de pagos que sea sostenible en el tiempo para Grecia y que no signifique nuevas turbulencias en el resto de Europa. 

El retiro del FMI deja a Alemania en solitario para negociar con el Bundestag el programa de rescate por 86 mil millones de euros acordado formalmente el 13 de julio. Recordemos que el "préstamo puente" por 7 mil millones de euros concedido a Grecia el lunes 20 de julio, permitió a Grecia pagar ese mismo día 2.100 millones de euros al FMI y 4.200 millones de euros al BCE, de los cuales más de 400 millones de euros eran intereses.

Financial Times no descarta la sospecha que tienen algunos funcionarios griegos de que el FMI y Wolfgang Schäuble "están decididos a echar por tierra el tercer rescate pese al acuerdo del 13 de julio".

 Schäuble considera que Grecia no tiene nada que hacer en el euro y que Grecia debe ser el primer país en abandonar la moneda única, y esto, como dice Schäuble, no tiene nada con ver con una enemistad con el pueblo griego sino que simplemente la situación se ha desbordado. Schäuble considera que la salida de Grecia es inevitable, y cuanto antes mejor. 

Para lograr ésto, Schäuble estaba dispuesto a poner sobre la mesa 50 mil millones de euros y así permitir a Grecia construir un nuevo sistema financiero. Para el ministro de finanzas de Alemania, la crisis del euro debe enfrentarse con rigor, pero la capitulación total de Tsipras a las exigencias de la troika abortó el plan de salida inmediata de Grecia de la zona euro. 

Para Schäuble, todos los países de la periferia deberán abandonar tarde o temprano la moneda única. Schäuble, al igual que Mario Draghi, considera que el euro en su forma actual, es un fracaso."            ( , El blog salmón, 30/07/2015)

Con Rajoy se está creando un empleo de mierda

"Frente a las albricias del Gobierno y sus corifeos, la realidad es tozuda y da la razón, un día sí y otro también, a quienes venimos advirtiendo de que con Rajoy se está creando un empleo de mierda. 

Un empleo inestable, ocasional y mal pagado, que ayuda a salir del paso a quienes no tienen otra alternativa que el paro, pero que difícilmente les sirve para poner la base del más modesto proyecto vital.

La semana pasada ya ofrecimos aquí algunos datos incontestables sobre la verdadera situación del mercado laboral, tres años y medio después de que el PP recuperara el poder bajo la taimada promesa de arreglarlo de inmediato. 286.500 empleos destruidos, 335.600 contratos indefinidos menos, 355.700 trabajadores más a tiempo parcial: ése es, por ahora, el pírrico balance de las duras políticas de Rajoy. (...)

El empleo de quita y pon -que debe de hacer las delicias de los empresarios por la delectación con que recurren a él- se ha adornado con sueldos que muchas veces atentan contra la más mínima dignidad. 

No es nada original, pero viene a cuento recordarlo: los mileuristas son hoy unos envidiados, cuando antes de la crisis no despertaban en el resto de los trabajadores nada más que compasión.  

Aparte del desánimo creciente, sobre todo de los más jóvenes y de los que tienen muy difícil reincorporarse en condiciones razonables al mercado laboral, todo ello está teniendo también graves consecuencias en las cuentas de la Seguridad Social. 

Con empleo de peor calidad y sueldos de miseria, la recaudación por cuotas ha bajado a razón de 300 millones de euros mensuales; o sea, unos 3.500 al año.

Se entiende así que el Gobierno, para seguir pagando las pensiones, haya tenido que recurrir masivamente al fondo de reserva, que ahora cuenta con 25.000 millones menos (un 38%) que al cierre de 2011. 

Si las cosas no cambian, según los expertos, la hucha se habrá agotado en 2024, con lo que la legislatura de Rajoy habrá servido para joder a los trabajadores no sólo antes sino también después de que se jubilen."           (Vicente Clavero, 31/07/2015)

Nosotros ya estamos después de Grecia. Si hay cambio de gobierno, los grupos más poderosos harán todo lo que esté en su mano para acabar con él

"(...)  Hable del futuro del euro.

El euro, tal y como lo hemos conocido, está muerto. ¿Qué se puede esperar de una moneda que permite que quiebren países que forman parte de ella? Tendrán que adoptar medidas de reforma muy profundas o todo se irá viniendo abajo en los próximos tiempos. El euro, tal y como está planteado actualmente, necesita una ingeniería financiera compleja que es imposible sin otra económica, que a su vez requiere una arquitectura política muy frágil y, como hemos visto, antidemocrática.

 Digámoslo claro, un euro diseñado para favorecer solo a Alemania y, dentro de ella, a los grandes grupos empresariales y financieros necesita que en Europa haya una dictadura. Y las dictaduras terminan como terminan.

¿Está España como está Grecia?

No. Tenemos menos deuda, nuestra economía no se ha destruido tanto, nuestras instituciones (con todos los defectos) funcionan mejor, tenemos más capacidad de negociación. Pero ¡ojo! también tenemos debilidades que pueden hacernos muy frágiles en cualquier momento. Y, a poco que suban los tipos de interés, se nos puede ir de las manos.

Pero nuestra deuda… ¿no es igual de impagable que la helena?

La total creo que sí. La pública es prácticamente imposible que podamos pagarla si no cambian las condiciones generales y la política económica. Y, además, sería muy injusto que hubiese que pagarla entera cuando una parte importante es el fruto de medidas muy injustas.

¿Cúal es el riesgo de que después de Grecia vayamos nosotros; en especial, si se produce un cambio de gobierno?

Nosotros ya estamos después de Grecia. Si hay cambio de gobierno, como ha ocurrido siempre, los grupos más poderosos harán todo lo que esté en su mano para acabar con él. 

¿Acaso Felipe González era un enemigo del régimen o un antisistema? ¿Ya no nos acordamos de lo que se montó para hacer que perdiera las elecciones? ¿Acaso Zapatero también era un rojo peligroso antisistema? ¿Ya no nos acordamos de que llegaron a acusarlo hasta de ser cómplice de ETA?

Aquí hay una derecha económica y financiera que siempre creyó que España es suya y que debe ser como a ella le parezca para seguir ganando dinero a espuertas. (...)"              (Entrevista a Juan Torres López,  , Cristina S. Barbarrojactxt.es , en Attac España, 30/07/2015)

El Banco Central Europeo reconoce que el euro ha sido un fracaso. El círculo vicioso del estancamiento y el desempleo llevará a Italia, Francia y España a incumplir el pago de intereses de sus deudas

"Tras siete años de crisis y de vacas flacas que han dejado al descubierto las vulnerabilidades del euro y los enormes desequilibrios monetarios entre norte y sur, el BCE reconoce que la moneda única no funciona como se había previsto.

 Lejos de facilitar el desarrollo y la integración entre los países miembros, la unión monetaria ha potenciado las divisiones entre el norte prestamista y el sur deudor. Grecia, que al inicio de la crisis tenía una deuda equivalente al 90 por ciento del PIB, la ha incrementado al 190 por ciento. 

Si la deuda griega, equivalente al 2,5 por ciento del total de la deuda europea ha desatado tantos conflictos en los últimos cinco años, ¿qué pasará cuando se acelere el incumplimiento de los países que tienen el 97,5 por ciento restante de la deuda?
Durante estos cinco años se ha pretendido hacer creer que Grecia es el problema, cuando en verdad el problema es la propia moneda única que no cumple con los requisitos para ser un elemento integrador. Por eso hemos afirmado que la situación de Grecia es una arista muy pequeña de la gran crisis del euro

 Todos los falsos rescates griegos no han hecho más que acentuar la eclosión dado que el dinero va a parar a los grandes bancos mundiales y a las instituciones internacionales como el BCE o el FMI. El sinceramiento que hace esta vez el BCE en su último informe es un paso adelante en la linea de reformular la moneda única y ver qué países deberían hacer un abandono escalonado del euro

El informe del BCE reconoce que no ha habido ningún tipo de avance hacia la convergencia real entre los 12 países que formaron parte del euro en sus años iniciales: Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Finlandia, Grecia, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Portugal y España. Las decepcionantes cifras de competitividad, empleo y crecimiento, están muy lejos de lo que se pensó inicialmente.

 La experiencia ha demostrado que el euro no estaba preparado para evitar shocks exógenos dado que no había solidez en los marcos institucionales. Los grandes flujos de capital del núcleo a la periferia no han tenido ningún éxito dado que no se han aplicado eficientemente en la economía real y solo han permitido la proliferación de burbujas de toda índole. 

Dejar a los bancos privados la tarea de unir a Europa ha sido un fracaso estruendoso que así como ha envuelto a estos países en la mayor crisis de su historia, no presenta ninguna vía de salida y la crisis se puede alargar por otros ocho años sin que exista ninguna luz real al final de este largo túnel. 

 Las causas de la crisis del euro van más allá de la crisis misma dado que en la propia concepción de la moneda única se cometieron muchos errores y no se tomó en cuenta el rol hegemónico de la banca y los altos niveles de corrupción que giran en torno al sistema financiero.  (...)

El reconocimiento que hace el Banco Central Europeo es una clara advertencia de las dificultades que vienen. La crisis de Grecia solo fue el tibio prolegómeno de un problema que irá en aumento a medida que los países no puedan romper el círculo vicioso del estancamiento y el desempleo.

 Este hecho tendrá serias repercusiones a la hora del pago de los intereses y la amenaza de una cadena de incumplimientos obstaculizará aún más la economía. Italia, Francia y España están en el primer lugar de la lista. Cuando llegue ese momento lo de Grecia habrá parecido un juego de niños."            (  , El blog salmón, 30/07/2015)

Tsipras preguntó: “¿es el chantaje real o un farol?”... “¿Hay alguna alternativa?”

"(...) El primer ministro nos preguntó: “¿es el chantaje real o un farol?”, planteando el dilema horrible que todos teníamos en nuestras conciencias – la suya también. Claramente, el chantaje era real. Esa “realidad” me golpeó por primera vez cuando el 30 de enero J.Dissjenbloem me visitó en mi oficina para presentar el dilema “memorándum o bancos cerrados”. 

 Sabíamos desde el principio hasta qué punto serían despiadados los prestamistas. Y sin embargo, decidimos hacer lo que nos seguíamos repitiendo unos a otros durante las largas noches y días en la sede del gobierno: “Vamos a hacer todo lo posible para conseguir un acuerdo viable financieramente. 

Llegaremos a acuerdos, pero no nos dejaremos chantajear. Solo cederemos lo imprescindible para asegurar un acuerdo dentro de la Eurozona. Sin embargo, si somos derrotados por las políticas catastróficas del memorándum, dimitiremos y cederemos el poder a aquellos que creen en tales medidas; que sean ellos los que las apliquen: nosotros volveremos a las calles”.

El primer ministro preguntó el miércoles “¿Hay alguna alternativa?” Creí que sí, que la había. Pero no voy a detenerme en eso ahora. No es el momento apropiado. Lo importante es que la noche del referéndum, el Primer Ministro llegó a la conclusión que no había alternativa.

Y por eso dimití, para facilitar su viaje a Bruselas y que pudiese volver con las mejores condiciones que pudiese conseguir. Pero eso no quiere decir que estuviésemos comprometidos automáticamente con la aplicación de esas medidas, ¡sin importar cuales fueran!

El presidente del Gobierno, en la reunión parlamentaria del miércoles, nos pidió decidir juntos, compartir la responsabilidad. Vale. Pero ¿cómo? Una forma sería actuar, todos juntos, como habíamos dicho una y otra vez que haríamos en caso de derrota. 

Declararíamos que habíamos sido derrotados, anunciaríamos que en teníamos nuestras manos un acuerdo que consideramos inviable y pediríamos a todos aquellos políticos que creyesen el acuerdo era aún potencialmente viable, independientemente de a qué partido perteneciesen, que formasen un gobierno y lo aplicasen.

La otra opción sería hacer lo que el primer ministro sugirió: proteger al primer gobierno de izquierda, aunque fuese aplicando el acuerdo – producto del chantaje – que el propio Primer Ministro consideraba inviable.

Ambos aspectos del dilema eran igualmente despiadados. Como Alexis Tsipras anunció con razón, nadie tiene el derecho a pretender que el dilema tortura más su propia conciencia que la de los demás – ya sea primer ministro o miembro del gobierno.

 En consecuencia, esto de ninguna manera implica que los que decidieron que el gobierno debía aplicar el acuerdo “inviable” lo hicieran por tener un mayor sentido de la responsabilidad que aquellos de nosotros que defendíamos que debíamos dimitir y dejar la aplicación de las medidas a aquellos políticos que creían que el acuerdo era viable.

Euclides Tsakalotos resumió perfectamente la realidad cuando se dirigió al Parlamento; dijo que aquellos que creían que el gobierno de SYRIZA no debía cargar con la tarea de hacer cumplir este acuerdo tenían argumentos tan fuertes como los que creían que el gobierno de SYRIZA está moralmente obligado ante la gente a aplicar este mal acuerdo para evitar una quiebra caótica.

Ninguno de nosotros es más “anti-memorándum”, pero tampoco más “responsable”. Simplemente, cuando te encuentras ante semejante encrucijada, bajo la presión de una alianza poco santa de potencias internacionales, es aceptable que unos compañeros elijan una opción y otros la contraria. En estas circunstancias, sería criminal que unos calificasen a los otros de “vendidos” y los otros a los primeros de “irresponsables”. (...)

Dicho esto, la razón por la que he votado “NO” el miércoles pasado es simple: deberíamos haber entregado el poder, como habíamos dicho que haríamos, a quienes pueden mirar en los ojos a la gente y decir lo que nosotros no podemos: “El acuerdo es duro, pero se puede cumplir de tal manera que haya espacio para la esperanza de que podemos recuperarnos y superar la catástrofe humanitaria”.

El gobierno de la izquierda no puede prometer a Europa lo que sabe que no puede conseguir. El activo fundamental que el gobierno de SYRIZA necesita proteger es la promesa que repetidamente hemos hecho en nuestras visitas a las capitales europeas: a diferencia de los otros, no prometemos lo que no podemos cumplir (por ejemplo, un cierto superávit primario).

 Por otra parte, el gobierno de la izquierda no tiene derecho a saquear más a las víctimas de una crisis que dura ya más de cinco año sin ser capaz, por lo menos, de responder afirmativamente a la pregunta: “¿Por lo menos se han recuperado de las políticas recesivas? ”

Muchos de mis colegas preguntan: “¿No es mejor que seamos nosotros quienes gobernemos? Nosotros, que nos preocupamos por la gente y queremos luchar contra la corrupción y la oligarquía”. Sí, es mejor. Pero, ¿qué instrumentos tenemos para ello? La decisión de la Cumbre del Euro consagra y amplía la completa falta de control social sobre los bancos, mientras que la sociedad deberá pagar más entre10 y 25 mil millones de deuda para apoyarlos.

Y para empeorar las cosas, la creación de un súper-HRADF (Fondo de Desarrollo de Activos de la República Helénica) que tomará el control total de todos los activos públicos, privando a la República Helénica de todos los beneficios de gestión. Y ¿cómo vamos a controlar la austeridad cuando la troika, con todos los datos de la ELSTAT (Autoridad Helénica de Estadística) -cuyo control cedimos de este miércoles- decida unilateralmente cuál debe ser el superávit primario?

Y cuando la dura realidad de los resultados de esta nueva austeridad aflijan a la sociedad, cuando los jóvenes y los viejos, por igual, salgan a las calles o se queden en casa pudriéndose de desesperación ante esas medidas, esa gente – las personas en cuyo nombre hemos hablado hasta ahora- ¿quién las representará políticamente? ¿El mismo partido que planteó esas mismas medidas ante el Parlamento?

 Las medidas que los ministros bienintencionados se ven obligados a defender ante el parlamento y los medios de comunicación, mientras son ridiculizados por la oposición anti- memorándum? (...)"   

 (¿Por qué he votado primero NO y después SI?,  Yanis Varoufakis, Sin Permiso, 26/07/2015)

El Consejo de Nou Barris, al aire libre y con las puertas abiertas

Pleno inaugural del consejo de distrito de Nou Barris. / Massimiliano Minocri

“Se ha hablado de participación, pero mucha gente teníamos la sensación de que no se nos tenía en cuenta”. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, aprovechó la sesión inaugural del consejo de distrito de Nou Barris para llamar a una nueva relación entre los consejos de distrito y sus habitantes. Ayer por la tarde se constituyeron todos, excepto el de Sarrià-Sant Gervasi, que empezará mañana.

Para facilitar el acceso de los ciudadanos a estos órganos, los plenarios inaugurales de algunos de ellos, como Eixample y  Sant Martí, se retransmitieron en directo. En el caso de Nou Barris, la sesión se celebró en el patio interior de la sede del distrito.

 Los vecinos de la zona obtenían, de este modo, respuesta a una de sus reivindaciones históricas: celebrar las sesiones del distrito en un espacio que pueda alojar a todos los ciudadanos que desearan asistir. Al plenario inaugural de Nou Barris acudieron cientos de personas, que llenaron todo el patio interior. Entre ellos, familias acompañadas incluso de sus animales de compañía como perros.

Los asistentes dedicaron un minuto de silencio al niño fallecido en un accidente de tráfico, el pasado martes, en el distrito. Un autobús de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) arrolló al menor, de seis años, a la altura del número 43 de la calle Almagro, cerca de la confluencia con la Vía Favencia. Josep Garganté, regidor adscrito de la CUP y conductor de autobuses de TMB, dió su pésame a la familia del niño, y consoló al chófer del vehículo accidentado.

La sesión de Nou Barris, en la que los consejeros de distrito escogieron a Santiago Alonso, de Ciutadans, como presidente del órgano, no estuvo exenta de reivindicaciones. Algunos de los vecinos hicieron valer su turno de palabra. 

Fue el caso de Pep Ortiz, presidente de la Asociación de Vecinos del barrio de Can Peguera, quien se ofreció a trabajar en soluciones con el nuevo consejo de distrito, aunque avisó que las entidades locales "derribaran puertas" para hacer llegar sus peticiones. Colau y Janet Sánz, regidora de Barcelona en Comú (BComú) prometieron atender a las necesidades sociales del distrito, uno de los más pobres de Barcelona. (...)"              (   , El País, Barcelona 30 JUL 2015)

30.7.15

La justicia permite que el ayuntamiento de Terrassa sancione a los bancos que tengan viviendas vacías

"Que la justicia haya dado la razón al Ayuntamiento de Terrassa en el contencioso planteado por Bankia es una excelente noticia, a la que confiamos que seguirán otras en el futuro. 

Hace dos años, cuando decidimos aplicar a fondo la ley y abrir expedientes sancionadores a los bancos que tenían viviendas vacías, sabíamos que estábamos enfrentándonos a un reto muy importante: llegar hasta el final, si era necesario, para reducir el número de pisos vacíos injustificadamente y ofrecerlos bajo fórmulas de alquiler social a las familias que los necesitan.

No es razonable que en las circunstancias actuales haya un número tan alto de viviendas desocupadas en manos de entidades financieras como resultado de procesos de ejecución de hipotecas. 

De modo que analizamos en profundidad la legislación vigente, además de intentar dialogar y llegar a acuerdos con los bancos, hemos abierto unos ochocientos expedientes, hemos impuesto sanciones y estamos afrontando más de cincuenta recursos interpuestos por diversas entidades. 

Atrás quedan las presiones e incluso amenazas que no han faltado en todo este tiempo, desde finales de 2013. Atrás quedan también las dudas razonables que algunas personas o entidades pudieran tener. La reciente sentencia judicial las disipa completamente, aunque todavía puede ser recurrida. En mi opinión, hemos dado un paso adelante muy importante. Y hemos cumplido fielmente con nuestros compromisos hacia los ciudadanos y ciudadanas.  (...)

Hemos abierto un camino en el cual lo que importa de verdad es conseguir que la banca actúe con más responsabilidad social y contribuya a dar solución al dramático problema de vivienda que ha generado la crisis y la oleada de políticas "austericidas" y neoliberales que se han cebado en los más débiles y han multiplicado las injusticias y las desigualdades. En ningún momento hemos tratado esta cuestión como una estrategia contra nadie, sino a favor de todos.

 A favor de la ley, de la justicia, de la dignidad: valores que deben ser comunes a todos los ciudadanos y ciudadanas y que también, por supuesto, lo deben ser para las entidades bancarias, respetando sus legítimos intereses. 

 Sencillamente, hemos buscado salidas razonables y progresistas a un problema social gravísimo, combinadas con un potente paquete de medidas sociales en políticas de vivienda, de ayudas a personas y familias en situaciones difíciles, de programas de alimentación para la infancia, de estrecha cooperación con las entidades solidarias... (...)"            (Jordi Ballart i Pastor es alcalde de Terrassa.   , El País, Terrassa 29 JUL 2015)

Asesores de Merkel proponen crear un mecanismo para salir del euro

"El Consejo Asesor de Economistas del Gobierno alemán, un grupo de economistas independientes conocidos en el país como el grupo de los “cinco sabios”, se ha mostrado este martes a favor de crear un mecanismo en caso de insolvencia en el seno de la zona euro que permita a los países miembros abandonar la moneda única como último recurso, una recomendación que refuerza la posición que defendió el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en Bruselas, cuando el grupo discutía la posibilidad de aprobar un nuevo paquete de rescate para Grecia.

El panel de economistas ha dado a conocer este martes un estudio, bajo el título “Lecciones de la crisis griega para una eurozona estable”, en el que constata que la crisis griega puso de relieve fallos en la arquitectura de la eurozona y recomienda nuevas acciones para fortalecer la unión monetaria.  (...)

Según los economistas, un proceso de insolvencia obligaría a los acreedores a soportar pérdidas si los Estados se encuentran en quiebra, lo que, por otra parte, alentaría a los inversores a evaluar el riesgo soberano con más precisión.

 Los cinco sabios consideran que la salida de la zona euro es una medida que debe ser posible, incluso si se trata de una situación extrema. “Un Estado miembro que no se muestra cooperativo no puede poner en peligro la existencia del euro”, señalan.  (...)"                   (  , El País, Berlín 28 JUL 2015)


¿Qué hay detrás de la no cancelación de las deudas griegas? Simplemente, la subyugación de los países deudores (sur de Europa) a los países acreedores (bloque alemán)

"(...) el problema de fondo no era la falta de voluntad de los acreedores para interpretar honestamente la situación sobre el terreno en países como Grecia o España. Es mucho peor, especialmente teniendo en cuenta la insistencia de Alemania en no cancelar las deudas griegas, a pesar de que hoy ya es un hecho aceptado que sin una quita de deuda Grecia es simplemente inviable. 

¿Entonces qué hay detrás? Simplemente, la subyugación de los países deudores (sur de Europa) a los países acreedores (bloque alemán)

Desde estas líneas ya detallamos incluso como en realidad los países del sur de Europa pueden estar subsidiando a Alemania. Déjenme introducir, a partir de una excelente pieza de Zero Hedge, los argumentos de Bernard Connolly, economista británico que trabajó durante muchos años en la Comisión Europea, donde fue jefe de la unidad responsable del Sistema Monetario Europeo y de política monetaria

(...) un informe del 30 de mayo de 2008, pocos meses antes de la actual crisis sistémica. El estudio titulado Euro: Drive or Driven detalla, de una manera anticipativa, la razón por la que ahora Grecia, que ha renunciado a su soberanía, está a punto del colapso total. 

Presenta los que pueden ser los verdaderos motivos detrás de crisis perpetua de Europa. Específicamente detalla por qué los países europeos centrales exigen que lo que ellos denominan los enfermos de Europa, Grecia es sólo el primero de muchos, permanezcan y mantengan al viejo continente en un estado de agitación perpetua.  (...)

Cuando la burbuja de crédito colapsó a nivel global, ello significó el hundimiento de la demanda interna en los países deficitarios, entre ellos los países del sur de la zona euro –recuerden el análisis de Richard Koo–. 

En ausencia de apoyo a la demanda interna, los países afectados se verán forzados a una mejora de las exportaciones netas a través de la mejora de la competitividad. Mientras que en países como los Estados Unidos y Gran Bretaña, esto ocurrió a través de la depreciación de sus monedas, en la zona del euro no fue así.  (...)

Para países como Grecia o España que tienen individualmente poca influencia política, era muy difícil obtener del BCE bajos tipos de interés y un euro débil. Sin embargo, sin un plan de rescate del BCE, las economías vulnerables se enfrentaban a una catástrofe. Si bien se prohibía inicialmente una toma de control de la deuda pública de un país por parte del BCE, no se prohibían transferencias adicionales para apoyar el gasto privado.

El BCE de esta manera se dedicó a apoyar masivamente a algunos sistemas bancarios mediante la aceptación de garantías o colaterales de peor calidad, en algunos casos auténtica basura. Ello está ayudando a los bancos alemanes, franceses, italianos, holandeses, belgas, españoles,… 

Pero en realidad se está utilizando el papel de Mario Draghi como excusa para extender el poder del bloque acreedor y mantener la hegemonía de la superclase bancaria a cambio de más sacrificios a los deudores

 Recuerden como ahogó al sistema bancario griego mediante una decisión unilateral en contra de la misma independencia del regulador europeo. Y Rajoy y el resto de políticos del Sur –triste papel de Tsipras– sin enterarse o, peor aún, en genuflexión."        (Juan Laborda, Vox Populi, 25/07/2015)

Se ha destruido empleo en la industria informática, electrónica, óptica, eléctrica, de minerales no metálicos, de productos metálicos, textil y metalurgia, del hierro, acero y ferroaleaciones... la desindustrialización acostumbrada

"(...) Pero más grave aún es que los salarios de los nuevos contratos están por debajo de los que regían hace muchos años, en concreto el 50% de los contratos que se han firmado entre 2007 y 2013 están por debajo de 978€, algo que no ocurría desde hace más de una década. 

Por supuesto, todos estos contratos tienen peores condiciones laborales que las que se tenían con anterioridad a 2010, cuando comenzó la ofensiva de la economía de oferta a triunfar con las teorías de la rigidez y las bondades de la desregulación del mercado laboral.

Esta desregulación ha logrado reducir el salario y las condiciones laborales y crear un ejército de reserva de trabajadores pobres en situaciones límite, dispuestos a trabajar más de 4 millones de horas extras de forma gratuita, bajo la amenaza del despido que ahora es muy barato en términos relativos. 

Contratos temporales, a jornada parcial, con salarios reducidos, con alta inseguridad laboral, con niveles de explotación destacables, y en actividades de bajo valor añadido, que explican que el porcentaje de trabajadores pobres no deje de aumentar y haya alcanzado la cota del 12,3% (más de dos millones de personas). 

Y todo ello, también, con otro éxito de las teorías de oferta: se ha reducido drásticamente la prestación por desempleo en cuantía y tiempo. Apenas el 55% de los parados reciben prestaciones por desempleo. Teniendo en cuenta que hay más 770.000 hogares sin recibir ningún ingreso y más de 1,6 millones de hogares con todos sus miembros en paro, la situación social es cuanto menos muy complicada.  (...)

En los últimos 4 años, entre los sectores económicos donde más empleo se ha creado destacan: hostelería, restauración, actividades inmobiliarias, actividades auxiliares a los servicios financieros y a los seguros, actividades de agencias de viajes, y actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento. 

Por el contrario, las ramas que más han destruido empleo están: fabricación de productos informáticos, electrónicos y ópticos, fabricación de material y equipo eléctrico, fabricación de otros productos minerales no metálicos, fabricación de productos metálicos, industria textil y metalurgia, fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones.

 Esta tendencia ya se inició en los 90, tras la entrada de España en la UE que supuso el cierre forzoso de buena parte de la industria, en algunos casos necesario, pero que nunca se utilizó para reindustrializar el país. 

  Con este panorama y con los niveles de paro de larga duración, falta de cualificación, demografía y exilio de capital humano, ¿cómo es posible que se siga hablando de milagro y se lancen políticos y economistas del pesebre a esta orgía veraniega porque se vende mucha sangría y boquerones en la costa?  (...)

Por otro, la única solución que se está vendiendo es la del emprendimiento a miles de parados de larga duración –y muchos jóvenes–, que carecen de cualquier experiencia o ahorro diferido para poder comenzar dicha andadura. La financiación sigue siendo selectiva y cara y abundan los chiringuitos de préstamos rápidos que sin control están arruinando a muchos ingenuos y desesperados que no logran salir de la pobreza a pesar de tener un empleo en el bar o en el tajo."               (Alejandro Inurrieta, Vox Populi, 26/07/2015)

No pidamos a los griegos lo que ya no pueden ofrecer: bajar todavía más sus pensiones (que ya lo han hecho un 48%), reducir sus salarios (que ya han perdido el 37%), penalizar a su población juvenil (que emigra masivamente)...

"Las cosas como están

La situación de Grecia se adentra en lo desconocido y, por tanto, en una gran incertidumbre. El referéndum ha aportado el resultado, a mi entender, mejor para encarar la situación. Pero no hay que engañarse: el escenario europeo va a ser complicado. Ante esto, debiera tenerse en cuenta, de una vez por todas, lo siguiente:
  1. Grecia no puede pagar su deuda nacional,  que es mayoritariamente privada y que ha pasado a ser deuda pública por la asunción de toda ella por parte de los gobiernos. Este estado de imposibilidad de pagos no es algo nuevo, ni genuino del caso griego.  (...)
  2. Se imponen quitas. Esto, que cuando algunos economistas lo decíamos era considerado como una intolerable propuesta, propia de radicales izquierdistas e indocumentados académicos, está ya presente incluso en el discurso oficial del FMI, que cuantifica esa condonación en algo más de 50 mil millones de euros. Oficiosamente, economistas del Fondo, silenciados por su cúpula institucional, también habían advertido sobre la imposibilidad del pago de la deuda por parte de Grecia. Algo que, por cierto, se ha sabido que la propia Merkel pensaba ya en 2011, ante los datos existentes. Por consiguiente, nuestros análisis, nuestras propuestas, no eran tan descabellados.
  3. El coste para Europa de un Grexit no sería minúsculo, contrariamente a lo que profetizan los economistas del mainstream. Alemania perdería cerca de 90 mil millones de euros, un 3% de su PIB; mientras que España lo haría en unos 44 mil millones de euros, cerca del 4% de su riqueza. Sumen eso, y verán que un epidérmico balance coste-beneficio arroja conclusiones demoledoras. Estas cifras, de ser ciertas (y que tomo del oráculo de Delfos germánico, la institución IFO, cuyos augurios y análisis siguen sin rechistar empresarios, académicos y gobiernos alemanes), demuestran que, en términos porcentuales, superan el cálculo del impago de la deuda griega, fijado en el 2% del PIB de la eurozona. En ambos casos, la credibilidad se lesionaría. Pero eso ya está empezando a suceder ahora mismo, ante la fricción que se ha producido entre el 98% del PIB europeo y ese 2% restante que representa Grecia. Si este ridículo diferencial provoca tantos problemas, es que algo falla en el encaje europeo.
Agenda futura

El resultado del referéndum determina, a mi juicio, una hoja de ruta marcada por las fases que se enuncian enseguida:
  1.   El BCE debería proporcionar liquidez al sistema financiero griego, para terminar así con el “corralito” y ofrecer garantías plausibles para una recuperación del crédito. (...)
  2. (...) aceptar que la deuda es impagable y que, por tanto, tal y como acaeció en otros episodios de la historia económica europea, se debe proceder a una reestructuración efectiva de la deuda helena. Ni más ni menos.
  3.  Facilitar un paquete inversor a Grecia, a partir del plan Juncker. Esto, la inversión, es lo que puede salvar la economía helena, junto a otros programas de estímulo de la demanda que pasan, necesariamente, por no afectar la tributación indirecta, que penalizaría el consumo privado y sus decisiones inversoras, y una afectación más directa sobre los tramos más ricos de la renta nacional.
  4.  Ralentizar las exigencias marcadas en los déficits primarios de las cuentas públicas griegas. (...)
  5. Relegar los reproches para las conversaciones de café. Ni los griegos son vagos y despilfarradores, ni los negociadores helenos deben presentarse al resto de europeos como tipos insensibles a su situación. (...)
  6. Eludir las amenazas de expulsar a Grecia de la eurozona. Nadie en su sano juicio, si apuesta por la unión de Europa, puede mantener obcecadamente que Grecia se debe ir: sería catastrófico para su economía y supondría que Atenas buscara salidas que no convienen para nada a la estabilidad de Europa. A todo ello, dos factores no deben perderse de vista: el proceso de referéndum en Gran Bretaña; y la inestabilidad en la frontera con Rusia, a parte de la estrategia de Pekín, que puede ver ahí un escenario en el que pescar a río revuelto.  
No pidamos a los griegos lo que ya no pueden ofrecer: bajar todavía más sus pensiones (que ya lo han hecho un 48%), reducir sus salarios (que ya han perdido el 37%), penalizar a su población juvenil (que emigra masivamente, toda vez que soporta un 60% de paro: la pérdida de capital humano lastra el crecimiento futuro), todo ello con un aumento imparable de la deuda pública (80 puntos en los últimos seis años).

 Grecia ha hecho tales ajustes, que ha dejado por el camino el 30% de su PIB desde 2007: nadie hizo tanto en tiempos de paz.

Si los mandatarios europeos persisten en sus postulados, Grecia se hundirá de manera irremisible, ante la satisfacción de Bruselas y Francfort por el resultado alcanzado y el triunfo final de la testosterona. Y eso será el germen de una mayor inestabilidad en Europa, con claras amenazas en ciernes (no se olvide que Amanecer Dorado acecha). (...)

No pidamos la oreja de los griegos. Existen vías de sensatez y dinero suficiente para solventar este problema que se ha dejado pudrir por intransigencias ideológicas. La pieza débil del engranaje no es otra que Grecia. Y ésta se ha tratado de defender con el referéndum, para evitar, justamente, que le seccionen la oreja."             (Carles Manera, catedrático de Historia Económica, Economistas frente a la crisis, 06/07/2015)

Habrá que pasar de la austeridad al crecimiento. Grecia no puede pagar la deuda contraída. Tampoco España...

"(...) La relaciones entre Francia y el resto de Europa estuvieron marcadas por las deudas promovidas por las aventuras militares de Napoleón. Francia fue castigada a pagar más de lo que podía después de la derrota de Waterloo en 1815 y volvió a hipotecarse tras la victoria prusiana de 1871 que proclamó la unidad alemana en París.

Una generación después fueron los alemanes los humillados a pagar cantidades estratosféricas después de la Gran Guerra. El espíritu revanchista de los franceses convirtió a Alemania en un páramo del que saldrían las ideas que promovieron el nazismo y la Segunda Guerra Mundial. John Maynard Keynes formaba parte de la delegación británica en la Conferencia de París de la que salió el Tratado de Versalles.

 Escribió un breve libro, Las consecuencias económicas de la paz, en el que abogaba por mitigar a los alemanes el peso insoportable de la deuda.

En vez de discutir sobre las nuevas fronteras europeas y sobre los botines que podían arrebatar a los imperios caídos, se dedicaron a calcular las reparaciones de la Gran Guerra. Lo que debían haber hecho es cancelar todas las deudas y dedicarse a reconstruir un continente devastado.

Hitler suspendió los compromisos de Alemania con los países que ganaron la guerra de 1914. Pero a partir de 1945 y después de las desgracias y la barbarie provocadas por el nazismo, volvieron a plantearse las deudas no satisfechas de la primera guerra y las que se establecieron a partir de la segunda.

En 1953 se llegó a un acuerdo en Londres según el cual Alemania pagaría lentamente las deudas contraídas en los años veinte y treinta. En 1995, tras la unificación, Alemania decidió pagar todas sus deudas y no fue hasta el 3 de octubre de 2010 cuando se liquidaron todos los intereses de la deuda contraída hacía casi un siglo.

El Plan Marshall fue una inteligente decisión de Estados Unidos que emergió como la primera potencia mundial después de la guerra. Mantenían sus estructuras intactas, producían a gran escala y mantenían una acumulación de capital que convirtió al dólar en la moneda de referencia mundial. Se beneficiaron británicos, franceses, alemanes occidentales, italianos, belgas y holandeses pero los que más ganaron fueron los norteamericanos.

La deuda de los países ha existido y existirá siempre. Lo que ocurrió en los años noventa en América Latina fue un desastre que provocó situaciones catastróficas como las de Argentina. La responsabilidad la tuvieron los argentinos pero también los gerifaltes del Fondo Monetario Internacional que no quisieron o no pudieron controlar la lluvia de dólares prestados por varios países latinoamericanos. Al final tuvo que condonarse la deuda total o parcialmente. No tenía sentido.

La deuda contraída por Grecia es un problema que refleja la irresponsabilidad de los sucesivos gobiernos griegos pero también un descontrol de los acreedores pilotados por la troika que no supieron exigir transparencia a las autoridades de Atenas. Prestar sin ton ni son, sin exigir las reformas antes de que fuera demasiado tarde, forma parte también del cuadro de responsabilidades en la actual crisis de la zona euro y de la Unión Europea. (...)

Habrá que pasar de la austeridad al crecimiento. Grecia no puede pagar la deuda contraída. Tampoco España, Portugal, Francia o Italia. Habrá que pensar en quitas proporcionadas con el objetivo de deshacerse de la soga al cuello y dedicarse a producir y crear riqueza. 

Afortunadamente, la situación griega no deriva de las consecuencias de una guerra sino del mal gobierno y la frivolidad. También de la falta de control de los acreedores.
Para evitar más sufrimientos Europa tiene que ceder y Alexis Tsipras debe ser consciente de su extrema precariedad."                (La Vanguardia | Lluís Foix, Revista de prensa, 08/07/2015)

La indiferencia de las elites hacia el sufrimiento social de amplias capas de población son las razones que explican el mantenimiento de la Eurozona.

"(...)  Una cosa es la doctrina económica y otra, los intereses políticos y financieros. Desde la óptica de los postulados económicos, es evidente que el proyecto de la Unión Monetaria es un engendro y que lo mejor que se podría hacer sería reconocer el error en que se ha incurrido y disolver de la mejor forma posible la sociedad.

 Pero después están las razones políticas, los enormes intereses que se mueven detrás del euro y los que están dispuestos a mantenerlo contra viento y marea, pagando cualquier precio por muy irracional que sea. Bien es verdad que los pagos se hacen con dinero ajeno, ya que el coste no recae sobre las élites europeas sino sobre las poblaciones, especialmente sobre las clases más deprimidas.

Los intereses políticos y económicos y la indiferencia de las elites hacia el sufrimiento social de amplias capas de población son las razones que explican el mantenimiento de la Eurozona. Hay, sin duda, algo más: la paciencia y resignación de las clases populares que están pagando el enorme coste de estar en el euro. 

A esa docilidad no es ajena, por una parte, una disertación convertida en hegemónica acerca de que no hay marcha atrás y que la ruptura del euro sería una hecatombe económica de consecuencias imprevisibles y, por otra, la manipulación de la opinión pública, señalada también por Krugman, para convertir una ligera y transitoria mejora económica en un gran éxito y en el anuncio a bombo y platillo del fin de la crisis.

Krugman confiesa también que no dio suficiente importancia a la función de prestamista en última instancia del BCE y reconoce que si el euro aún sobrevive es gracias a esta institución. No hay nada de extraño en ello. Una vez que los Estados habían perdido la soberanía monetaria, el BCE era el único que podría enfrentarse a los mercados y parar su ofensiva. 

Ahora bien, el hecho de que lo haya conseguido de momento no significa que haya desaparecido el riesgo de ruptura de la Eurozona. Ganar tiempo no es lo mismo que solucionar los problemas. Las contradicciones continúan existiendo. En economía, con frecuencia, con parches se consigue retardar la explosión, pero esta termina llegando.

Es cierto que la actuación del BCE ha reducido sustancialmente las primas de riesgo de países como Italia o España, pero en una unión monetaria el mismo concepto de prima de riesgo no debería tener sentido, porque se supone que en todos los países tendría que regir el mismo tipo de interés. 

El BCE no logra tampoco, a pesar de su política de expansión monetaria, reducir sustancialmente el tipo de cambio del euro. ¿Pero cómo hacerlo cuando la balanza por cuenta corriente de Alemania tiene un excedente anual del 7% del PIB, ocasionando que la Eurozona en su conjunto alcance un superávit superior al 3%?

 ¿Con estas cifras puede EEUU consentir que el dólar se aprecie más frente al euro? Lo que es bueno para Alemania no lo es para Italia, España o incluso Francia, y la carencia de una unión fiscal cuestiona seriamente la viabilidad de la Unión Monetaria.

Pero el ámbito político no está exento de menores interrogantes. No hay ninguna duda de que las elites europeas han apostado por mantener por todos los medios el euro, aunque para ello hayan tenido que someter a sus sociedades a enormes sacrificios. 

Es más, se puede incluso preguntar en qué porcentaje la ecuación no funciona al revés, ¿uno de los efectos que se buscan con la Unión Monetaria no es, acaso, obligar a las poblaciones a que acepten una serie de medidas que de otra manera no tolerarían; es decir, el euro como principal instrumento de coacción para implantar de forma generalizada un programa rabiosamente neoliberal orientado a la destrucción de todas las conquistas sociales conseguidas en siglo y medio?

La incógnita se encuentra en saber hasta cuándo las sociedades estarán dispuestas a soportar esta situación y cuánto tiempo funcionará el chantaje de que no hay marcha atrás. El caso de Grecia es sumamente ilustrativo. Cualquiera que con cierta objetividad analice la economía helena llega a la conclusión de que después de cinco años de consumir la medicina de la Troika su situación es crítica (...)

Continuar por esta senda es un suicidio y todo el mundo es consciente de que así no podrá pagar la deuda. No obstante, las instituciones y los mandatarios europeos han sido inflexibles en la negociación. De ninguna manera han estado dispuestos a conceder ningún respiro al Gobierno griego. Podría ser un pésimo ejemplo para las poblaciones de los otros países. Se exigía una derrota total.  (...)

Los españoles hemos sufrido en propia carne (no tanto como los griegos) las imposiciones del BCE y demás instituciones europeas y su total falta de neutralidad: reforma del mercado laboral para forzar la reducción de los salarios, reforma del sistema de pensiones e incrementos en el IVA. No estamos ante prescripciones económicas, sino ante puro sectarismo ideológico. 

La prueba más palpable es que los que ahora se muestran tan rígidos con Grecia no tuvieron ningún problema en que, tras el rescate, Irlanda mantuviese un tipo de sociedades superreducido y que continúe practicando un dumping fiscal que perjudica al resto de los países miembros. Y es que ese tipo de medidas está en la naturaleza de la Troika y de los gobiernos que la sustentan.

No es extraño, por tanto, que haya una palabra que a las elites europeas les produzca urticaria: referéndum. (...)

El proyecto europeo de desarticular todo el Estado del bienestar casa mal con los procedimientos democráticos. Solo desde la autocracia puede llevarse a cabo. Eso explica todas las medidas que la Unión Europea está llevando a cabo para torcer la voluntad de los griegos y coaccionarlos en el referéndum.  (...)

De ahí también que el BCE, faltando a sus obligaciones más elementales de prestamista en última instancia de la banca, haya cerrado el grifo a las entidades financieras helenas obligándolas a establecer el corralito, para predisponer a los griegos en el referéndum. 

Las competencias del BCE no son privilegios de unos tecnócratas de Frankfurt, sino trozos de soberanía prestados por los Estados nacionales. Si Grecia precisa ahora al BCE es porque se confirieron a este organismo las funciones del Banco de Grecia, y el BCE incumple lo acordado.

El papel más patético lo han asumido los gobiernos de la mayoría de los países de la Eurozona (entre ellos, el nuestro) que se deberían haber puesto en contra de Alemania y al lado de Grecia, y sin embargo han hecho lo contrario, sin considerar que pueden verse dentro de poco en una situación parecida a la del país heleno. 

Al menos los ciudadanos tendríamos que tomar conciencia del coste que estamos pagando por la permanencia de la Unión Monetaria: la desaparición de todo vestigio democrático y la muerte del Estado social, amén de mantener siempre sobre nuestras cabezas la espada de Damocles de una nueva recesión que obligará a nuevos ajustes."                

(La ruptura del euro, de Juan Francisco Martín Seco en República de las ideas, en Caffe Reggio, 04/07/2015)

29.7.15

Lo mejor para Grecia (y para España, y para Italia): una salida ordenada de la trampa del euro... pero siguiendo dentro de la Unión Europea

"Las draconianas condiciones impuestas a Grecia no significan ningún alivio verdadero y solo han postergado el momento de la verdad para Europa. Lejos de impulsar el crecimiento y el empleo, la economía helena va camino a disparar el desempleo al 30 por ciento y hundir más a su economía, que ya vive una nueva recesión

Los planes de privatización masiva de los activos helenos no generarán liquidez pero dispararán la inflación al 20 por ciento y la economía se hará insostenible. (...)

El intento de negociar una salida ordenada del euro para Grecia que proponía el ex ministro Yanis Varoufakis fue abortado por los intereses de la troika. Schauble sabe que los bancos alemanes sufrirían un impacto inmediato que dejaría un enorme agujero presupuestario en Alemania. Como indica este editorial de New York Times, el euro se convirtió en una trampa que lejos de integrar a Europa la está pulverizando. (...)

La salida de Grecia de la moneda única se hace cada día más inevitable y está claro que esta acción puede ser seguida por otros países como Italia, España y Portugal, que han perdido competitividad frente al núcleo europeo del norte y al no disponer de la soberanía monetaria no pueden devaluar su moneda como medida de emergencia. Como señalábamos en 2011 el euro es el principal enemigo de Europa

La moneda única nació viciada en sus mismos orígenes y todos los países incumplieron las normas para ser parte del club. Una salida ordenada de la moneda única puede generar traumas en un comienzo pero mayor bienestar en el futuro.  (...)

Lo que se busca ahora es cómo detener el tsunami financiero creado por la moneda única que ha sido sólo un gran negocio para la banca privada. Bancos como Royal Bank of Scotland, Deutsche Bank, Rabobank Group, Standard Chartered y Barclays trasvasan sus beneficios a los paraísos fiscales para evadir impuestos correspondientes a las arcas públicas de sus respectivos países. El euro ha potenciado las asimetrías de la eurozona y repensar una reforma de la moneda única ya no es visto como el peor de la males.

La retirada de Alemania de la zona euro es una de las alternativas que se barajan para una solución sostenible a la crisis europea. Un retorno al Deutsche Mark para Alemania ha comenzado a ser visto con buenos ojos incluso al interior de Alemania, dado que no es Grecia el problema de Europa, sino Alemania.  (...)

Alemania es el único país que se ha beneficiado con la moneda única y desde el estallido de la crisis sus beneficios se han multiplicado construyendo una gran muralla en Europa. 

La Comisión Europea debe abordar un plan que permita la salida ordenada de los países que han sido perjudicados con la moneda única, como Grecia, Italia, España y Portugal. Este "proceso de divorcio" debería ser más ordenado que el proceso de adopción que realizaron los países para acceder al club.

 Que hoy este tema ocupe parte de la agenda de Bruselas es toda una novedad, dado que hasta el momento los países que adoptaban la moneda quedaban encadenados para siempre al sistema. 

 Además, se hizo pensar erróneamente que la zona euro era Europa y que una salida del euro significaría una salida de la Unión Europea. Grecia y los otros países que abandonen la moneda única sólo dejarán de formar parte de la zona euro, pero seguirán perteneciendo a la Unión Europea."            ( , El blog salmón, 28/07/2015)

Carmena paraliza la venta a fondos de inversión de 2.086 viviendas sociales

 Almudena lleva 21 años viviendo en la calle Lumbrales de la villa de Vallecas. En agosto de 2014 le llegó el burofax de la EMV para cambiarle el contrato, que empeoraba las condiciones

"La alcaldesa, Manuela Carmena, ha anunciado que más de 220 familias que vivían de alquiler en pisos de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS), que estuvieron inmersos en un procedimiento de venta a fondos de inversión por el anterior gobierno municipal -que finalmente no se llegó a materializar- van a poder seguir, tras años de lucha, en sus viviendas.La medida se extiende a un total de 2.086 inmuebles municipales dstribuidos por toda la ciudad.

 
 Marisol Garcia Molina, hija de Marisol Molina Pérez, con su madre con tercer grado de dependencia por demencia, vive en un piso de la EMV en la Gran Via de San Francisco 16, desde hace 26 años, cuando fue realojada debido a una remodelación en la calle donde vivía anteriormente. Ha tenido tres caídas graves en la escalera del portal por su poca movilidad. Su hija solicitó la instalación de una rampa hace 10 años, la EMV no hace caso porque dice que están en situación irregular.

Los inquilinos de los 220 pisos a los que se refirió hoy Carmena lograron que el fondo de inversión se retirara, pero no la interposición de diversas acciones legales posteriores por parte del Ayuntamiento para hacerse con las casas.  (...)

En el año 2012 las familias recibieron la visita de asistentes sociales que les anunciaron la venta de sus viviendas a un fondo de Inversión de Renta Corporación. El Ayuntamiento les ofreció el traslado a otros pisos de características similares, pero en otros distritos. Los inquilinos, que vivían desde hacía años en el centro de la ciudad, se negaron. El 40% de ellos son de avanzada edad.

 
 Aurelia vive en un piso de la EMV en la calle Lavapies 69, tiene una pensión de 500 euros

La alcaldesa ha remarcado que de estas 220 familias, más de 50 se encontraban inmersas en procedimientos judiciales, bien iniciados por la EMV o por los propietarios. Todos se han paralizado y se está estudiando un modelo de contrato que les proporcione estabilidad y permanencia, sin desahucios ni fondos buitres. "Ahora se estudiará expediente por expediente", aclaran fuentes municipales.

Según ha destacado la regidora, la política del Ayuntamiento se basa en la idea de que el derecho a la vivienda es "un pilar fundamental en la vida de las personas".            (   , El País, Madrid 28 JUL 2015 y fotogalería,  El País , 28 JUL 2015)