15.2.17

¿Reformar la Unión Europea o romperla?

"El propósito de estas líneas es contribuir al debate, centrándonos en las estrategias que las fuerzas políticas progresistas en Europa han estado desarrollando. Debatir con ellas será de utilidad para intentar construir propuestas que abran un camino de ruptura con la camisa de fuerza del Sistema Euro y la Europa del Capital (...)

• La economía europea se encuentra en un ciclo de recuperación débil, en el marco de tasas de rentabilidad bajas, bajos niveles de inversión, tendencias deflacionistas, serios problemas en las hojas de balance contable de una parte importante del sistema bancario, y una depresión salarial combinada aún con un elevado desempleo y tasa de inestabilidad laboral. El diseño de la Eurozona está conformada para exportar la crisis de los países europeos centrales a los demás. El más alto crecimiento actual en algunos países periféricos se debe al severo ajuste en la recisión anteriormente vivida, a modo de efecto rebote. La recuperación rampante reciente, no ha logrado alcanzar los niveles de producción de antes de la crisis, es débil y va a ser de corta duración.

En relación a la situación social y política es importante destacar: (...)

• El surgimiento de fuerzas políticas de la derecha dura en una serie de países, exigiendo más proteccionismo, una agenda política xenófoba, y el blindaje de privilegios en los países más ricos.

• El proceso abierto del Brexit en el Reino Unido.

• Los primeros pasos realizados en la aplicación del Informe de los Cinco Presidentes, como una hoja de ruta de centralización de competencias en la UE. Y la tensión de un claro bloqueo en el Consejo Europeo, principalmente Alemania y otros Estados miembros del centro y del norte, para obligar a que cualquier refundación de la UE esté bajo la imposición de reformas estructurales. En otras palabras, medidas de austeridad, de control de las políticas económicas periféricas tanto en los campos salarial, fiscal como el presupuestario, realizado por los países centroeuropeos.

• La política monetaria desesperada del BCE, concebida para apoyar al sistema bancario insolvente, inútil para animar la inversión.

• Tras convertir la deuda privada en deuda pública a nivel nacional, los nuevos intentos de socializar la deuda a escala de la UE, si bien cargando el pago a los países periféricos, con la imposición de condiciones que podría imponer un nuevo Fondo Monetario Europeo. Este FME sería un látigo que aseguraría la aplicación de las políticas de austeridad social en aquellos países dependientes de los Estados centrales.  (...)

Por el momento, las elites se encuentran divididas. Podemos encontrar dos líneas dentro del extremo centro, dicho de otro modo, las fuerzas del establishment. Por un lado, una línea tecnocrática, federalista y neoliberal que propone recentralizar poder para hacer posible una intervención estatal a escala europea.

Esta línea, representada por Juncker y Francia, intenta poner orden en los mercados, estabilizando el sector financiero privado, contra las clases trabajadoras. Por otro, la propuesta ordoliberal, liderada por Alemania, para dejar a la UE bajo un esquema intergubernamental, defiendo las ventajas de los Estados Miembros con superávits externos permanentes.

 El tercer actor es la extrema derecha emergente, la cual se presenta también como anti-establishment, y probablemente sería propensa a hacer salir a sus países de la UE, para crear unas políticas transitorias de refugio nacional, reestructurando a nivel más regional la globalización y basándose en la estigmatización de “nuevos amigos internos y externos”.

Ahora bien, estas tres líneas de las élites tienen mucho en común, aun cuando muestren una clara tensión entre los diferentes sectores que componen las clases dominantes. (...)

¿ Cómo afrontan la situación las fuerzas progresistas europeas? 

(...) Sobre la mesa podemos encontrarnos al menos dos polos de la discusión dentro de la izquierda. Por un lado, hay una postura a favor de reformar la UE. Los puntos principales que caracteriza esta posición son los siguientes:

• Proponen combatir en el campo electoral, acumulando gobiernos progresistas en el Consejo Europeo para reformar los Tratados Europeos. Piensan que planteando un grupo minoritario bloqueando los Tratados en el Consejo podría darles fuerza para negociar reformas.

• Apoyan un enfoque federal en relación a la UE.

• En relación al problema de la deuda proponen fórmula para mancomunar la deuda, mediante la emisión de eurobonos, promoviendo una conferencia paneuropea de la deuda para reducir sus exigencias y tamaño, mediante una moratoria, condonación, o simplemente pagar la parte principal en función del crecimiento económico.

• Persiguen superar la crisis animando la inversión mediante una política europea, empleando el Banco Europeo de Inversiones y el Banco Central Europeo. Por ejemplo, apoyando también una política monetaria alternativa a través de una Flexibilidad cuantitativa “para la gente”, esto es, una política monetaria expansiva con otro diseño.

(...) En suma, se trataría de un enfoque paneuropeista bastante ingenuo. Más allá del corto alcance de las medidas planteadas, no podemos esperar a la unanimidad en el Consejo para cambiar las instituciones europeas ni los tratados (...)

A su vez, en el otro polo, encontramos otra estrategia, basada en la salida de la eurozona, y en determinados casos incluso exigiendo la salida de la UE. Básicamente, plantean que:

• La moneda única no es viable. Perjudica el desarrollo de los países periféricos. Un mercado único con una moneda única daña a aquellos países con un nivel de productividad más bajo y peor posición en la división del trabajo europea, creando divergencias en la balanza de pagos.

• Esta línea propone reestablecer la soberanía económica e implementar una nueva moneda. (...)

• No rechazan aliarse con otros países bajo un modelo solidario, si bien prevalece en principio un enfoque bilateral.

(...)  Los problemas que vemos es que (...) el margen de maniobra de un país aislado es bastante bajo a largo plazo (...)

Entonces, ¿qué hacer?. Pensamos que es posible una estrategia alternativa, capaz de traer las mejores ideas dentro de la izquierda dentro de una nueva orientación. Creemos que una estrategia basada en “desobedecer y caminar” podría ser factible. Así que consideramos que:

• Ni la UE es reformable en profundidad(regla de la unanimidad para cambiar los tratados europeos) ni estar aislados es deseable. (...)

• Es posible desarrollar una política antiausteridad e internacionalista al unísono. Aunque tengamos que preparar las rutas para responder la reacción del adversario. (...)


• Los fenómenos desencadenantes y el proceso de cambio sucederán antes en los eslabones débiles de la cadena, y no en un marco abstracto. Una estructura cambia por sus puntos más débiles. Por el momento, hemos visto los casos de Grecia y el Reino Unido como los primeros casos extremos, y más como ellos se van a presentar. ¿Cuáles son esos eslabones débiles?. La periferia, la crisis bancaria y financiera, la crisis deflacionaria y de inversión, la nueva recesión que vendrá, las tendencias de la extrema derecha, la resistencia social y democrática…

Qué hacer antes en caso de alcanzar un gobierno:

• Detener la aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

• Establecer un control temporal del movimiento de capitales para evitar la fuga de capitales y perseguir la evasión fiscal.

• Abordar la cuestión de la deuda(suspensión del pago). Moratoria y Auditoría ciudadana de la Deuda Pública. Condonar la deuda pública y establecer un impago selectivo, protegiendo a los fondos de seguridad social, los fondos de pensiones y a los pequeños ahorradores.

Intervenir en el Sistema bancario mediante una nueva regulación financiera. (...) Crear un sistema bancario público bajo control democrático y social.

Los próximos pasos se relacionarían según respondiese la UE. Mientras tanto, podría ser interesante abrir una negociación, para ganar tiempo, aunque también poniendo en marcha o preparando las siguientes medidas:

• Preparar una Autoridad Monetaria para garantizar las transacciones económicas internas en caso de expulsión.

• Buscar nuevas alianzas dentro o fuera de la UE. Proponer un marco solidario nuevo enfocado en la cooperación e integración de los recursos financieros, acuerdos comerciales justos, intercambio de materias primas (energía), y cooperación en materia de inversión. Para el futuro una nueva moneda común con mecanismos de compensación, por ejemplo un presupuesto común fortalecido con un régimen fiscal armonizado.

• Establecer una reforma fiscal progresiva (más peso sobre beneficios y patrimonio) para financiar una nueva política de inversión pública, creando empleo bajo un modelo de transición energética, y proteger a las clases trabajadoras en caso de una caída temporal de la renta nacional, haciendo pagar la crisis a las clases dominantes.

• Desarrollar una reforma laboral para garantizar la estabilidad del empleo, la organización democrática del mundo del trabajo, dando poderes a un organismo público independiente en materia de selección de personal, y reducir la media del tiempo de trabajo.

• Comenzar un gran plan para una transición ecológica para la industria basada en energías renovables creando más empleo.

• Abrir paso al desarrollo endógeno para una economía internacionalizada, a través de la construcción de una nueva área supranacional. (...)"               (Daniel Albarracín, cconomista y sociólogo. Asesor en el Parlamento Europeo con Podemos, Viento sur, 07/02/17)

 Alternativa a la salida del euro:  europeseta electrónica de circulación interna

Existe una descripción con mucho humor, de economía-ficción, sobre los beneficiosos efectos que se producirían si en Italia, el gobierno impusiera una moneda digital (allá por el 2020), para salir de la quiebra económica y política a la que la permanencia en el euro habría llevado al país. El objetivo se conseguiría rápidamente.

Los únicos perjudicados, los especuladores de la deuda. Ver: J. D. Alt: Europa, 2020: una ucronía iluminadora’. http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5467  )


Los artículos de Juan José R. Calaza (Juan José Santamaría y Juan Güell) muestran con gran claridad las ventajas de una europeseta electrónica de circulación interna: 
 

Para entender la europeseta electrónica. Qué es y, sobre todo, qué no es. Enlace: http://www.farodevigo.es/opinion/2012/12/02/entender-europeseta-electronica/720458.html


Para salir de la crisis sin salir del euro: España debe emitir europesetas (electrónicas). Enlace: http://www.farodevigo.es/opinion/2011/11/27/salir-crisis-salir-euro-espana-debe-emitir-europesetas-electronicas/601154.html  

Las europesetas electrónicas, complementarias al euro, estimularán el crédito sin efectos colaterales perversos. Enlace:  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=165815

Juan Torres insiste en que es necesario emitir una moneda complementaria al euro. Sus artículos:



Más información en: 'Si Grecia, España, o Andalucía emitiesen una moneda digital, respaldada por la energía solar instalada en sus tejados, alcanzarían la soberanía financiera. La de dar créditos a familias y empresas':    http://comentariosdebombero.blogspot.com.es/2014/06/si-una-autonomia-o-una-gran-ciudad.html