9.1.17

La amenaza a la que tenemos que hacer frente ahora no es de deuda pública ni de la inflación, sino la espiral económica descendente, que será cada vez más difícil de revertir

"La recuperación económica de los países en desarrollo se vio frenada porque los estados más ricos y emergentes, salvo Estados Unidos y Japón, llegaron a un consenso político tácito en materia de austeridad fiscal, en vez de realizar un esfuerzo concertado y sostenido para superar el estancamiento prolongado. 

Después de siete años de resultados económicos mediocres y de las crecientes tensiones por las duras restricciones al estimulo fiscal en la eurozona, hay señales de una mayor disposición a reconsiderar la política seguida hasta ahora.

Todavía no está claro si eso llevará a un cambio significativo de políticas, pero podría a la larga desembocar en el punto de inflexión que tanto necesita la economía mundial desde la crisis financiera que comenzó en 2008. (...)

Por desgracia, la tarea más urgente, de coordinar e implementar esfuerzos para aumentar y sostener el crecimiento y la creación de empleo, sigue sin atenderse. Mientras, los recortes al gasto social y a los programas de bienestar, reclamados por el fetiche de la austeridad, no hacen más que empeorar las cosas, pues el empleo y el consumo solo disminuyen.

Es probable que la presión sobre el empleo y el presupuesto de los hogares continúe. Los reclamos de reformas estructurales apuntan principalmente al mercado laboral, más que a los de productos.

La creciente inseguridad de los trabajadores, exacerbada por la mayor liberalización del mercado laboral, se toma como base para una economía saludable. Pero esa idea no solo socava la protección social que todavía existe, sino que probablemente reduzca el salario real, la demanda agregada y, por lo tanto, las perspectivas de recuperación.

Ya redujo el crecimiento y el empleo. Y, si bien los mercados financieros insisten en reducir el déficit, el último declive de los precios de los bonos y de las acciones, así como la pérdida de confianza que eso transmite, sugiere que también reconoce las consecuencias adversas de la consolidación fiscal en un contexto de reducida demanda privada.

Un crecimiento más lento significa menos ingresos y un espiral descendente más rápido. En la actualidad, el déficit fiscal de la mayoría de los países refleja la caída de los ingresos tributarios tras el colapso del crecimiento, así como los costosos rescates bancarios.  (...)

La actual política se considera favorable al mercado, es decir opciones procíclicas efectivas, pese a que, en realidad, se necesitan esfuerzos anticíclicos, instituciones e instrumentos.

Las autoridades globales parecen ser rehenes de los intereses financieros y de los ideólogos y medios asociados, así como de oligarcas cuya influencia política les permite asegurarse una mayor renta y pagar menos impuestos en lo que realmente debe ser uno de los círculos más viciosos. (...)

Las malas políticas públicas pueden llevar a la recesión. Eso fue lo que ocurrió en 1980-1981, cuando la Reserva Federal de Estados Unidos elevó las tasas de interés reales, frenando ostensiblemente la inflación, pero al mismo tiempo induciendo una prolongada recesión económica global.

Eso no solo contribuyó a las crisis fiscal y de deuda soberana, sino también a un prolongado estancamiento fuera de Asia Pacífico, incluida la “década pérdida” de América Latina y el “retroceso de cuarto siglo” de África. (...)

La creciente desigualdad de ingresos en muchos países antes y, aun después, de la crisis financiera, no hizo más que empeorar las cosas, al reducir la capacidad de ahorro de los hogares y aumentar el crédito al consumo y la compra de valores, en vez de elevar la inversión en nuevas capacidades económicas.

De hecho, la amenaza a la que tenemos que hacer frente ahora no es de deuda pública ni de la inflación, sino la espiral económica descendente, que será cada vez más difícil de revertir. (...)"       (Jomo Kwame Sundaram , IPS, en Rebelión, 21/12/16)