25.1.17

La inflación apunta a un 3% y anticipa una pérdida general de poder adquisitivo

"Los tiempos de la inflación baja —medida por el Índice de Precios de Consumo (IPC)— se alejan. Hasta el extremo de que en febrero la tasa interanual (los últimos 12 meses) escalará hasta el 3%. Es decir, el nivel máximo desde octubre de 2012, en plena recesión. Eso es lo que estima Funcas, que prevé que ya en enero (hasta el día 31, no se conocerá el dato adelantado), el IPC se sitúe en el 2,6%.

A partir de ese 3%, la tasa anual de inflación comenzará a descender, hasta situarse (en media anual de los últimos 12 meses) en el 2,2%, el nivel más elevado desde 2012. Esto significa que España deja atrás tres años consecutivos en los que el IPC ha sido negativo en términos de media anual.

Es decir, la economía ha dejado de coquetear con la deflación. Algo que ha permitido a las familias recomponer parte de su renta disponible perdida durante la crisis. En los últimos tres años, tanto los salarios (1,1% de incremento en 2016) como las pensiones (0,25%) han subido más que la inflación en media anual, que es la forma más rigurosa de medir el impacto que tienen los precios sobre el bolsillo de los hogares.
No sucederá eso en 2017. (...)

 El servicio de estudios de Mapfre, por su parte, prevé que la inflación camine hacia el entorno del 3% “tanto en 2017 como en 2018”, según Manuel Aguilera, su responsable. (...)

El fuerte repunte de la inflación —se habrá pasado del -1,1% al 3% en menos de un año— tiene que ver, fundamentalmente, con el encarecimiento del crudo, con una clara tendencia al alza desde la primavera del año pasado. (...)

El alza del petróleo castiga el crecimiento, algo que explica (junto a la pérdida de eficacia de la política monetaria ultraexpansiva) que el PIB vaya a crecer en 2017 alrededor de un 2,5%, por debajo del 3,3% previsto para 2016.

Sin embargo, la inflación subyacente (que representa el 88,2% del PIB), y que elimina los componentes más volátiles del IPC (productos energéticos y alimentos no elaborados), continúa siendo muy moderada. En concreto, la inflación estructural se sitúa en el 1%, todavía muy lejos de los objetivos del BCE en su estrategia de política monetaria que, como se sabe, se sitúa en el 2%. (...)"                (El Confidencial, 24/01/17)