19.1.17

Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha): más del 90% de la evasión fiscal no fue detectada en 2015

"El Ministerio de Hacienda español ha pinchado en hueso en su lucha contra la evasión fiscal. Así lo ha considerado el colectivo de Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) que ha denunciado que “más del 90% de la evasión fiscal no fue detectada en 2015”. 

En concreto, han señalando “que en el mejor de los años, la Agencia Tributaria sólo fue capaz de llegar al 9,65% de la evasión tributaria total que se cometió en España”.

La lucha fiscal se ha convertido en una de las piezas que defiende este colectivo y más al ver que el Gobierno de Mariano Rajoy ha apostado por la subida de impuestos para intentar reducir el déficit, en vez de decantarse por la pelea contra la evasión.

 “Es mejor recuperar ingresos evadidos que aumentar IRPF e IVA, como recomiendan las instituciones internacionales y las organizaciones empresariales, y aplauden el consenso de los grupos políticos”, han recalcado desde Gestha.

Y el margen de mejora es mayúsculo, según el colectivo. Porque, como recogen los resultados logrados por la Agencia Tributaria, la lucha contra la evasión es “desastrosa” al ver que apenas representó el 8,47% de la evasión total estimada entre 2012 y 2015.

 A pesar de que supone, como han sentenciado los expertos, “una mejora respecto al trienio anterior”, en Gestha han presenciado que los datos dejan “al descubierto un enorme agujero en la administración tributaria por el que se escapa el fraude y un grado de ineficacia muy elevado”.

Pero esta ineficacia no es la única característica del departamento que dirige Montoro, según los Técnicos de Hacienda. Desde Gestha han afirmado que la evolución que ha seguido la deuda liquidada media en 2012, 2013 y 2014 demuestra que la Agencia Tributaria “centró la investigación en los contribuyentes de escasos recursos (pymes, autónomos y trabajadores), a los que se descubre un menor importe defraudado; mientras que la investigación sobre los grandes patrimonios y corporaciones –que a día de hoy suponen el 70% del fraude fiscal en España-, es decir, el fraude sofisticado, ha decaído”.

Un fraude fiscal a gran escala que no se persigue y que se aprecia, según el colectivo, en que los “delitos fiscales descubiertos por la Agencia Tributaria cayeron un 57% en la última década”. De hecho, los datos hablan por sí solos: “En 2015, se tramitaron únicamente 341 denuncias por delito fiscal, frente a los 793 de 2005 y muy lejos del récord de 1.014 delitos fiscales denunciados en 2011”. 

Un “desplome” que, “entre otras causas”, se debe, como ha denunciado Gestha, a la “limitación de las competencias de los técnicos para investigar estos delitos tras aprobarse una resolución interna por la que los técnicos dejaron de tener control sobre el expediente en los casos de especial dificultad sobrevenida”.

Una “falta de ambición de la dirección actual de la Agencia Tributaria” que también se aprecia en que “ordena realizar investigaciones parciales, es decir, investigaciones de un hecho o elemento concreto, por lo que es más difícil descubrir fraudes superiores a 120.000 euros, cantidad a partir de la cual se configura el delito fiscal”.               (Librered, en Rebelión, 14/01/17)