20.1.17

El 'momento María Antonieta': el orden liberal global está colapsando porque la clase dominante global dejó de percibir el sentimiento del pueblo hacia el mundo"... un ejemplo: "el 94% del aumento de puestos de trabajo (10 millones) en la década pasada en EE. UU. fue en calidad de 'trabajo alternativo... o sea, trabajo basura

"Sin embargo, después de dos décadas de la nueva 'Pax americana' y su orden global neoliberal, estos empezaron a colapsar y se inició una crisis global por el poder caracterizada por el descontento, la decepción y el desengaño, canalizados en EEUU con la elección de Donald Trump como presidente. 

A tal extremo llegó la crisis global neoliberal que hasta los dos acérrimos veteranos partidarios y promotores del mundo unilateral Zbigniew Brzezinski y Henry Kissinger tuvieron que reconocer que para salir de la crisis actual era necesario crear una conexión trilateral entre EEUU, China y Rusia.(...)

 Los estudiosos de todos los países del mundo tratan de encontrar las causas del fracaso del actual orden global neoliberal. El editor asociado de Financial Times, Wolfgang Münchau, en su artículo 'The elite's Marie Antoinette moment' (27-11-16) afirmó que el "orden liberal global está colapsando porque la clase dominante global dejó de percibir el sentimiento del pueblo hacia el mundo". 

Según Münchau, "la insurrección popular" tanto en EEUU como en la UE "está creciendo porque la gente tiene miedo a la reducción de protección de los consumidores y el aumento del poder de las transnacionales". 

En la percepción de este analista, la globalización neoliberal empezó a adquirir el carácter caótico y violento debido a la distribución extremadamente desigual de los ingresos impulsada por la elite mundial y por su política de "flujos incontrolables de capital y personas".

Münchau considera que "la acción más correcta sería dejar de insultar a los votantes, solucionar los problemas del sector financiero que está fuera de control, de los flujos de capital y personas y la distribución desigual de ingresos". Sin embargo, el 1% de los ricos y poderosos que controlan el mundo occidental jamás aceptará estas soluciones a la actual crisis neoliberal. 

Dale Carnegie, en su libro 'Cómo ganar amigos e influir sobre las personas' (1936) anotó que "solamente el 15% de los más ricos y poderosos lo lograron a través de su conocimiento científico o técnico, mientras que el 85% restante obtuvieron su riqueza debido a la manipulación psicológica de la gente o usando lo que se llama 'la Ingeniería Psicológica'".

Refiriéndose a EEUU, el país está en manos, según los científicos políticos norteamericanos Martin Gilens (Princeton University) y Benhamin Page (Northwest University), de la plutocracia corporativa y financiera que excluyó a los ciudadanos ordinarios de la participación en las decisiones del Gobierno, especialmente en los últimos 20 años, lo que produjo descontento popular.

 En realidad, Donald Trump y su equipo han utilizado precisamente los postulados de la Ingeniería Psicológica para lograr el voto de la clase obrera blanca y los sectores empobrecidos por la política de globalizadores acentuada especialmente desde la Presidencia de Bill Clinton en 1993. (...)

La recuperación económica de la que hablan los medios globalizados de comunicación sigue siendo un deseo y no una realidad. De acuerdo al expresidente del Council of Economic Advisers bajo Obama, Alan Krueger, "el 94% del aumento de puestos de trabajo —unos 10 millones— en la década pasada fue en calidad de 'trabajo alternativo'", es decir, empleo a tiempo parcial, contratistas o trabajo independiente que en la mayoría de los casos no aporta ningún beneficio.  (...)

No le queda otra alternativa a Donald Trump que seguir el camino del mundo multipolar, por lo menos mientras esté tratando de recuperar la economía norteamericana. (...)"               (Vicky Peláez