25.1.17

Matar una joya científica por interés político del PP

 "Uno de los centros más avanzados del mundo en el desarrollo de tecnologías para reducir la emisión de dióxido de carbono (CO2) se está muriendo. Dicha planta, calificada como "pionera a nivel internacional" por la Agencia Internacional de la Energía, no se encuentra en California, Japón o Francia, sino en el corazón del Bierzo, en León.

 Y el motivo de su agonía parece ser la eterna disputa entre PSOE y PP, cuya brega es capaz también de corromper la innovación científica en nuestro país.

 Se trata del Centro de Desarrollo de Tecnologías de Captura de CO2 de la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden), un ente impulsado a lo grande por el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y que desde la llegada del Partido Popular al gobierno ha ido perdiendo financiación hasta llegar al punto actual, en el que la planta, la más vanguardista de Europa en su campo, solo estará operativa un mes en 2017, el tiempo de ejecutar un proyecto europeo contratado hace ya varios años. Para el resto de meses, no hay nada.

 "Esta fue la primera planta del mundo en demostrar que es viable capturar CO2 a nivel industrial por oxicombustión (en concreto, las emisiones que genera una central térmica de carbón), un gran paso en la lucha contra el calentamiento global. Disponemos de una maquinaria y un laboratorio únicos en Europa, lo que nos permite probar cosas que no se pueden hacer en otro sitio. Y sin embargo, nos encontramos con un director general que se niega a traer más proyectos y rechaza todo lo que le presentamos sin ni siquiera estudiarlo.

 Lo que sospechamos es que su objetivo es dejar morir la planta por interés político, porque no interesa mantener en la provincia de León, un feudo del PP, una instalación creada por el PSOE", resume Ignacio Llavona, presidente del comité de empresa de Ciuden. 

De los 40 millones de euros que recibían de los Presupuestos Generales del Estado con Zapatero, se ha pasado a una media de 150.000 euros con Mariano Rajoy. De incluir esta joya tecnológica en el listado de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTS), junto al Observatorio de La Palma entre otros, ya ni se habla.

No hay que ser muy avispado para comprender por qué Ciuden genera semejante controversia política. La planta se encuentra en la avenida Presidente Rodríguez Zapatero de Cubillos del Sil, junto a la central térmica de Compostilla. En 2010, el expresidente trató de aprovechar la coyuntura para modernizar el tejido industrial de la región y, de paso, dejar su impronta en su provincia natal. ¿Cómo? Haciendo que el Bierzo pudiera sobrevivir al fin de la industria del carbón convirtiéndose en un puntal en la investigación y desarrollo de energías limpias.

Gracias a una generosa subvención de la Comisión Europea, dotada con 96 millones, la Fundación Ciudad de la Energía no solo pudo abrir la planta más puntera en captura de CO2 a escala semi-industrial del mundo (con una inversión total de 115 millones), sino lanzar planes de dinamización económica en toda la región, una licencia que escoció mucho a la Diputación de León (PP), que consideró que el Gobierno socialista estaba invadiendo sus competencias con el claro objetivo de obtener réditos electorales, ya que el grueso de las inversiones se produjo entre 2010 y 2011, en los meses previos a las elecciones generales.

 La derrota del PSOE en los comicios de 2011 terminó con el aura de Ciuden. En 2012 y 2013, aún pudo mantener la estela de las inversiones realizadas (cerca de 200 millones en total) y los proyectos preasignados procedentes de todo el mundo.

 Pero desde 2013 hasta hoy, el devenir de la planta ha sido muy sombrío, sobre todo desde que Endesa declinó aplicar a escala industrial los éxitos cosechados en Ciuden, con el argumento de que capturar y almacenar el CO2 encarecía demasiado el precio de la energía. (...)"            (El Confidencial, 23/01/17)