24.2.17

Bomberos: la pobreza puede estar detrás de seis de cada diez muertes en incendios

"Un grupo de bomberos de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona han propuesto hoy un modelo para determinar y cuantificar las víctimas de la pobreza energética, que han diseñado conjuntamente con la plataforma Alianza contra la Pobreza Energética (APE).

La propuesta se basa en cuatro indicadores que se añadirían en los informes que los bomberos redactan en cada actuación, para determinar si se trataría de un caso de pobreza energética.

El informe se divide en la valoración de la vivienda, las condiciones del suministro, la situación de clima dentro de la vivienda, y la conversación con las personas afectadas, para recabar más información sobre su situación, como por ejemplo conocer si han recibido asistencia social previa.

Esta información es importante para “cuantificar y hacer visible un problema que está oculto“, y a la vez tener “datos objetivos muy claros”, ha afirmado el representante de Bomberos de Barcelona, Diego Cabello.

La propuesta tiene el objetivo de revertir la situación de que “en un 80 % de los casos que las empresas eléctricas han pedido informes a los servicios sociales, estos no tenían conocimiento de la situación social de las familias”.

No hay datos oficiales sobre el número de incendios y víctimas que están relacionados con la pobreza energética, y por ese motivo los bomberos trabajan “con estudios de compañías de seguros“.
Cabello ha destacado que “es bastante increíble que la administración pública no tenga medios para cuantificar los casos relacionados con la pobreza energética”.

El representante de Bomberos de la Generalitat, Toño del Río, ha informado de que en 2015 Catalunya fue la comunidad con más incendios y más víctimas mortales, con 29 muertes en total, aunque no se sabe cuántos casos estarían relacionados con la pobreza energética.

Según un estudio de los sindicatos de Bomberos de la Generalitat, 6 de cada 10 víctimas mortales en incendios podrían ser atribuidas a la pobreza energética. “Los casos mediáticos solamente son la punta del iceberg”, ha afirmado. (...)

Asimismo, Del Río ha señalado que la mayoría de víctimas son personas en situación de vulnerabilidad que mueren en el salón de su vivienda en los meses más fríos del año, en muchas ocasiones debido a los braseros, y “esto hace sospechar que detrás de estos escenarios se encuentran situaciones de pobreza energética”.

También ha explicado que en los últimos dos años, los incendios en las viviendas han aumentado en un 12%, y las víctimas han aumentado un 18%.
Mayoritariamente se trata de personas mayores de 65 años, aunque se ha incrementado el número de víctimas menores de edad.  (...)"              (Agencias, Kaos en la red, 21/02/17)