3.2.17

“Es el momento de que el Opus Dei aprenda a convivir con gobiernos de signo diferente”, porque el Opus Dei es la segunda, tercera empresa de Navarra. Esta es un realidad... a cualquier cosa se le llama izquierda en este país

"A la hora de calibrar en qué medida está cambiando Navarra desde la salida del foralista Unión del Pueblo Navarro (UPN) del gobierno foral, conviene retener una frase de la actual presidenta navarra, Uxue Barkos (Pamplona, 1964): “El Opus Dei ha vivido muy cómodo con las administraciones anteriores y creo que este es el momento de que aprenda a convivir con gobiernos de signo completamente diferente”.

 El genio de Barkos consiste ahora en convencer a sus socios de gobierno, “cuatro coaliciones y Podemos”, de las ventajas que tiene normalizar la convivencia con una institución religiosa que a lo largo de los últimos 50 años ha sido parte esencial de esta comunidad compleja y peculiar. (...)

¿Se ha privatizado la sanidad navarra tanto como en las comunidades gobernadas por el PP?

No –y fíjate que nosotros usamos muchos los conciertos con la sanidad privada, y tenemos cosas muy buenas–, pero hemos cortado muchas cosas que existían que eran un auténtico desorden. Por ejemplo, conciertos que existían con la Clínica Universitaria, para que atendieran a todos los trabajadores de la Universidad de Navarra, Opus Dei… Pagado por la administración pública…

¿Pagado al Opus directamente?

Sí, sí, a la Clínica Universitaria. Eso lo hemos cortado. Yo lo hubiera hecho un poco más despacio. Lo hicimos… ¡zas!. Quizá fue un acierto. No sé si fue mejor así o no. Eso se ha cortado. Ahora he aumentado los conciertos con la Clínica Universitaria en materia de trasplantes. (...)

Volviendo a ese relato de los 80 años de continuismo, ¿hasta qué punto ha penetrado el Opus Dei en las instituciones, en la res publica?

El Opus Dei es una institución que se asienta en Navarra en la década de los cincuenta con la fundación de la universidad y que atrae a una parte importante de la sociedad navarra. 

Como me decía recientemente un algo cargo del Opus Dei, esta institución ha vivido muy cómoda con las administraciones anteriores y creo que este es el momento de que el Opus Dei aprenda a convivir con gobiernos de signo completamente diferente y seguramente mucho más incómodos, pero también es el momento de que la sociedad navarra aprenda a convivir con una entidad que también ha traído mucho y bueno a Navarra.

 Pero es muy importante delimitar claramente los ámbitos de actuación. Creo que estaban demasiado entremezclados.

¿La separación Iglesia-Estado funcionaba de facto?

A mí que médicos, o profesionales de la educación, del Opus Dei estén en la administración pública me parece razonable si lo están a efectos de cumplir su trabajo como cualquier otro. Si lo están a efectos de servir a una entidad supra-administrativa se estarán equivocando.

 Me acuerdo de que en el arranque de la campaña de 2015, en un encuentro con algunas personas de Podemos en Navarra, me dijeron: ¡Y lo primero que vamos a hacer es echar al Opus Dei’. Era enero o febrero de 2015. 

Y les dije: "Bien. ¿Y tenemos 4.500 puestos de trabajo?". El Opus Dei es la segunda, tercera empresa de Navarra. Esta es un realidad… Y la respuesta fue "bueno, pues entonces...". Esta es la realidad. Es una empresa importantísima en Navarra. Lo que es muy importante es definir los papeles de cada uno. 

Y es verdad que, y esto se lo he dicho en multitud de ocasiones al rector de la Universidad de Navarra, en mi parte hay hooligans que no quieren ni ver al Opus Dei. Y la historia muchas veces explica el porqué. Pero en la otra parte, en la de la Universidad, hay hooligans que no han sabido entender que su papel no es el de decidir la política navarra. Y eso nosotros no lo vamos a permitir.

¿Y siguen funcionando ahora que ya no están en las instituciones?

En las instituciones, no. No sé si han estado.

Bueno, los habrá habido, se sabrá. ¿Es público, no?

Y no creo además que sea nada vergonzante. Yo soy coalición con un partido, el PNV, que tiene miembros del Opus Dei en sus filas. No los condeno. Otra cosa son esos ámbitos en los que se generó una suerte de disolución de las fronteras que deben existir. Y aquí impregnaba una cosa a la una y la una a la otra y...  (...)"                (Entrevista a Uxue Barkos, presidenta de Navarra, CTXT, 29/01/17)