13.2.17

Rato se concedió a sí mismo, cuando era vicepresidente con Aznar, una subvención para un hotel de lujo con el que defraudó 3,5 millones

"Rato cobró de varias empresas del Ibex mientras era vicepresidente del Gobierno de Aznar.

El informe de la Agencia Tributaria sobre los negocios de Rodrigo Rato es un retrato demoledor del otrora vicepresidente del Gobierno y director gerente del FMI.

 La ONIF (la oficina de investigación de Hacienda) ha desmenuzado en su informe de 642 páginas la forma de lucrarse y de defraudar al fisco del exdirigtente del PP, que hunde sus raíces en su llegada al Gobierno y que se extiende más allá de su imputación en el caso de las tarjetas black. Veinte años de negocios a espaldas de la opinión pública y de Hacienda.

El relato de la Agencia Tributaria comienza así: "A los meses de llegar don Rodrigo Rato a la Vicepresidencia del Gobierno, los tres hermanos Rato Figaredo (don Ramón, ya fallecido, doña Mª Ángeles y don Rodrigo) constituyen la sociedad dedicada a la publicidad COR Comunicación. 

No comparecen en el acto fundacional los tres hermanos aunque este auxilio judicial entiende acreditado que, desde su inicio, la mayor parte de su accionariado (y los beneficios que de ello derivan) ha correspondido a los tres hermanos mencionados. Don Rodrigo Rato adquiere formalmente su completo control accionarial desde finales del 2013".

Esta sociedad, COR Comunicación, tiene como objetivo principal hacer publicidad con las "empresas gordas" como los Rato califican a sus clientes. Estas empresas estaban en pleno proceso de privatización o aún tenían parte de control estatal. Es el caso de Endesa, Aldeasa, Tabacalera, Paradores de Turismo, Retevisión y Logista entre otras.

Pese a los intentos de los hermanos Rato por ocultar la propiedad de esta sociedad con testaferros, la ONIF asegura que son los propietarios últimos de COR, tal y como se refleja en documentos internos de junio de 1997.

 De la misma fecha es el plan de negocio de la compañía que centra su actividad en vender publicidad a Telefónica (que se privatizó ese mismo año), Tabacalera (privatizada completamente en 2005), Páginas Amarillas (que pertenecía a Telefónica) o Repsol (que se privatizó totalmente en 1997).

El informe también cita relaciones de ventas a clientes de la compañía en 2002. Aquel año la empresa de los Rato facturó dos millones de euros a Endesa, más de 450.000 euros a Paradores (completamente pública y en la que trabaja ahora la exesposa de Rato, Ángeles Alarcó), Logista (privatizada por completo en 2005) 195.000 euros, y Retevisión (privatizada en 1997 que pasó a llamarse Amena).

Según fuentes del sector, COR se dedicaba a hacer cuñas publicitarias de radio y era ampliamente conocido que pertenecía, al menos, a Ramón Rato, el hermano fallecido, aunque no se reconociera así en los papeles. (...)

La historia de COR se prolonga y fortalece más allá de la etapa de Rato en el Gobierno. Según el informe, Banco Santander hace pagos a esta sociedad desde 2004 hasta 2015. Cabe recordar que Rodrigo Rato ostentó el cargo de director gerente del FMI desde 2004 a 2007, y que debería haber aparcado sus negocios por incompatibilidad durante esa época.  (...)

COR firmó un nuevo contrato con el Banco de Santander en el que, además de continuar con el contrato antiguo, se añadían nuevos servicios por importe de 177.000 euros, 132.000
y 132.000 euros". (...)

Este incremento de la facturación por publicidad no se traduce en un aumento del negocio por parte de la empresa de Rato. "Pese a haber aumentado un 300% la facturación a Banco Santander, el pago a proveedores por los servicios se mantuvo constante", asegura la Agencia Tributaria.

 En los registros, los inspectores no encontraron pruebas de banners publicitarios ni de ningún trabajo realizado para el banco y aseguran que en el contrato por el que se establece un pago fijo de 200.000 euros, "no se establece qué servicios se deben prestar".

Ante todas estas evidencias el fisco concluye que "estamos ante unos servicios inexistentes (no así el contrato inicial), que supondrían el negocio simulado, para ocultar el verdadero negocio, el negocio disimulado, que no es otro que la  participación del señor Rato en el Consejo Asesor del Banco de Santander". (...)"            (Belén Carreño / Pedro Águeda / Raúl Sánchez , eldiario.es, 08/02/2017)