6.6.18

Esta puede ser la peor crisis del euro. El rendimiento de los bonos está subiendo, los mercados bursátiles están cayendo y el dinero está empezando a desaparecer del continente. Además, las fuerzas antieuropeas son más inteligentes. Los euroescépticos de Italia han estado preparando silenciosamente el terreno para una moneda paralela...

"Italia se ha visto sumida en el caos político, y ahora parece inevitable que se celebren nuevas elecciones. El contagio ha comenzado a extenderse a España y más allá. El rendimiento de los bonos está subiendo, los mercados bursátiles están cayendo y el dinero está empezando a desaparecer del continente.

 De repente, la zona euro está empezando a verse de nuevo como en 2011 -el año en el que el colapso griego fue el detonante de una crisis que sacudió Portugal, Italia, Irlanda y España, países que llegaron a ser conocidos colectivamente como los PIIGS-.
Con un no gobierno en Italia y España ante unas posibles elecciones, la crisis podría volver. La última vez, Angela Merkel y Mario Draghi consiguieron encontrar una solución. Esta vez, sin embargo, podría no ser posible. 

¿Por qué? Porque las deudas han aumentado y más países están en peligro; porque las fuerzas antieuro están mejor preparadas; porque Merkel es mucho más débil que hace cinco años; y porque al BCE le quedan menos cartas por jugar.  (...)

La economía irlandesa está en buena forma, pero aparte de eso, todas las economías periféricas de la zona euro que desencadenaron la última crisis parecen volátiles. La única diferencia real es que Italia está ahora en primera línea, no Grecia.
Los mercados están lejos de un pánico total. Pero, ciertamente, están nerviosos. El rendimiento de los bonos italianos se ha disparado, con un aumento de los rendimientos de la deuda a 10 años del 1,7% al 2,5% en las últimas cuatro semanas. El índice de referencia de la Bolsa de Milán ha bajado de 24.000 hace un mes a menos de 22.000 en la actualidad.

 El rendimiento de los bonos españoles está empezando a subir, al igual que el de los griegos. Mientras tanto, el euro está comenzando a caer, pasando de 1,24 dólares a 1,16 dólares. Es cierto que aún no es un verdadero colapso de la confianza. Pero se dirige en esa dirección.

 Por supuesto, es fácil asumir que si la última crisis fue solucionada, ésta también lo será. Sin embargo, hay cuatro razones por las que puede ser más difícil de arreglar.
En primer lugar, la deuda ha aumentado sustancialmente en los últimos cinco años. (...)

Además, es muy posible que los mercados empiecen a ponerse nerviosos por los diferentes países. En lugar de los PIGS, podrían ser los BIPS, para Bélgica, Italia, Portugal y España. O mejor aún, los FIBS para Francia, Italia, Bélgica y España.
En segundo lugar, el liderazgo alemán es más débil de lo que era. La última vez, Angela Merkel pudo imponer su voluntad en la zona euro, aunque se necesitaron varias cumbres nocturnas para hacerlo y algo de ayuda del FMI. Después de un terrible resultado electoral el año pasado, y a la cabeza de una coalición de aspecto inestable, Merkel ya no busca tener la autoridad para imponer su voluntad en Berlín, por no hablar del resto del continente.

 Arreglar una crisis monetaria requiere mucha influencia. Es cierto que Macron podría estar a la altura de las circunstancias. Pero, hasta ahora, sus planes para una ambiciosa reforma de la eurozona se han quedado en nada, y si los mercados de deuda se vuelven contra Francia, su autoridad también será destruida.
Además, las fuerzas antieuropeas son más inteligentes. En 2012 y 2013 nadie tenía un plan realista para salir del euro. La única persona que lo había pensado de verdad era el griego Yanis Varoufakis. Pero se necesita más de un economista inconformista. Los euroescépticos de Italia han estado preparando silenciosamente el terreno para una moneda paralela. 

El sistema financiero mundial odia esa idea, pero de hecho tiene mucho que decir al respecto. Los llamados mini-BOTs podrían proporcionar una solución elegante a los desequilibrios dentro de la moneda única, preservando el euro para las grandes empresas, pero permitiendo que el resto de la economía se devalúe y que el Gobierno reactive la demanda. Podría funcionar o no. Pero es al menos un plan para romper los grilletes del euro.

Por último, el BCE solo ha tenido un conejo para sacar del sombrero. La última vez, la mayoría de los expertos asumió que la relajación cuantitativa y la compra de bonos por parte del banco central estaban prohibidas en virtud de los tratados que crearon el euro. 

Esa era ciertamente la opinión en Alemania (y en algunos círculos todavía lo es). Draghi lo arruinó con su discurso de "lo que sea necesario" hace seis años. De hecho, si hay una crisis dentro de la zona euro, se producirá después de que dos billones de euros de dinero impreso hayan sido ya arrojados a la economía. Si eso no funciona, no hay nada más con el mismo tipo de poder.
Ya había señales claras de que la economía europea se estaba paralizando este año, con la ralentización de su motor alemán. Un verano de incertidumbre en Italia, que culmine en unas elecciones que bien podrían activar la pertenencia al euro, es lo último que necesita en un momento en el que la confianza ya estaba disminuyendo. La primera gran crisis de la eurozona fue arreglada por Merkel y Draghi. Pero la segunda será mucho más difícil... e incluso podría resultar imposible."                 (Matthew Lynn , El Economista, 30/05/2018)

1 comentario:

Fillip Kirkorov dijo...

The following time I read a blog, I hope that it doesnt disappoint me as a lot as this one. I imply, I do know it was my choice to learn, but I actually thought youd have one thing fascinating to say. All I hear is a bunch of whining about one thing that you can fix if you werent too busy searching for attention. best online casinos