27.1.17

La reforma laboral de Rajoy empuja a los jóvenes al exilio económico o a refugiarse en los estudios... la cifra actual de activos es la más baja de los últimos diez años. Así baja el paro... con Rajoy el paro ha bajado en 1.049.500 personas, pero sólo 366.110 han encontrado un empleo... es que el número de horas trabajadas desciende

"(...)  Hoy España cuenta con 355.100 ocupados más, según la Encuesta de Población Activa (EPA), de los que había en el cuarto trimestre de 2011, justo antes de la llegada de Mariano Rajoy a la Moncloa, pero este aumento de la ocupación no significa que haya más empleo.  El número de horas trabajadas desciende. 

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número total de horas efectivas semanales trabajadas por todos los ocupados en los últimos tres meses de 2016 ascendió a 594 millones frente a los 597,4 millones del mismo periodo de 2011, lo que supone una caída de 3,7 millones de horas.

La respuesta que explica esta supuesta paradoja en el mercado laboral se encuentra en el aumento del número de trabajadores a tiempo parcial. Dicho de otro modo: se ha producido un reparto del empleo. En estos cinco años, la ocupación a tiempo completo se ha reducido en 25.300 personas (hasta los 15,6 millones), mientras que los ocupados con jornada parcial han aumentado en 380.400 (hasta los 2,8 millones).

El número de horas cae con respecto a 2011, pero también frente a 2015, pese a que el número de ocupados ha aumento en los últimos 12 meses en 413.900 personas. Si en el último trimestre el número de horas semanales trabajadas ascendía a 594 millones, en el mismo periodo de hace un año se trabajaban 595,8 millones. (...)"                (Kaos en la red, 26/01/17)

"(...) Aunque aún falta la confirmación oficial, la economía creció en 2016 lo mismo que en 2015, un 3,2%. Pero el empleo sólo lo hizo un 2,3%.

(...) Lo que queda claro es que el ritmo de recuperación del empleo es demasiado lento y va muy por detrás de la recuperación económica. La estadística certifica que en España aún hay 4,2 millones de parados nueve años del inicio de la crisis. 

Es cierto que ya estamos al nivel de finales de 2009 y que la cifra de paro es la mejor de los últimos siete años, pero cada vez parece más claro que es casi imposible volver a la situación justo anterior a la crisis, en 2007, cuando la tasa de paro estaba en el 8,6%. (...)

Lo que el Gobierno oculta de la EPA, o al menos intenta que quede en un discreto segundo plano, es que no todo el descenso del paro implica creación de empleo. Eso se debe al descenso de la población activa, la formada por los que tienen un empleo o lo buscan.

 Casi una cuarta parte del descenso del paro en 2016 hay que achacarlo al descenso de la población activa. De los 541.700 personas que salieron del paro en 2015, sólo 433.900 encontraron un empleo, el resto, 127.800 personas, fueron expulsadas del mercado laboral bien porque desistieron de seguir buscando un empleo, bien porque se fueron del país o porque se jubilaron.

La situación es preocupante: la cifra actual de activos es la más baja de los últimos diez años. La población activa en diciembre de 2016 era de 22.745.900. Hay que remontarse a diciembre de 2007 para encontrar un cifra inferior (22.014.800 personas). 

¿Qué implican estas cifras? Desde que gobierna el PP el paro ha bajado en 1.049.500 personas, pero sólo 366.110, en torno al 37%, han encontrado un trabajo de verdad. 683.390 han sido expulsadas del mercado laboral. Así es cómo se crea empleo en España: sólo uno de cada tres personas que abandona el paro encuentra un trabajo. (...)

Sin embargo, ese paulatino descenso del paro se logra a costa de expulsar a los jóvenes del mercado laboral. Haciendo un balance del Gobierno de Rajoy, se puede concluir que 413.300 jóvenes menores de 25 años han salido de las estadísticas laborales en los últimos cinco años. 

Ha bajado el paro, sí, —hay 273.000 jóvenes menos en el paro que en 2011—, pero también el nivel de ocupación —139.600 menos que hace cinco años— y también el número de activos —153.200 menos que en 2011—. Hagan sus cuentas y concluirán cómo en los últimos cinco años 413.300 jóvenes han dejado de buscar un empleo, optando la mayoría por encontrar nuevas oportunidades en el extranjero o refugiarse en los estudios.

Hay otra conclusión: dos de cada tres expulsados del mercado laboral son menores de 25 años."               (Público, 26/01/17)